comunidades

Clematis, flor para soñadores

Descubre todos los cuidados de las Clemátides

La clematis o clemátides es conocida como alegría de los viajeros ya que es muy frecuente hallarla por la campiña inglesa, lugar de donde proviene.

Asimismo, podemos encontrarla en toda la región mediterránea en setos y adosada en tapias y muros.

Muy utilizada como remedio floral, está recomendada a personas decaídas o despistadas y también como reconstituyente para mareos.

Clemátide


(Imagen/ Flickr: giuliaduepuntozero)
  Hierba trepadora, capaz de alcanzar 5 m. de altura, necesita de otros árboles donde sujetarse al carecer de tronco.

 

De tallos leñosos y veteados, sus olorosas y blancas flores le confieren un enorme atractivo. Su fragancia recuerda ligeramente al aroma del jazmín.

 

Clematis


(Imagen/ Flickr: hz536n/George Thomas)

 

Florece entre las estaciones de primavera y verano, y cuenta con muchas variedades; la clemátide Julia, Viticella, Perla azul, Duquesa de Albania o Bill mackenzie.

 

La amplia gama de formas y colores que desprende la convierte en un ejemplar muy deseado.

 

Esta flor de delicada belleza no es gran asidua de nuestros jardines. La razón: la creencia generalizada de las dificultades que entraña su cultivo.

 

Clemátide


(Imagen/ Flickr: sybarite48)

 

¿Dónde las planto?
El primer problema con el que nos encontramos tiene muy fácil solución. Al ser planta guía, necesita un apoyo próximo y, si de forma natural no contamos con él, hemos de construirlo y enlazarlo con las flores.

Otra opción es cultivarla en una maceta, siempre y cuando ésta sea de un tamaño adecuado y cuente con un sostén para que la planta pueda escalar.  

Clematis


(Imagen/ Flickr: PMillera4)

 

El paso fundamental para elegir el lugar donde plantarlas es saber que las clematis necesitan una zona húmeda, con las flores recibiendo sol y su base, las raíces, en un área de sombra.

 

Os proponemos cultivarlas al lado de plantas de corta altura.

 

Han de ser terrenos con un drenaje óptimo, ya que no admiten el exceso de agua.

 

Lo más adecuado es que reciban el sol por la mañana y ya por la tarde estén a la sombra.

 

Clemátides


 

(Imagen/ Flickr: ai3310X)

 

Cómo cuidarlas
Las clemátides se caracterizan por requerir un riego moderado y frecuente, si bien es cierto que son variados los factores que influyen en este aspecto.

Por ejemplo, los suelos arenosos demandan más agua que otros como los arcillosos. También las plantas de menor tamaño piden menos agua. El viento es otro condicionante ya que, cuanto más sopla, más líquido necesita la planta, etcétera.  

Clematis


(Imagen/ Flickr: Sids1)

 

El principal inconveniente es excederse regando. Hemos de tener presente que la acumulación de agua perjudica enormemente a la planta: los nutrientes que se encuentran en el suelo se esparcen alejándose de las raíces y así es probable que muera.

 

Llegada la hora de elegir el abono más adecuado, distinguimos entre dos tipos:

Abono mineral: son fertilizantes químicos, generalmente nitrato o potasio y su coste es muy reducido. Abono natural: es abono orgánico, más caro pero aporta mayores beneficios al suelo.
  La alternativa que os proponemos es una combinación de los dos tipos. La tierra se enriquece por partida doble y económicamente es más equilibrado.

 

Clemátides


 

(Imagen/ Flickr: Ian Sane)

 

La poda
Las clemátides tienen requerimientos específicos determinados dependiendo de la variedad.  

La denominada como limpieza. Tan solo quitamos las ramas que se han secado y las que no queremos que estén ahí. Suele practicarse en las clematis montana.

Las híbridas de formación temprana solicitan otros cuidados. Aparte de quitar las ramas secas o estropeadas tenemos que atender a otros aspectos distintos: normalmente, al comprar la flor, ésta tiene al menos dos años de edad y ha sido ya podada, pero hay ocasiones en las que vamos a recibirla con una sola rama, la cual podaremos a 30 cm. de altura sobre el nivel de la tierra.

Clematis


(Imagen/ Flickr: Renzo Gerritsen)

Transcurrido un año, lo haremos a 1 m. de altura, siempre con cuidado de ir dejando yemas, porque de ahí germinarán las flores en primavera.

A medida que pase el tiempo, las cortaremos a mayor altura, con el fin de obtener cada vez más flores.

Para terminar, con las que no florecen hasta octubre o noviembre pasa lo mismo, si no se entregan podadas lo hacemos nosotros, a unos 30 cm.

Clemátides


(Imagen/ Flickr: Sids1)  

Ojo con las enfermedades
Las plantas pueden padecer la acción de distintos organismos perjudiciales. Las clematis suelen gozar de buena salud, aunque no se libran del todo de determinados patógenos.

La más temida se transmite por insectos como es el caso de la mosca blanca. Las flores mueren en aproximadamente dos días, pero, por fortuna, es muy escasa entre la mayoría de variedades.  


 

(Imagen/ Flickr: Frank Boston (bostonsphotos))

 

Provocada por hongos, existe otra afección que se presenta en las ramas en forma de manchas blancas y redondas. Para su desaparición recomendamos fungicidas.

 

Nuestros últimos grandes enemigos son los pulgones: su acción se contrarresta con cipermetrina.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

plantas de interior consejos de jardinería plantas tropicales ...

Alcantarea imperialis es una planta brasileña espectacular

Procedente de Brasil y perteneciente a la familia de las bromelias, la Alcantarea imperialis, o 'bromelia gigante', es una de las Alcantareas más espectaculares. Esta es la razón principal por la que cada vez es más popular, tanto en jardines tropicales como contemporáneos. Su estética ornamental, casi escultórica, con hojas de color rojo, púrpura o verde, hacen de ella una planta al alza. ...

alergia plantas no alérgicas flores no alérgicas ...

Las 5 plantas que no dan alergia

El término 'alergia' proviene del griego y significa concretamente 'reacción extraña'. Efectivamente, el contacto con sustancias generalmente no perjudiciales provoca en las personas alérgicas rebotes exagerados que se manifiestan en forma de rinoconjutivitis, asma o anafilaxias, entre otras. (Imagen/ Flickr: jfl1066) Está de mostrado que la mayor parte de las alergias tienen orige ...