comunidades

Juniperus sabina: un arbusto de gran resistencia

Las coníferas como Juniperus sabina son una gran alternativa en todo tipo de jardines donde buscamos disponer de espacios diferenciados, cubriendo huecos en el jardín y buscando la optimización del agua de riego.

Esta planta, también conocida como sabina rastrera, tiene un comportamiento arbustivo, donde rara vez supera los 2 metros de altura y admite fantásticamente la poda y los recortes. Su mantenimiento es muy fácil y es bastante resistente a un amplio abanico de temperaturas y diferentes zonas climáticas.

Por ello y todo lo que te vamos a contar a continuación, Juniperus sabina se convierte en una fantástica planta ornamental que combina muy bien con otras plantas de flor y árboles frutales. En este artículo te contamos las principales características de la sabina rastrera y una guía de cuidados principales.

Características del arbusto Juniperus sabina (sabina rastrera)

Juniperus sabina es una conífera de bajo porte, aspecto bajo y con una geometría más ancha que alta, no llegando a superar el metro de altura en la mayoría de las ocasiones.

Su crecimiento es lento, formando ramas horizontales con un porte redondeado que admiten muy bien la poda.  La corteza del árbol es de aspecto pardo, con tonos grisáceos. Como es habitual en las coníferas, sus hojas son perennes, de un color verde intenso y con una floración que se produce al final del verano y que se alarga hasta la primavera siguiente.

Por su bajo mantenimiento y la baja necesidad de regar, esta conífera se adapta perfectamente a un jardín xerófito o con bajas condiciones hídricas.

Taxonomía


Orden: Pinales

Familia: Cupressaceae

Género: Juniperus

Especie: Juniperus sabina
Leer más: género Picea: las coníferas más longevas para tu jardín

Arbusto Juniperus sabina


Guía de cuidados de Juniperus sabina

A continuación, vamos a conocer los principales cuidados de esta conífera para cultivarla en cualquier ubicación del jardín, ya que sus condiciones de mantenimiento son muy bajas y es considerada como un arbusto resistente.

Por otro lado, dado que su crecimiento es lento, puedes plantarla durante muchos años en macetones, pero siempre pensando en una exposición al exterior.

Dónde ubicar nuestra sabina rastrera

Plantaremos nuestro Juniperus sabina en ambiente exterior, zona con buena iluminación e incluso con disposición a pleno Sol. Esta conífera soporta todo tipo de rangos climáticos y resiste muy bien temperaturas gélidas (incluso heladas) y muy altas en verano.

A nivel de ubicación, el entorno mediterráneo facilita las mejores condiciones de desarrollo de Juniperus sabina. Si en verano suele haber temperaturas muy altas, que superen fácilmente los 40 ºC, es mejor ubicarla en una zona de semi sombra.

Tipo de suelo

Sabina rastrera se adapta muy bien a todo tipo de suelos, independientemente de su textura y rango de pH. Habitualmente crece en suelos calizos con alta presencia en calcio y magnesio. No importa si el suelo es más o menos pedregoso, pero sí se requiere un mínimo de drenaje, por lo que su cultivo en suelos francos o arenosos son mejores frente a los arcillosos.

Evitar acumulación de humedad en el suelo, especialmente habitual en texturas arcillosas. Para mejorar el drenaje, conviene aportar arenas gruesas en el hoyo de plantación junto con materia orgánica y controlar mucho la dosificación de agua aportada.

Características del riego

El encharcamiento de agua es una de las peores condiciones para este arbusto rastrero acostumbrado a condiciones de sequía, generando pudrición de raíces y marchitamiento de tallos. Por tanto, debemos tener en cuenta la textura de nuestro suelo antes de definir el tiempo de los goteros.
En general, riegos de 30 minutos con una frecuencia de 2 a 3 veces por semana en primavera y verano es más que suficiente para mantener Juniperus sabina en perfectas condiciones. 

Cómo realizar el abonado de Juniperus sabina

De forma general, no es necesario el aporte de fertilizantes y anualmente reponemos materia orgánica alrededor del tronco principal. Si vemos que físicamente necesita un estímulo, podemos recurrir a fertilizantes granulados. A finales de invierno o principios de primavera podemos aportar un abono NPK alto en nitrógeno, a razón de 50 gramos por planta, reaplicando a mitad de verano con la misma cantidad.

Rebajas

Compo Abono Azul Universal NovaTec 5 kg
Abono complejo NPK (Mg+S) 12 + 8 + 16 (+3+25) con magnesio y azufre, microelementeos, inhibidor de la nitrificación; adecuado para todo tipo de plantas ornamentales, arbustos, plantas verdes, rosales, cítricos

Tecnología profesional con el inhibidor de la nitrificación (DMPP) asegurando la estabilidad del nitrógeno en el suelo, garantiza el óptimo aprovechamiento de nurientes en las plantas y una floración más abundante; hasta 8 semanas de abono disponible

Fórmula optimizada, con menos fósforo; respetuosa con el medio ambiente

Calidad COMPO: materias primas seleccionadas según la receta de COMPO; estrictos controles de calidad por parte de laboratorios e institutos independientes; las óptimas condiciones para el crecimiento saludable de las plantas

Contenido: 1 x COMPO Novatec Abono Azul Universal, 5 kg



Ver precio

Finalmente, después del verano, viene bien aportar materia orgánica en forma de estiércol o compost, a razón de 2 kg por arbusto, que lentamente irá descomponiéndose para mejorar la estructura del suelo y liberar nutrientes en los meses de menor desarrollo del arbusto.

Multiplicación de sabina rastrera

La multiplicación de sabina rastrera se realiza a partir de sus semillas, un proceso que normalmente se realiza en primavera o a finales de verano si el clima es mediterráneo. Estas semillas se encuentra en el interior de los frutos, a razón de 2 o 3 por baya.

Sin embargo, esta planta requiere estratificación de semillas, en un proceso que puede alargarse más de lo que nuestra paciencia admite, y muchos recurrirán a comprar un ejemplar nuevo en vivero.

Para la plantación de sus semillas, eliminaremos la capa externa endurecida que impide la salida de la plántula. Normalmente se recurre a humedad o bien a ácidos que eliminan la cutícula. Si no disponemos de ácido, el proceso se ralentiza pero puede ser igualmente viable. Eso sí, es recomendable utilizar varias semillas por si alguna falla.

Posteriormente, necesita un periodo de 4 meses de estratificación a 4 ºC, por lo que almacenarlas en nuestro frigorífico en condiciones de semi humedad (en un táper con papel absorbente) puede funcionar.  Pasado este tiempo, se siembran las semillas en maceta con sustrato poroso bien hidratado.

En general, se estima que el poder germinativo no es excesivamente alto, en torno al 50%.

Juniperus sabina en macetas


Poda y mantenimiento general

Juniperus sabina es una especie de bajo mantenimiento. En el caso de que busquemos dar una forma particular, realizaremos la poda a finales de invierno, antes de la brotación venidera.

En cuanto a plagas y enfermedades, mucho cuidado con los entornos encharcado, ya que puede prolifera el hongo Phytophthora, el cual causa el conocido como amarronamiento de las coníferas y que se solventa con la aplicación de cobres y fosetil aluminio.

En cuanto a insectos, la plaga más habitual de este tipo de plantas es la cochinilla algodonosa, situada en los tallos nuevos y con un color blanco que destaca sobre el verde de la planta. Se suele tratar con insecticidas o jabón potásico, aunque requiere de varias aplicaciones foliares hasta controlar la plaga.

Fichas de plantas relacionadas


Araucaria: guía de identificación y cuidados de esta conífera

Cultivo de Tetraclinis articulata o ciprés de Cartagena

Características del pino negral (Pinus nigra)

Guía de cuidados y botánica del pino negro (Pinus uncinata)
Fuente: este post proviene de Antes Todo Esto Era Campo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos