comunidades

El mantenimiento del césped

El mantenimiento del césped debe realizarse de forma frecuente y permanente para poder, así, disfrutar de un césped impecable, uniforme y compacto.

Debido a que esta tarea requiere de mucho tiempo y esfuerzo, lo ideal es contar con una máquina que nos facilite esta labor.

En las tiendas especializadas podemos encontrar una gran variedad de máquinas acordes a cada necesidad.

Máquinas cortacésped

Podemos clasificar estas máquinas por la fuente de alimentación y, también, por el tamaño de la superficie en la que tengamos que trabajar.

el mantenimiento del cesped


Manuales: Ideales para jardines pequeños de menos de 300 m2 con una superficie limpia, lisa y libre de piedras.

Eléctricas: Para jardines de menos de 500 m2 y libres de obstáculos para evitar que se enrede el cable.

Gasolina: La mejor opción para terrenos más amplios, con árboles y otros obstáculos y para aquellos sitios donde no haya corriente eléctrica.
El mantenimiento del césped


Robots: Sin lugar a dudas, es la forma más cómoda y sencilla de mantener el césped en óptimas condiciones. Estos aparatos autónomos harán la labor por ti. Cuentan con una base, conectada a una fuente eléctrica, en la que se cargan automáticamente cuando lo necesitan. Pueden cortar el césped con lluvia y en terrenos con obstáculos y pendientes. Además, como cortan sólo las puntas del césped no hace falta recoger lo cortado ya que es un excelente abono natural. Puedes acceder a esta interesante  comparativa de robot cortacésped  y elegir el más adecuado para tu jardín.


Tractores: Ahorran un gran esfuerzo físico en jardines grandes de más de 1000 m2. También su precio es más elevado.


El mantenimiento del césped

Preparación del terreno

En otoño, se labra la tierra con profundidad, se quitan piedras y malas hierbas y se incorpora abono. Si hiciera falta, se empareja el suelo nivelando la superficie quitando depresiones y elevaciones.

Eliminar las malas hierbas

Una técnica para eliminar las malas hierbas es regar abundantemente al principio de la primavera. De esta forma, brotarán las semillas que haya en el suelo. Posteriormente, al cabo de 2 semanas se arrancan todos esos brotes.



Siembra

La mejor época para sembrar el césped es en primavera. Existen semillas de césped de diferentes cualidades pudiendo elegir variedades más o menos resistentes a las pisadas y con menor o mayor rapidez de crecimiento. Cuanto más rápido sea su crecimiento, más frecuentes tendrán que ser los cortes. Algunas semillas vienen mezcladas con trébol para prados más rústicos, otras son para zonas sombrías o muy soleadas, para suelos más o menos pobres, suelos calcáreos, etc.

Las semillas hay que distribuirlas de forma homogénea y enterrarlas ligeramente. Se puede hacer la siembra a voleo o con sembradora. Posteriormente, se esparce una capa de mantillo encima de las semillas sembradas y se pasa un rodillo.

Riego

Una vez sembrado el césped hay que regar en forma de lluvia fina. Lo ideal sería colocar una aspersor giratorio que abarque toda la zona o ir cambiándolo de sitio.

El riego debe hacerse con frecuencia para que las semillas germinen. Algunas variedades de semillas germinan en una semana y otras tardan un mes.

Para realizar el mantenimiento del césped correctamente, hay que regar poco y nada en invierno mientras que en verano se deberá regar al menos cada 3 días, dependiendo de la climatología.

El mantenimiento del césped


Corte

El primer corte se realiza cuando el césped llega a unos 10 a 15 cm de altura. La frecuencia puede variar entre 1 vez por semana a 1 vez cada 15 días. La altura de corte puede oscilar entre 3 cm para los césped de jardín y 6 cm los de deporte. La hierba cortada se puede aprovechar y añadir a la pila de compostaje.

Abono

Como el césped debilita el suelo, es necesario aplicar abono en otoño y en primavera. Se puede emplear un fertilizante soluble en agua que se añade durante el riego.

Escarificar

La escarificación permite airear el suelo y las raíces, quitar musgo y restos de cortes y, además, cortar matas y realizar nuevas siembras por división de matas. Para esta labor es muy útil utilizar un rastrillo escarificador o suelas aireadoras que tienen pinchos que airean la tierra mientras caminamos encima de ella.

Animales

Y, por último, hay que estar atentos a los pájaros que pueden comerse las semillas y, también, a nuestras mascotas que pueden escarbar el suelo.




Si te ha gustado este artículo, 
ayúdame comentándolo y compartiéndolo ¡Gracias!
Facebook  Twitter  Pinterest  Instagram  YouTube
¿Deseas recibir mis artículos por email?
 Sí, quiero suscribirme a la Newsletter 

Fuente: este post proviene de Portal Jardín, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El tomate es, sin lugar a dudas, el rey del huerto. No hay ninguna otra hortaliza o fruto al que se le aprecie más su sabor, sobre todo, si se compara el tomate cultivado por nosotros mismos con el co ...

El huerto vertical es una solución ideal para espacios reducidos y, sobre todo, es una forma de aprovechar el espacio al máximo obteniendo los mejores resultados. En un balcón, un patio, en un huerto ...

Recomendamos