comunidades

Te presentamos las 6 mejores plantas para el cuarto de baño

Son objetivamente bonitas, están llenas de propiedades, son perfectas para decorar cualquier rincón triste o aburrido... En fin, ¡que sobran razones para adquirir dos o tres plantas y dar alegría a nuestra casa! Ahora bien, hoy vamos a centrarnos en una parte del hogar a la que no solemos prestar mucha atención y que, con invertir muy poco esfuerzo y mimo, se convertirá en un lugar lleno de encanto: el baño. ¡Solo hay que acertar con 'la tecla'! Si cuentas con luz natural en esta estancia, ya tienes buena parte del camino trazado. Esmérate en la higiene, cambia las toallas por unas nuevas y relucientes y hazte con ese mueble con encanto que tantos años has pensado en colocar y con el que nunca te has animado finalmente. ¡Ahora solo queda la guinda del pastel! Sigue leyendo...  

Mucho más que la planta de moda: el eucalipto

Aunque lo suyo es plantarlo en el jardín, puedes colocar unas ramas de esta planta conformando un bonito ramo y dejándolo en algún mueble o rincón de tu cuarto de baño. La idea es estética aunque tiene otros efectos positivos, puesto que está comprobado que la hoja de eucalipto ayuda a tener un ambiente saludable, además de ser un antiséptico en sí mismo y prevenir de infecciones cutáneas. También es un excelente descongestionante en procesos gripales y problemas asociados a los bronquios. Ahí es nada, ¿verdad?.

Lo exótico del bambú

Es una de esas plantas ideales para cuidar en el interior de nuestro hogar, especialmente en sitios húmedos como es el cuarto de baño. Según la filosofía oriental del Feng Shui, esta planta tiene un lugar preferido en nuestras casas: frente al espejo. ¿Cuál es el razón? El bambú atraerá la buena suerte y ayudará a que fluya la energía positiva cada vez que alguien proyecte su imagen frente al mismo. ¿No os parece una buena razón para ir adquiriendo esta bonita planta?

Un clásico, el helecho

Quizá te cueste un poco visualizarlo en la repisa de tu ventana, ¡pero prometemos que te encantará el resultado! Y si en el cuarto de baño no cuentas con luz natural, no pasa nada, esta planta resiste muy bien cualquier ambiente, sea con más o menos luz. Además, resulta una planta ideal para temperaturas entre los 20 y los 25 grados y no requiere de específicos cuidados en el riego. Vamos, una apuesta más que segura para este rincón de tu hogar.


Sábila, la planta 'amable'

La habéis visto en muchas oficinas y sitios de interior. La sábila es una planta 'fácil y amable', porque además de tener un aspecto objetivamente bello, ofrece muchas posibilidades: solo hay que regarla cada 20 días, teniendo cuidado de que no se encharque la maceta. Además, convive de maravilla con otras plantas, especialmente si están 'regadas' por luz natural. Si tu baño cuenta con ventana y te apetece optar por una planta poco conocida todavía, es tu planta ideal.

Potus, ¡nunca falla!

Es una de esas plantas más comunes y que siempre apetece adquirir, por lo sencillo de sus características y cuidados y lo estética que resulta. Aunque no sea amiga de la oscuridad, con que en tu cuarto de baño haya una buena luz artificial, bastará. Prueba a prescindir de la maceta y, en su lugar, opta por un tarro grande de cristal o jarrón donde puedan quedar 'colgando' las raíces de esta planta libremente. ¡Te lo agradecerá!

Orquídeas, 'flores preciosas'

Una de las plantas de interior por antonomasia es la orquídea. Su tallo y flor son sencillamente bellos, pero además ofrece una serie de ventajas a la hora de cuidarla: con regarla una vez cada 10 días es suficiente. Existen orquídeas de diferentes colores, lo que hace que las opciones decorativas de nuestro baño se multipliquen. ¿No es genial?

Como ves, no resulta nada complicado hacerse con una planta sencilla y vistosa que alegre nuestro baño, nuestra casa y, como no, nuestro día a día en ella.

No queremos despedirnos sin recomendarte visitar el blog de Vivienda Saludable.

¡Nos vemos muy pronto!

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos