comunidades

¿Cuál es el origen de los bonsáis?

El cultivo de bonsáis se remonta a hace muchos siglos. Sin embargo, el modo en el que se conseguían las versiones en miniatura de estos árboles ha ido cambiando a lo largo del tiempo. ¿Quieres saber cómo llegaron a convertirse en un arte de la jardinería y el cuidado de las plantas tal y como lo conocemos hoy? De eso es de lo que quiero hablar en este artículo.
Los primeros bonsáis

Los monjes budistas fueron los primeros en disfrutar del bonsái. Para tenerlos buscaban en el medio natural los ejemplares de árboles que por determinadas condiciones no se desarrollaban, sino que crecían como árboles enanos. Los trasplantaban y mantenían esas condiciones para que siguieran en ese estado.

La filosofía oriental confiere a las plantas una relación entre el cielo y la tierra, un punto de equilibrio de las fuerzas. Por ello los primeros bonsáis eran más bien un objeto espiritual. Todo ello ha cambiado a medida que se fueron imponiendo técnicas artificiales para conseguir los bonsáis.

A través de la observación, el hombre empezó a replicar las condiciones que limitaban el desarrollo de los árboles, así como otros elementos cuyo fin era que las plantas tuvieran un aspecto natural en una maceta, de tal modo que el tamaño del tronco, las hojas y hasta de los frutos estaba a escala.


Las referencias más antiguas

Las primeras referencias al cultivo de los bonsáis de la mano del hombre se remontan a la dinastía Tang, que gobernó China entre los siglos VIII y X. En un mural de esta dinastía se observa un árbol enano replantado en una maceta. Sin embargo, todo apunta a que se llevaba mucho más tiempo realizando esta práctica como algo cotidiano.
Bonsáis con formas controladas

Hasta el siglo XII los bonsáis solo se cultivaban en pequeñas macetas, dejando que fuera la naturaleza la que les diera forma. A partir de esa etapa se empezaron a retocar para conseguir las formas que el cultivador quería dar a cada árbol, dando lugar al arte del bonsái que conocemos hoy. De hecho es cuando se toma el nombre de bonsái, procedente de Japón. Se trata de una palabra que significa árbol sobre bandeja.

Poco a poco no solo se busca una forma concreta, sino que también se empiezan a incorporar elementos para darle mayor naturalidad al conjunto. Se hacen pequeños bosques y se colocan piedras imitando montañas, se coloca musgo y se empiezan a utilizar las bandejas tradicionales que hoy decoran tanto cuando tenemos un bonsái en casa.
bosque de bonsáis


Japón y el despegue internacional del bonsái

Es precisamente desde Japón desde donde se lanza al resto del mundo la cultura del bonsái. Al principio solo los monjes y la nobleza los tienen, pero poco a poco todo el mundo empieza a crear sus propias versiones. A finales del siglo XIX empieza a arraigar en occidente el interés por el cultivo de estas pequeñas joyas vegetales, sobre todo por el auge de la misteriosa cultura oriental, con sus costumbres milenarias.

A lo largo de los años el interés ha sido mayor o menor, pero se ha mantenido vivo en el mundo occidental. Hoy hay asociaciones en casi todos los rincones del mundo como la Asociación Española del Bonsái o los diferentes clubes en ciudades y hasta barrios que se pueden encontrar.

Cada vez más personas tienen el arte del bonsái como una actividad relajante, con la que evadirse y escapar de la rutina y las prisas. Seguro que si está leyendo esto es porque te interesa saber más de este arte milenario. Sigue por aquí y lo lograrás.

Fuente: este post proviene de Cuidados del Bonsai, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Bienvenido al mundo del bonsai

¡Hola! Bienvenido a esta página en la que encontrarás todo tipo de consejos, noticias y curiosidades relacionadas con la jardinería en general y con el mundo de los bonsáis en particular. Si tienes al ...

Recomendamos