comunidades

El silencio de los pinos.



Imagen 0


Ya es invierno. Aunque el sol entibia con su caricia el mediodia, la noche pone su pared blanca y deja sus sabanas extendidas sobre el cesped. Los primeros rayos atraviesan los follajes claros y pintan de ambar las coipas de los olmos. Los pinos, en cambio, erguidos sobre sus troncos tallados abren al viento las caricias de sus agujas. No cantan como los alamos con sus hojas de plata a la orilla del rio. En silencio, cuajan sus piñas del verde al rojo y luegon se cierran en miles de lenguas de madera, fuertes y resinosas. El perfume polvoriento y acido me llena el alma de inviernos al aire libre, fogatas y el sereno aplomo de los bosques en las dunas. Uno junto al otro, incolumes y generosos, profundamente quietos, irradian su paz.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos