Blog de florencio Idea guardada 24 veces
La valoración media de 15 personas es: Muy buena

Celosías: la mejor opción para los rosales trepadores

Imagen 0


(Imágenes: Pixabay y Flickr: thetimchannel)

Si tuviera que elegir una flor de entre todas, aunque suene poco original, sería la Rosa. Hay algo detrás de ella que me cautiva, quizás su delicadeza, la forma en que los pétalos se abrazan unos a otros como protegiéndose de amenazas externas. O la dualidad que encierra tras de sí: el bien y el mal, lo bello y lo cruel, la flor y la espina...

De cualquier forma, en todos y cada uno de mis diseños suelo incluir alguna especie de esta fabulosa flor. Rosas caninas, damascena, Sempervirens, Grandiflora... ¿Alguien se puede resistir a ellas?

En el post de hoy quiero aunar rosas y celosías, dos compañeros que compaginan a la perfección, son una elección adecuada para nuestros espacios ajardinados, por pequeños que sean.

Todas las clases de rosas, ya sean 'antiguas' o 'modernas', tienen opciones trepadoras, y, en mi opinión, no existe mejor manera de asegurar su crecimiento que empleando para ello una celosía a modo de guía. (En este post nos descubren todo sobre los rosales trepadores).

Navegando por la Red he encontrado un paso a paso para crear un enrejado bonito y decorativo para nuestros rosales.

Imagen 1


(Imagen/ Flickr: Carmen CS)

1. Para que la labor de cañas o varas entretejidas sea lo más firme posible, conviene construirlo junto a una valla de apoyo.

2. Pinta la celosía del color que mejor combine o que, por contraste, otorgue un mayor protagonismo a tus flores.

3. Para crear el diseño entramado emplearemos tablones de dos centímetros y medio por cuatro de ancho.

4. Colocaremos diez trableros en diagonal a cinco centímetros de distancia.

5. Después, localizaremos otros diez tableros encima de los anteriores y en dirección contraria.

6. Uniremos los tableros: primero con una gota de adhesivo y luego grapando con una pistola de grapas (utilizaremos grapas de dos centímetros y medio de grosor aproximadamente).

7. Aseguraremos los tableros horizontalmente, la parte superior y la inferior, a diez centímetros de la valla.

8. Atamos cada esquina de la celosía a la valla con alambre de acero galvanizado (deja suficiente espacio como para que los rosales puedan desarrollarse detrás de él).

A continuación, quiero incluir un post que escribí ya hace tiempo sobre cómo guiar las plantas trepadoras, prestad especial atención a la sección de muros, vallas o paredes.

Ya me despido, esperando que esta idea os sirva de utilidad e inspiración. ¡Hasta la próxima!
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

Curiosidades Flores Plantas ornamentales

Los principales tipos de plantas que puedes encontrar en tu jardín

Categorías más utilizadas para identificar especies de plantas según su conducta de crecimiento, morfología y usos por el hombre. Fotografías de ejemplos. Tipos de plantas más comunes Plantas Trepadoras Existen miles de especies en todo el reino vegetal que tienen conductas trepadoras. Las plantas trepadoras surgieron evolutivamente hace millones de años; la teoría más acertada es: Los bosque preh ...

poda de rosales cómo podar rosales poda de rosales de pie bajo ...

Cómo podar rosales de pie bajo y trepadores

Las rosas son las reinas de los jardines, su belleza inigualable, su aroma excelente y sus colores consiguen alegrar cualquier espacio ajardinado dotándolo de un aire delicado y precioso. El invierno es la época en la que se debe emprender la poda de esta hermosa flor, sin embargo, cada rosal es un mundo y por ello hay que informarse de las características de cada uno, pues una poda demasiado tem ...

diseño de jardines jardin septiembre ...

Tareas de septiembre para tus plantas

Qué hacer en el jardín y dentro de casa

Te contamos cuáles son las actividades necesarias para mantener tu jardín en septiembre. El verano todavía no ha terminado y queda mucho por disfrutar. Por ejemplo, de la primera telaraña cubierta de rocío, de las coloridas bayas y mariposas y del ángulo de luz tan característico del final del estío; además el jardín probablemente se encuentre en plena floración.