comunidades

Historia del harpagofito o garra del diablo

El harpagophytum procumbens es una planta perteneciente a la familia del sésamo y similares. Es muy común esencialmente en la zona sur del continente Africano. Posee largas raíces en forma de tubérculo, que se han usado desde hace muchos años como medicamento natural para calmar el dolor de articulaciones, la fiebre y ayudar a la digestión.
Imagen 0

Los colonizadores europeos trajeron el arbusto al antiguo continente, donde inmediatamente comenzó a utilizarse como solución para tratar el dolor asociados a la artritis. La planta garra del diablo puede verse principalmente en el este y sudeste de Namibia y en el desierto del Kalahari. El componente activo de este arbusto se llama harpagoside, cuya cantidad se mueve entre un 1% y un 3%.

La garra del diablo debe su apodo a las diminutas protuberancias en forma de garra que protegen su fruto. Desde la antigüedad, la raíz del harpagophytum procumbens se ha usado para mitigar el dolor y molestias del hígado y riñón, aunque también otras dolencias como la fiebre y la malaria. Complementariamente se ha usado como ungüento de uso tópico para tratar laceraciones y forúnculos.

Este arbusto llegó a Europa durante el año 1900. Su raíz se utilizaba para ayudar a recuperar el apetito, reducir los dolores e inflamaciones más variadas y contra las indigestiones. Actualmente se usa como tratamiento alternativo contra las inflamaciones, mitigar el dolor de la artrosis, migrañas y dolencias en los lumbares. Los tratamientos basados en harpagofito basan su eficiencia en los diversos análisis científicos llevados a término.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos