comunidades

4 tipos de vallas metálicas para proteger una casa de campo

Cualquier casa de campo situada en zona rural necesita delimitar el espacio privado y proteger de la entrada de intrusos, es por eso que vallar la propiedad con una valla metálica es una solución óptima. Su instalación puede suponer un presupuesto alto dependiendo del tipo de valla metálica elegida, la cual hay que decidir en función del uso y presupuesto.

Existen diferentes tipos de vallas metálicas para vallar una casa de campo, cada uno con sus propias características y vantajas. Las vallas de malla, por ejemplo, son un tipo de valla liviana que no requiere mantenimiento y es apta para cualquier terreno. Sin embargo, desde el punto de vista decorativo, luce mucho menos que una valla de obra con hormigón y enrejado de hierro.

Como para gustos los colores, en este artículo te mostramos los 4 principales tipos de malla metálica para instalar en casa de campo.

Tipos de vallas metálicas más comunes

Valla metálica de malla y torsión simple

Una de las vallas metálicas más comunes y ajustada en precio es la de torsión simple. Sus característicos rombos son reconocidos por cual persona, independientemente de que forme parte del ámbito rural o no. Se suele utilizar tanto para delimitar fincas como cualquier otro tipo de zona privada, como obras de edificios en construcción, fábricas en polígonos industriales, instalaciones deportivas, etc.

Si se quiere dar más altura a la valla metálica de torsión simple, en la parte de abajo se coloca un murete de ladrillos de hormigón.

Valla metálica de malla y triple torsión

La valla de triple torsión es físicamente parecida con el ejemplo anterior (formando hexágonos), pero al estar formado por alambre galvanizado y de menor grosor, es mucho más flexible que el caso anterior. No se suele utilizar tanto para la delimitación de espacios sino más bien para proteger cercos de animales, ya que esta flexibilidad reduce el daño al golpe o roce de los mismos.

Otro uso habitual de este sistema de protección es su instalación en taludes. Su flexibilidad permite que, frente a desprendimientos, se queden firmemente fijados y se evite su caída a casas o carreteras. Habitualmente, se suele dejar con cierta holgura en la parte inferior para permitir que se acumulen las rocas desprendidas.

Valla metálica de malla ganadera anudada

Valla metalica ganadera


La malla ganadera, también conocida como malla cinegética o malla anudad, no forma rombos hexagonales como los casos anteriores, sino cuadrados de mayor diámetros. Por ello, su uso principalmente se destina a grandes cercanos para proteger la huida de animales de gran tamaño (vacas, bueyes, caballos, cerdos, etc.).

La altura de la valla es opcional, pudiendo partir de opciones de 1 metros de altura hasta 2 m o incluso más. La anchura de los rectángulos suele estar comprendida entre 15 y 30 cm.

Entre sus ventajas está el precio (más económico que los casos anteriores), la facilidad de instalación y, según el uso, los espacios de los rectángulos, cercando el paso de animales de gran tamaño pero permitiendo el paso a animales menores (conejos, liebres, pájaros, etc.).

Valla metálica electrosoldada

Cuando buscamos una opción más atractiva y rígida pero sin tan alto coste que los cercados de hierro fundido, elegiremos la valla metálica electrosoldada. Aporta una rigidez no vista para los casos anteriores, y suelen estar fabricadas en acero gris galvanizado.

Existen muchas posibilidades para esta opción, pero preferentemente se suele escoger para proteger viviendas, ofreciendo un aspecto mayor de calidad y sensación de seguridad. Eso sí, su coste es algo superior a los casos anteriores.

Opciones para proteger cobertizos

Si en lugar de proteger verticalmente una instalación o casa rural, buscamos opciones de aislamiento frente a lluvia e inclemencias atmosféricas, el panel Sándwich es una de las opciones más modernas y económicas entre todas las opciones posibles.

Su facilidad de montaje y las excelentes prestaciones de aislamiento hacen del Sándwich el material número 1 para proteger tejados de cobertizos, casas de aperos y cualquier otro almacén o nave. Hay que contar también que el panel Sándwich no solo se puede instalar en tejados, sino también en paredes y fachadas interiores.

Fuente: este post proviene de Antes Todo Esto Era Campo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Jardinería

Recomendamos