Plantas

Vivienda Saludable Idea guardada 24 veces
La valoración media de 49 personas es: Excelente

Cómo cuidar tu jardín en verano (e ideas para que luzca)

Se acerca el verano de forma  irremediable. Y aunque es cierto que, basándonos en las temperaturas de gran parte de la península, todavía es primavera y hace 'fresco', junio se ha instalado para dar paso a la época más feliz para muchas personas: los meses de julio y agosto. ¿Qué ocurre en estos días del año? Los días son más largos y estiramos todo lo posible los momentos de ocio en casa, fuera de la misma y, cómo no, en el jardín. Si eres un afortunado/a y gozas de tu propia parcela de césped, te va a encantar leer este planning de puesta a punto del mismo.

Limpieza del césped y eliminación de malas hierbas

¿Has localizado dientes de león, ortigas y otras hierbas 'ocupas' que suelen frecuentar el jardín? Si te cuesta un poco identificar aquellas de las que debes prescindir para mantener un suelo sano, presta atención a lo siguiente: observa la maleza, verás que hay plantas que crecen 'a lo salvaje' y desde su semilla se observa una naturaleza fuerte, robusta y casi antojadiza que puedes eliminar con una azada de mano. ¡Esas hierbas son las más fáciles de localizar!

Cuidado, es mucho mejor esperar a que estas plantas crezcan dos o tres semanas a arrancarlas justo cuando nacen. ¿Por qué? Está comprobado que, si las cortamos desde su germinación, se consigue el efecto contrario: que crezcan más todavía y mucho más fuertes. Ya has localizado el primer grupo, ahora toca centrarse en el segundo, donde te encontrarás con las llamadas malas hierbas de rizoma. ¿A qué nos referimos con ellas? Suelen diseminarse debajo de la tierra a través de sus raíces, no a través de sus semillas 'hacia arriba'. Puedes extraer esta maleza con la ayuda del mantillo o utilizando las manos.



Un dato: ¿sabías que no todas las denominadas 'malas hierbas' son tan malas como las pintan? Los dientes de león y los cardos permiten que otras plantas que sí queremos en nuestro jardín ideal crezcan más saludables. En cualquier caso, siempre quedará a tu criterio si deseas conservarlas o no.

Drenaje y abonado: ¡necesarios!

La preparación del terreno es vital si quieres gozar de un jardín saludable, bonito y fértil. ¿Qué te parece si te planteas dedicar una zona al cultivo o siembra? Te animamos fervientemente a hacerlo. No solo serás la envidia de tus vecinos, sino que te sentirás parte de un entorno natural que solo aportará beneficios. Está demostrado que el vínculo del ser humano con la tierra y la naturaleza en general aporta confort, calma y felicidad. ¿Te animas, no?

Hay abono orgánico y abono mineral. El primero se suele referir al estiércol, compost o turba, mientras que los abonos minerales o químicos contienen alimentos como el nitrógeno o el fósforo. Varios expertos sostienen la idea de que lo mejor es mezclar ambos (mineral y orgánico) para crear un suelo apto para la siembra.

Ahora toca labrar el terreno más o menos con una profundidad de 20-25 centímetros, ideal para la siembra. Procura no condicionar a otras plantas aledañas que sigan su crecimiento natural. Escoge bien la zona de tu huerto y realiza un abonado de fondo consultando antes la información necesaria para hacerlo. Puedes hacerte con sustratos listos para el abono y que así te sea más fácil hasta que te hagas un experto labrador.

Hora de siembra, ¡qué gratificante!

Aunque el mejor momento para la siembra es la primavera, es cierto que en las semanas más tempranas del verano puedes esforzarte para conseguir el suelo ideal para proceder a ella. Utiliza una azada o máquina de labrado para que sea más fácil preparar el terreno: cuanto más sueltes el terreno, la labranza será más óptima. A continuación, rastrilla bien y elimina cualquier pequeña roca o piedra que entorpezca el cultivo. Las malas hierbas pueden aparecer de nuevo; limpia bien toda la zona y nivela el terreno. Puedes utilizar un rastrillo de púas para conseguir una superficie homogénea lista para la siembra.

Es momento de sembrar. Puedes elegir las tradicionales semillas de césped y cubrirlas con el llamado recebo para jardín. ¿Qué es esto? Una mezcla de mantillo con arena para que el terreno conserve la humedad necesaria para la siembra. Además, aplica un insecticida especial para los insectos que se alojan en las diferentes capas de la tierra debido, precisamente, a esa humedad.

¿Sabes que sembrar provoca cierto efecto terapéutico en las personas? Está especialmente aconsejado para aquellos amantes de la naturaleza que deseen ocupar su tiempo con actividades relajantes y beneficiosas. La siembra tiene además un halo místico que tiene que ver con la premisa de 'dejar algo importante en la tierra que nace y crece gracias a tus cuidados'. ¿A que es bonito? Una razón más para emplearte a fondo en tu jardín.

Riego:  pautas para hacerlo bien

Es una de las actividades más importantes para mantener el césped y jardín a punto. Hazlo a primera hora de la mañana para evitar el calor cuando suban las temperaturas en verano. El método a utilizar es indiferente en cuanto al resultado que vas a obtener, por lo que puedes utilizar para el riego el utensilio que más te convenga. ¡El caso es regar! Y regar bien... Aún así, hay algunos trucos que queremos compartir contigo:

- Como te hemos comentado antes, ¡es importante dedicar tiempo de calidad al riego! Hazlo en el momento adecuado, con la ropa ideal para ello y, por supuesto, los utensilios necesarios.

- Presta atención a las plantas en maceteros colgantes: suelen precisar más agua que el resto de plantas.

- ¿Has pensado en colocar debajo de estas otras plantas para aprovechar ese agua y economizar?

- Puedes pintar el interior de la maceta para conservar mejor la humedad. ¿A que no conocías este truco?

Antiplagas: ¿cómo?

Para conseguir que no se propaguen las plagas en el jardín, te recomendamos airear todos los años mediante el escarificado en primavera. Es importante, para evitar la proliferación de plagas, no abusar del abono. Además, haz uso de fertilizantes para la tierra: ojo, no es conveniente que haya déficit de nutrientes, pero tampoco exceso.

Recoge  los restos de hierbas en cuanto los elimines junto al resto de la maleza. ¿Sabías que estas hojas no saludables hacen que proliferen los insectos? Los tratamientos químicos preventivos y paliativos suelen funcionar. Ponte en manos de expertos antes de experimentar con tu césped. Infórmate sobre las plagas antes de actuar contra ellas (muchas personas lo hacen exactamente al revés y después pueden lamentarse). Te adelantamos que los grupos de insectos más comunes son la rosquilla negra y el gusano blanco. Los hongos son otro desagradable visitante, ¡el jardín no se libra de estos parásitos! Fusarium, Phytium o Rhizoctonia son los más comunes.

Haz que termine de lucir gracias a la decoración

¡Ya sabes qué hacer para que tu jardín esté listo atendiendo al suelo, riego, siembra y terreno en toda su profundidad. Ahora bien, ¿qué queda? ¡La presentación o decoración! No hace falta invertir mucho esfuerzo, tiempo ni dinero en este mantenimiento más estético. Lo primero que tienes que hacer es dibujar mentalmente qué tipo de jardín te gustaría y, poco a poco (no es necesario que lo hagas todo en 2 días), vayas puliendo esa parte más decorativa.  ¡Te contamos algunos consejos extra en este sentido!

- Inspírate en las tendencias que se llevan: palés (hay cantidad de muebles y objetos elaborados con estos listones de madera), mesitas de mimbre, conjuntos de mesa y sillas reciclados, mobiliario vintage reformado para inaugurar el verano en tu jardín. ¡Imaginación al poder! No te cortes y restaura, recicla y decora a tu gusto.



- Ten siempre a mano las herramientas o utensilios necesarios para el mantenimiento básico del jardín. Un césped en uso diario suele traer problemas a la larga si no lo cuidamos, regamos y mimamos como merece.

- Siembra plantas y flores extravagantes que no estés acostumbrado a ver en otros jardines. ¡La originalidad cuenta!

- ¿Tienes piscina y ya la has abierto? Ahora toca hacer lo propio con ella. Mantenerla a punto todo lo que puedas será sinónimo de un jardín bonito todo el verano. ¡La piscina puede ser decorativa en un momento dado! Además, por la noche, puedes aprovechar y colocar velas alrededor de la misma, así como macetas vistosas, para que tome un lugar prioritario dentro de tu jardín.

Esperamos que valiéndote de estos consejos puedas dar la bienvenida al verano en tu jardín ¡por todo lo alto!

¡Te esperamos en el próximo capítulo de Vivienda Saludable!

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos