Hamptonsc Idea guardada 2 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Jardines Yves Saint Laurent y 33 Rue Majorelle, Marrakech (Marruecos)



Uno de los espacios más visitados en Marrakech es el Jardín Majorelle, un lugar mágico lleno de plantas,

colores y luz al que querrás volver cada vez que visites la ciudad marroquí.

Se sitúa fuera de la medina pero se puede acceder fácilmente andando si te gustan los largos paseos.



Los jardines fueron diseñados por el pintor francés Jacques Majorelle durante el

periodo en el que Marruecos fue protectorado de Francia.

En 1919 Majorelle se instaló en la medina de Marrakech, ciudad de la que quedó

profundamente enamorado, y en 1922 compra una finca en el borde del palmeral

de la ciudad donde manda construir un chalet estilo art decó de una asombrosa

modernidad, inspirado en la obra de Le Corbusier y en el autóctono Palacio de la

Bahía. Una construcción de dos plantas, dedicada la superior a vivienda y la planta

baja a un gran taller.

Enamorado de la botánica, diseñó un jardín en torno a la casa, estructurado a partir

de una cuenca central con diversos ambientes, vegetación exuberante con especies

exóticas que trajo de sus viajes por todo el mundo y adornado con fuentes, piezas de

cerámica, pérgolas...

Después de un accidente de tráfico, el pintor vuelve a París donde desaparece en 1962

quedando el jardín abandonado.

En 1980 el diseñador francés Yves Saint Laurent y su pareja sentimental Pierre

Bergé crean la "Association pour la Sauvegarde et le Rayonnement du Jardin Majorelle",

adquiriendo el jardín y el chalet/taller que hacen restaurar para recuperar el espíritu del

autor, incrementando el número de especies vegetales del jardín de 135 a más de 300.

Conservaron la parte de la vivienda para su uso privado y transformaron el taller de

Majorelle en el Museo de arte islámico de Marrakech que está abierto al público.

El acceso a los jardines se hace a través de una pequeña puerta en la calle Majorelle,

aunque la fachada y entrada principal a la finca se encuentra en una de las amplias y

modernas avenidas de esta zona, con una placa conmemorativa al diseñador.







Los vivos colores de los macetones y las estructuras de madera, las celosías y

rejería, el rosado de muros, el suelo de cemento bruñido, la exuberante y

exótica vegetación, la luz... Un auténtico paraíso terrenal.







































Los jardines cuentan con un precioso patio restaurante donde disfrutar de un

tentempié o un reconfortante té moruno.



Pero si preferimos comer fuera, en la propia calle de entrada del jardín hay

restaurantes y tiendas para completar el día.

Cuando nosotros fuimos estaban haciendo obras de mantenimiento, algo

incomodo a la hora de transitar pero seguro ya están terminadas.



Nos gustó especialmente el concepto de 33 Rue Majorelle, tienda con ropa,

complementos, artículos de hogar y restaurante de estilo noretnic.















Fuente: este post proviene de Hamptonsc, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Viaje a Oporto

La ciudad de Oporto siempre ha estado entre mis pendientes de visitar y finalmente pude hacerlo hace unas semanas. Fui acompañada por mi amiga Belén y no he podido tener mejor compañera de viaje, siem ...

Un hogar digno de Pinterest

Helena, mi sobrina mayor y mi ahijada, ha reformado y decorado junto a Ángel, su pareja, su primer hogar que hoy os muestro al detalle. A ambos les encanta la decoración y se nota. De hecho yo diría q ...

Recomendamos