comunidades

Cordiline, una palmera muy versátil

Conoce todo sobre el Cordiline

cordiline

Tropical y de fácil cultivo, el cordiline trae a nuestros hogares el exotismo de países lejanos gracias a su apariencia de palmera. 

 

Su versatilidad proviene de su capacidad para adaptarse tanto a exteriores como interiores. Aunque es muy frecuente verla en una maceta dentro de las casas, a modo de bonsái, tampoco es mala idea instalarla en el jardín, dando verticalidad a los parterres. Cualquiera que sea el modo que elijas para cuidarla, para que luzca sana y fuerte sólo tienes que seguir estos pequeños consejos.

 

El Cordyline Australis, nombre científico de este ejemplar, procede de Oceanía y Asia y pertenece a la familia de las agaváceas. 

 

De crecimiento lento, destacan sus ornamentales hojas planas, que suelen ser verdes, aunque pueden incorporar tonalidades rosadas o púrpuras. Cuando han alcanzado un elevado estado de desarrollo y siempre en verano, ofrecen pequeñas flores blancas o de color beige. También da frutos en forma de baya blanquecina.

 

A la hora de cultivar, el cordiline, o también llamado árbol repollo, no requiere un terreno muy específico. Es suficiente que esté drenado, aireado y seco, aunque en los primeros años de cultivo es mejor que esté convenientemente húmedo.

 

Cordiline


















Cuidados para un óptimo desarrollo

Como en la mayoría de las plantas, factores como riego, sol y temperatura son esenciales para un cordiline de larga vida. Los recursos hídricos que necesita son medios, evitando siempre encharcar la tierra, pero elevando las cantidades en verano. Notaremos la carencia de agua cuando aparezcan en las hojas manchas marrones.  

La temperatura ha de ser cálida y moderada, sin cambios bruscos, entre los 20 y 25 ºC, evitando bajar de los 5 ºC, ya que no resiste bien el frío. Tampoco le viene bien mucho calor, las corrientes de aire o un ambiente excesivamente seco. Por eso, si fuera necesario, humedeceremos la estancia donde se encuentre.

 

Respecto a la luz, es una planta que necesita grandes dosis, pero evitando exposiciones solares muy intensas, especialmente en los meses de verano. La decoloración de las hojas no supone que éstas se estén quemando por un exceso de luz como podría parecer, sino más bien al contrario: indican una exposición insuficiente.

 

Para mejorar su estado de salud, nada mejor que añadir un poco de abono estándar, a ser posible líquido, diluido en el agua de riego. Respecto a las plagas, puede sufrir el ataque de arañas rojas y cochinillas, así como quedar afectadas por enfermedades fúngicas. Para evitar estos inconvenientes hemos de controlar el riego y eliminar hojas y flores mustias. Su multiplicación se realiza a través de semillas, estaca o por acodo.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

Cactus

Los Cereus son unos cactus que encontramos con relativa facilidad en los viveros y tiendas de jardinería, y con razón: son bastante fáciles de mantener, y si a eso le añadimos que viven sin problemas en macetas durante toda su vida, seguramente estemos hablando de unas de las plantas suculentas más recomendables para principiantes. Hay varias especies que son muy interesantes, como la que conocemo ...

Plantas crasas

Imagen – Wikimedia/Cookie El Pleiospilos nelii es una de esas pequeñas bellezas que conviene tener en maceta si no se quiere perder. Una de las cosas más interesantes de esta especie es que existe la variedad verde, que es la que puedes ver en la imagen superior, que produce flores amarillo-anaranjadas; y otra de color morado con flores rosadas que también es realmente preciosa conocida como ...

Plantas crasas

Los agave son de las plantas más populares en los jardines de poco riego: hay muchas especies, y todas ellas además de tener un valor ornamental muy interesante, resisten sin problemas la sequía. Algunos son un poco ”peligrosos” para los humanos al estar armados con espinas, pero hay otros que son completamente inofensivos. Por si fuera poco, en sus lugares de origen les encontraron us ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Ken Bosma from Green Valley, Arizona, USA El Ferocactus latispinus es una de las especies de cactus más habituales en las colecciones, así como por supuesto en los jardines de suculentas. Motivos no faltan: resiste bien la sequía, y aunque sí que puede hacerse algo grande, poder ver sus flores en vivo y en directo es una experiencia magnífica. Por otro lado, su cultivo es ...

Fichas

Imagen – Wikimedia/BS Thurner Hof La Euphorbia resinifera es una de esas plantas suculentas que quedan geniales en macetas de barro más o menos grandes, o en jardines que reciben poco riego. Produce múltiples tallos, que con el tiempo forman una especie de ‘cojín’, pero sin poder usarse como tal ya que posee numerosas espinas. El mantenimiento es sencillo; de hecho, mientras reci ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/[H. Zell]El Ferocactus stainesii bien podría ser la planta en la que mucha gente piensa cuando escucha decir la palabra ‘cactus’. No es muy grande, pero su tallo está cubierto por espinas muy afiladas y largas, las cuales pueden hacer mucho daño si te despistas. De hecho, hay que tener cuidado con él incluso de pequeño, siendo pues recomendado plantarlo lo ante ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz El Cephalocereus senilis es una especie de cactus muy curiosa: sus tallos están cubiertos por largos pelos de color blanco, una característica que le da el nombre común de cactus viejito o cactus cabeza de viejo. Tiene un ritmo de crecimiento más bien lento, pero ello no ha de preocuparte pues posee valor ornamental desde que es joven. Así que, ¿por qué no c ...