plant Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cannabis Medicinal, Incomprensión

Todavía me sigo preguntando por qué el cannabis cotinúa siendo una medicina prohibida. Los factores que hacen peso en el platillo de la justiciera balanza son tan abrumadoramente superiores en el lado del "si al cannabis medicinal" que no me explico cómo el cannabis continua siendo una planta prohibida incluso para aquellos que encuentran alivio en su uso.



Habrá quien diga que el cannabis es una droga peligrosa y que por lo tanto no se debería autorizar su uso como medicamento. Existe una lista casi interminable de plantas que fueron utilizadas por el ser humano en baso a sus propiedades medicinales. Ese uso se alarga hasta el dia de hoy. La mayor parte de estas plantas no tienen un margen terapéutico tan amplio como sería de esperar. Pongamos como ejemplo la Digtalis purpurea, de donde se extrae la digitalina (digitoxina y digoxina), precioso medicamento que hoy en día ocupa un lugar de honor entre las herramientas que los cardiólogos utilizan para prolongar la vida de sus pacientes. El margen terapéutico o de seguridad de esta substancia es bastante bajo, es decir, el valor de la dosis mínima activa y el de la dosis letal están relativamente próximos, lo que implica una cuidadosa vigilancia de sus valores en sangre para evitar sobredosificaciones. Aun así, y aunque la Digitalis purpurea y otras variedades de esta planta crezcan silvestres o se cultiven libremente en jardinería, a nadie se le ocurriria plantear su prohibición y erradicación por ser potencialmente letal, ya que su uso controlado provoca beneficios superiores a los riesgos.


Otro ejemplo más cercano al cannabis lo encontramos en la amapola de opio (papaver somniferum). De esta planta se extrae el látex de opio, y a partir del opio se elabora la HEROÍNA, esa letal droga que a tantas familias destroza y que es causante de la mitad de las desgracias de este mundo. Persigamos entonces la amapola, destruyámosla sin compasión por ser fuente de tanta desgracia...¿Cómo? ¿Que no podemos eliminarla? ¿Que en España se cultiva de forma legal? Ah, pero... así que resulta que con el opino no sólo se fabrica heroína (droga mala, malísima, requetemala) sino que además se fabrican la morfina, la codeina y un sinfín de opiáceos que forman la base de las mejores armas analgésicas que la medicina posee. Pues claro, ¿acaso la morfina no es conocida también como dietil-morfi-na? ¡Dos grupos etilos transforman a la reina de las medicina en la reina de las drogas! Definitivamente, aquí hay algo que no encaja...
Una cosa parece bastante clara: no son motivos científicos los que justifican la prohibición del cannabis para uso medicinales. Su margen terapéutico es tan amplio que no existen casos documentados de muerte por sobredosis de cannabis. La aspirina mata por hemorragia digestiva, el paracetamol por fallo hepático, los opiáceos por depresión respiratoria, algunos antidepresivos por arritmias cardíacas... Pero los efectos secundarios del cannabis son mucho menos graves que de los de la mayoría de fármacos que encontramos en las farmacias. En cuanto a su potencial adictivo resulta ridículo si lo comparamos con medicamentos de uso común, como por ejemplo las tan consumidas benzodiacepinas que nuestros adultos necesitan para conciliar el sueño p àra mantener la calma cuando se enfrentan a las vicisitudes del día a día
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas:

Recomendamos