Ficha de la camelia


Imagen 0
 La Camelia es una planta exigente en cuanto a sus condiciones de cultivo, sobre todo de humedad y temperatura.

Además la Camelia reacciona al menor error de mantenimiento dejando caer las yemas y perdiendo la floración, que es su mayor atractivo.

Se le debe proporcionar un ambiente fresco y húmedo, sin exposición a cambios bruscos de temperatura y a la proximidad de calefacciones.La Camelia requiere agua blanda para el riego, no soporta la cal.

Nombre botánico : camellia japónica

Situación : Todo el año en sitio ventilado, fresco y claro, sin la acción directa del sol.

Temperatura : En invierno, puede oscilar entre 6-8ºC. Para que se formen las yemas florales, es necesario que la temperatura llegue hasta unos 22 grados, en cambio para que maduren esas yemas no se deben sobrepasar los 15 ºC ya que, si no, se caen.

Suelo : Podría utilizarse una mezcla a partes iguales de tierra de brezo, mantillo y turba rubia.

Riego : Se debe mantener la tierra siempre húmeda, si la planta se cultiva en maceta y en el exterior, conviene moderar los riegos en invierno para prevenir que las raíces se hielen. No se debe utilizar agua con cal.

Humedad : Cuando el tiempo es seco, se requiere pulverizar las hojas, también con agua blanda. Si se tiene la maceta en el interior de casa, se debe colocar sobre arcilla expandida o guijarros húmedos para que la humedad sea elevada.

Abonado : se debe hacer después de la floración, en primavera o principios del verano con fertilizante líquido o sólido de liberación lenta para plantas de flor. Sería bueno hacerlo cada 15 días entre los meses de abril a julio.

Transplante : se debe hacer siempre después de la floración, como muy tarde a finales de julio.

La camelia es muy sensible a la acción de hongos y plagas y durante las semanas posteriores al transplante aún más. Un consejo para prevenir muchas enfermedades es colocar unos pies bajo la maceta, para impedir que entre en contacto con la humedad del suelo.

Reproducción : Se puede reproducir por esquejes de hoja, aunque resulta algo difícil. Hay que coger los tallos que tengan un color verde claro, son los que pueden dar los mejores resultados. Ahora que no tiene flor es una buena época para hacerlo. ¿Cómo hacerlo?

Eliges unos tallos semimaduros, cortas el tallo justo encima de cada hoja dejando como medio milímetro y haces otro corte por debajo, justo como a unos dos cm de la hoja. No se requiere aplicar hormonas de enraizamiento.
Imagen 1


Sus posibles problemas :

Ennegrecimiento de las hojas : se produce por un hongo llamado negrilla, lo solucionaremos aplicando un fungicida específico.

Caída de las hojas : se produce por estar en un lugar muy cálido o por cuidados deficientes en verano, como puede ser un exceso o escasez de riego o altas temperaturas. Puedes trasladarla a un lugar fresco, pero ojo con las zonas soleadas del interior.

Caída de yemas : Exceso de calor, o por mover la planta después de salir las yemas florales, o por sequedad de la tierra, agua estancada o por regar con agua muy dura. No se debe mover la planta de lugar, una vez han aparecido las yemas, mantén la tierra húmeda pero no encharcada y usa agua de riego sin cal.

Entre sus plagas tenemos :

Pulgones : Puedes eliminarlos con algún insecticida sistémico tipo Confidor o bien aplicando pulverizaciones de una mezcla de agua a la que añadiremos jabón de potasa y ajos machacados.

Cochinillas : Puedes quitarlas si la plaga no está muy extendida con unos bastoncillos empapados en una mezcla al 50% de alcohol y agua. O bien si te decantas por los químicos, buscar algún específico para cochinillas.

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: