Blog de Patricia Abia Idea guardada 11 veces
La valoración media de 21 personas es: Muy buena

Boj: cuidados y poda

Arbusto resistente

Boj


(Imagen: Pixabay)
 

El boj es una planta muy fácil de cultivar que no exige mucho del tipo de suelo o del lugar de emplazamiento.

 

No importa si está al sol o a la sombra, aunque cabe mencionar que las hojitas obtendrán un color algo más oscuro si reciben menos luz. Lo único que pide este arbusto es un terreno suelto y rico en cal.

 

Cómo plantarlo

Es tan fácil como poner el cepellón en un cubo de agua durante una hora. Mulliremos bien la tierra y añadiremos cal, sobre todo en el caso de un suelo ácido.

Mezclaremos un poco de harina de huesos con la tierra y haremos un amplio hoyo de plantación para poder extender bien el cepellón con las raíces.  

A continuación, se introduce el ejemplar en el agujero y se aprieta bien la tierra con el pie, ya que, de lo contrario, las raíces de la planta no entrarían en contacto con el suelo y su crecimiento sería mucho más lento.

 

boj


(Imagen: Pixabay)

 

Creación de setos

Si quieres utilizar el boj para modelar setos, lo primero que se necesita son seis o siete ejemplares por metro, colocándolos a distancias iguales unos de otros.

Para obtener un bonito macizo recto, resulta práctico trazar las líneas con hilos tensores entre unos palitos.  

Si hemos decidido crear un modelo simétrico de arcos, haremos entonces un patrón de madera o cartón grueso previamente, y plantaremos los pequeños arbustos a lo largo del mismo.





Nos fijaremos en que quede bien en las esquinas; si fuera necesario, haremos alguna trampa con la distancia de plantación, de modo que haya un ejemplar en cada esquina.

 

Ofrecerá un efecto más bonito si utilizamos boj del mismo tipo para los trozos más largos, rectos o torcidos.

 

Puede ser sorprendente plantar una variedad o forma diferente en las esquinas.

 

Nada más terminar el cultivo, debemos regar abundantemente y con regularidad en las primeras semanas.

 

Trabajo de poda

Después de plantar, es necesario podar las partes superiores para que queden iguales.

Aunque se puede hacer a ojo, resulta práctico indicar la altura de poda con una tablita larga o con hilos tensores. Haremos uso también de un nivel, para obtener el mejor resultado.

En este trabajo usaremos unas tijeras de jardinero bien afiladas: las pondremos de tal manera que su punto de articulación quede recto justo por encima de la tablita o el hilo.

Primero se podan las partes superiores y después ambas partes laterales, aunque éstas se pueden recortar a mano alzada, manteniendo verticales las tijeras.  

En realidad el boj se debe cortar bien dos veces al año, sobre todo las partes laterales, para obtener así un bonito seto espeso.

 

Al mismo tiempo, evitaremos que las partes inferiores se vuelvan lampiñas. Esto último también se puede impedir manteniendo el macizo algo más estrecho en las partes superiores, en forma de pirámide truncada.

 

Boj


(Imagen: Pixabay)

 

Podar en forma de fantasía

Una esfera de boj u otra forma que se nos ocurra se recorta más fácilmente con una podadera.

Mantendremos el lado cóncavo de la herramienta dirigido hacia la planta, si deseamos podar en forma esférica. En la curva interior de una espiral o figura de animal, tendremos que dar la vuelta a la podadera.  

La poda principal de un ejemplar algo más viejo puede tener lugar desde marzo hasta el principio del verano. Después nos limitaremos a igualarlo para mantener el contorno deseado.





Para estos trabajos, elegiremos un día nublado y preferiblemente sólo cuando el ejemplar esté mojado.

 

Hacer una figura de animal

Para conseguir estas complicadas siluetas, no suele ser suficiente con cortar una planta grande en la forma elegida.

Primero hay que observar su configuración y torcer eventualmente algunas ramas para lograr el contorno deseado (sujetándolas a palitos de apoyo). Para conseguir un buen resultado son necesarios unos cuantos años.  

Para acelerar el proceso, se puede hacer uso de una figura hecha de tela metálica: se coloca sobre una planta ya un poquito más grande y se podan las ramas que se salgan de la tela. También en este caso es necesario ser paciente, hasta que la figura de boj casi hueca esté terminada.

 

Una forma podada siempre queda bien en solitario, pero una avenida de pirámides, esferas o cubos también es muy decorativa.

 

Así como diferentes medidas de la misma forma, cultivadas juntas en macetas.

 

Boj


(Imagen: Pixabay)

 

Cuidados de invierno

El boj es bonito durante todo el año, incluso en el invierno, gracias a sus hojitas perennes.

Cuando nieva o hiela ofrece un aspecto casi misterioso. Plantado en una maceta, este arbusto puede quedarse en principio al aire libre. Si fuera necesario, lo colocaremos en un lugar algo abrigado y de mucha sombra.  

Puesto que las hojas son perennes, la evaporación también sigue produciéndose en el invierno.

 

Un viento seco, un sol de invierno resplandeciente y un cepellón congelado pueden causar mucho daño a la planta.

 

Para proteger el cepellón, podemos revestir la maceta por dentro con plástico de bultitos (lámina acolchada con burbujas de aire) antes de meter la planta.

 

Más adelante también es posible envolver la maceta con este plástico o con esteras.Esta medida evita asimismo que la maceta de cerámica se rompa por una helada.

 

Si la temperatura baja de los 10° C, es mejor meter la maceta en casa y colocarla en un lugar fresco y luminoso.

 

El boj que haya arraigado bien en el suelo al aire libre, ya no tendrá problemas con las heladas fuertes, aunque no estará de más alguna protección en el caso de un viento del nordeste frío y persistente.

 

- En este post descubrirás por qué se podas las plantas. ¡No te lo pierdas!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos