comunidades

Cómo establecer nuestros propios espacios verdes

Cuando hablamos de jardinería, solemos evocar un concepto hogareño, de terrazas llenas de macetas con flores o de pequeños jardines privados. Sin embargo, la jardinería también es una actividad social, pues no hay ciudad que no tenga parques y zonas verdes.

No solo porque son bonitas, porque son agradables para pasear en solitario, con mascotas o con niños pequeños. También porque, desde todos los puntos de vista, son necesarias para el medio ambiente. Los árboles contribuyen a que la contaminación disminuya y a que haya más oxígeno limpio y respirable. Eso, en núcleos urbanos donde el ruido, la polución y los gases contaminantes de los vehículos son constantes, es algo esencial para la vida.

Los responsables de que la jardinería colectiva se respete y se consolide son los ayuntamientos, que son quienes tienen que invertir en estas necesarias y agradables zonas verdes. Pero ¿qué podemos hacer nosotros como individuos? Precisamente, recurrir a ese concepto hogareño de la jardinería.

Es decir, invertir en crear nuestros propios espacios verdes. Para ello, podemos, primero, buscar tutoriales y aprender qué podemos hacer en función del espacio disponible, pues no todos tenemos la suerte de tener un patio o un espacio abierto en general. Además, está claro que la jardinería en ocasiones puede implicar gastos, pero para todo hay una vía, pues podemos ahorrar o solicitar préstamos por internet en alguna entidad de financiación o en un banco, pero lo más importante es que esto se perciba como una inversión, pues mejora la imagen de los espacios que vivimos y también contribuye a la mejora de nuestras condiciones de vida.

Con él, podremos empezar a comprarnos los útiles de jardinería más básicos, como regaderas, rociadores de agua, fertilizantes, macetas, tierra orgánica y, claro está, semillas. Las personas que todavía no nos atrevemos a responsabilizarnos de los cuidados de una planta desde su nacimiento, también podemos comprarlas ya crecidas, con la única responsabilidad de regarlas y ponerlas donde hay sol.

Es importante recalcar que el dinero que deseemos invertir en jardinería para mejorar nuestros espacios, ya sea mediante el uso de nuestros ahorros o cualquier otro medio, siempre debe adaptarse a nuestras necesidades y posibilidades y no necesariamente se deben invertir grandes cantidades de dinero, pues lo más importante es el cuidado, responsabilidad y respeto que nosotros aportemos, nuestro grano de arena.

Solo necesitamos dos cosas: ganas y responsabilidad. Las flores y las plantas son seres vivos, y como tal, merecen cuidados e incluso comprensión. Quizá no sean tan comunicativas como un animal, pero podemos percibir su esencia vital y podemos ser conscientes de cuándo necesitan beber o tomar el sol. Es cuestión de aprender, como con todo. Contribuyamos a crear naturaleza siempre que sea posible.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Las tendencias en casi cualquier área evolucionan todos los años, e incluso por temporadas en algunos casos. Si bien la moda es el sector que más cambios sufre durante el año, el estilo afecta a otros ...

Se dice, se comenta, se rumorea, que tu vida cambia totalmente cuando nace tu primer hijo. Y, es cierto, tu vida da un vuelco, un giro de 180º, pero, un giro que se mantiene durante toda tu perma ...

Recomendamos