Plantas de interior que necesitan poca luz

Las plantas de interior son un elemento decorativo con muchos beneficios para el hogar. Hay algunas que necesitan poca luz y cuidados mínimos, ideales para quienes no tienen demasiado tiempo para cuidarlas. Hoy hablaremos de estas plantas que le darán a tu vida un toque de alegría y belleza natural. Perfectas para lugares como las cocina, el dormitorio y el recibidor.

 

¿Cuáles son las plantas que necesitan poca luz?

 
Todas las plantas ofrecen múltiples beneficios para la salud y el bienestar de la persona, sea porque purifican el aire, reducen los niveles de estrés o simplemente porque su presencia inspira paz.
 
La fragancia que despiden algunas plantas invaden toda la casa y la llenan de buenas energías, por ejemplo, la menta, ideal para la cocina, es una planta aromática que no requiere de mucho sol.
 
De hecho, el sol marchita sus hojas, por eso prefiere la semisombra y mantener su tierra húmeda en una maceta con buen drenaje para que el agua no se estanque porque esto la perjudica.
 
El poto es otra planta a la que no le debe dar el sol directamente, es perfecta para interiores porque es muy decorativo.
 
Tiene hojas verdes brillante en forma de corazón con manchas blancas, se puede usar como planta trepadora, colócala en sitios elevados.
 
La calathea puede ser situada en una ventana para que reciba claridad, pero no requiere de sol directo por ser una planta procedente del sotobosque de la selva tropical húmeda.
 
Además de la menta, el poto, la calathea, las suculentas son otras de las plantas que necesitan poca agua y poca luz. El agua la acumulan en sus raíces, tallos y hojas.
 
Para el interior de tu casa puedes optar por el aloe vera, si las dejas en el exterior, el sol podría quemar sus pencas. Además, es una planta medicinal que merece tus cuidados.
 
La cinta o también conocida como malamadre es otra planta que necesita de poca luz, perfecta para tu hogar porque purifica el aire. El sol directo quema sus hojas.
 
Entre tantas alternativas, puedes escoger varias o solo una, tienes a la sansevieria, una planta que se adapta en el interior y exterior de tu hogar.
 
Se lleva bien con el sol, aunque se adapta a zonas poco luminosas. La luz la ayudará a desarrollarse mejor, pero es resistente y longeva si la tienes solo en semisombra.
 
Por otra parte, las bromelias son perfectas para el salón si sus hojas son gruesas o para el baño (una zona húmeda) si las tiene delgadas. No necesitan estar a pleno sol.
 
Decorarán a la perfección estos lugares, lo llenarán de armonía y te agradará saber que tienes un pedacito de naturaleza en tu casa.
 
Al igual que la filodendro hoja de corazón, una planta de interior que requiere de una mínima luz solar y que le dará un toque muy hermoso y armonioso a cualquier estancia.
 
Es una planta trepadora que solo requiere de claridad, pero nunca al sol directo. Entre sus cuidados principales está su necesidad de humedad. Riégala al menos dos veces al día si hay mucho calor.
 
El sol directo quema muchas plantas que son de hojas delicadas, entre ellas las espatifilo, por eso es una planta que sirve para colocarla en una habitación que solo le dé claridad.
 
Al momento de regarlas asegúrate de que el agua no quede estancada porque eso podría causar que sus raíces se pudran.
 
Existen muchas otras plantas de interior que necesitan poca luz y que embellecen el lugar donde las coloques, pero este es un buen comienzo.
 

Beneficios que aportan las plantas que no necesitan luz solar directa

 
Este tipo de plantas es ideal para el interior de tu casa, hacen que las estancias se sientan más agradables, frescas y bonitas.
 
Te ayudan a mantener la concentración, y reducen el estrés. También disminuyen los efectos tóxicos del aire y aumentan la humedad ambiental.
 
El aroma de las plantas florales en su mayoría es tan agradable que el ambiente es cargado de energías positivas.
 

Recomendaciones para el cuidado de las plantas de interior



 
Comencemos por el lugar, debe ser el correcto para cada tipo de planta. Por ejemplo, para los baños estaría bien colocar las bromelias, los helechos y las tullansias.
 
En los dormitorios que son menos húmedos, pero más cálidos vendría bien unas orquídeas y las sansevieras, le darán un toque personal y alegre a tu habitación.
 
En el dormitorio de los niños podrías colocar especies más robustas como el lirio verde que son de rápido crecimiento. Enseñarás a tu hijo a cuidar el planeta desde esa mínima porción de la naturaleza.
 
En la cocina es recomendable colocar plantas aromáticas y comestibles como los chiles, hay muchas opciones para la cocina.
 
En cuanto al riego, hay que recordar que la mayoría de las plantas de interior que son de poca luz deben ser cuidadas en cuanto a la humedad. Un exceso de esta podría dañar las raíces.
 
No dejes de un lado la limpieza de las hojas, en invierno es buena idea sacar el exceso de polvo con un paño húmedo.
 
En verano, durante las lluvias no vendría mal sacar plantas como las adelfas y las palmeras, el agua del cielo les sentará muy bien.
 
La maceta se debe cambiar cuando se queda pequeña, las raíces se esparcen por todos lados y necesitan una más grande con tierra libre de turba.
 
Usa abono ecológico, están preparados con nutrientes naturales que se componen de sustancias de origen animal o vegetal.
 
Al cuidar tus plantas, estarás cuidando a la naturaleza y a ti mismo, porque ellas a cambio de tu cuidado te ofrecen bienestar.
 
También te regalan belleza para que las uses como elementos decorativos, además de sus colores, aromas, formas, te inspiran paz y alegría.
 
Una planta es un ser vivo que formará parte de tu familia, y que va a necesitar de ti como tú de ellas. Bríndales los cuidados que necesitan.
 
No te olvides que las que aquí te hemos recomendado, no pueden llevar sol directo, son plantas que les gusta estar en la semisombra de cualquier lugar de tu casa.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: