Blog de Patricia Abia Idea guardada 8 veces
La valoración media de 9 personas es: Excelente

Los bonsáis de Eloísa

Conócelos de cerca

A la hora de hablar sobre bonsáis en el foro de Plantas de facilisimo.com, muchas foreras recurren siempre a los consejos de una de nuestras mejores expertas en esta materia: Boli. Bajo este nick se esconde Eloísa, una mujer que compagina sus quehaceres diarios con una de sus mayores aficiones, la jardinería. Por desgracia, no siempre ha podido disfrutar de este hobby como a ella le hubiese gustado, ya que ha vivido durante mucho tiempo en un piso del centro de Madrid, pero hace cinco años se mudó con su familia a un chalé de los alrededores y, por fin, pudo dar rienda suelta a su pasión.

 

Su entrada en el mundo de los bonsáis fue algo inesperado, tal y como nos relata Eloísa: "mi primer árbol fue regalo de mi marido en un aniversario, un maravilloso arce buergerianum sobre roca. Nunca había tenido nada parecido, y no tenía ni pajolera idea de como mantenerlo". Su experiencia en otros ámbitos de la jardinería le ayudó a sacar adelante este arce: "cuando vi que sobrevivía a su primer trasplante, que era capaz de podar sus ramas y que seguía vivo, ya no lo he dejado hasta hoy". Este reportaje es buena muestra de ello.

El ficus panda es un árbol tropical que se ha adaptado perfectamente a las condiciones del clima madrileño, excepto durante el invierno que debe protegerse de las heladas. Eloísa tiene el suyo a pleno sol y lo riega de forma espaciada, y explica que " si se dejan crecer las ramas, llega a echar unos frutos redondos muy graciosos. Para mantener la forma, hay que pinzarlo en época de crecimiento, bastante a menudo".

Este almez o celtis australis es una de las últimas adquisiciones de Boli. Se siente muy orgullosa de él porque se ha adaptado muy bien a las nuevas condiciones del clima y del agua, ya que viene desde Valencia: "normalmente, cuando traigo un árbol, lo tengo protegido durante un tiempo hasta que se habitúa a su nuevo ambiente". En este ejemplar, destaca su nebari, con una buena ramificación.

El ficus panda es un árbol tropical que se ha adaptado perfectamente a las condiciones del clima madrileño, excepto durante el invierno que debe protegerse de las heladas. Eloísa tiene el suyo a pleno sol y lo riega de forma espaciada, y explica que " si se dejan crecer las ramas, llega a echar unos frutos redondos muy graciosos. Para mantener la forma, hay que pinzarlo en época de crecimiento, bastante a menudo".

Este almez o celtis australis es una de las últimas adquisiciones de Boli. Se siente muy orgullosa de él porque se ha adaptado muy bien a las nuevas condiciones del clima y del agua, ya que viene desde Valencia: "normalmente, cuando traigo un árbol, lo tengo protegido durante un tiempo hasta que se habitúa a su nuevo ambiente". En este ejemplar, destaca su nebari, con una buena ramificación.

Este tipo de árbol procede directamente de Japón, y lo que más llama la atención es el color de sus hojas: rojas en primavera cuando brota, verdes al madurar y doradas en otoño. Sobre sus cuidados, Boli asegura que "necesita humedad ambiente, tierra ligeramente húmeda y que el aire caliente no le toque las hojas, aunque en pleno verano es mejor sombrearle si el sol pega fuerte".

Los arces son una de las mayores debilidades de esta forera, aunque el año pasado tuvo una mala experiencia al transplantar casi todos utilizando turba negra. La mayoría no sobrevivieron y acabaron muriendo. Este arce palmatum, de la variedad ‘deshojo’, es uno de los pocos supervivientes. "Todavía me dan ganas de llorar cuando pienso en ello" confiesa Eloísa.

El malus o manzano es otro de los bonsáis que soportan muy bien el particular clima del centro peninsular, con inviernos muy fríos y veranos tórridos. Su rápido crecimiento obliga a Boli a pinzarlo y podarlo con frecuencia. Sus flores, preciosas, pueden llegar a convertirse en manzanas, aunque la forera advierte que "hay que tener cuidado y quitar parte de la fruta; si se dejara en el árbol, éste se podría agotar".

Esta azalea japonica también ocupa un lugar especial en el corazón de Boli, y es que son ya más de tres años los que lleva junto a ella. Durante el invierno pierde casi todas sus hojas, mientras que en verano no soporta bien el sol directo, ya que necesita mucha humedad. Con la llegada de la primavera, se llena completamente de flores, siendo uno de los bonsáis más espectaculares de la casa.

Esta azalea japonica también ocupa un lugar especial en el corazón de Boli, y es que son ya más de tres años los que lleva junto a ella. Durante el invierno pierde casi todas sus hojas, mientras que en verano no soporta bien el sol directo, ya que necesita mucha humedad. Con la llegada de la primavera, se llena completamente de flores, siendo uno de los bonsáis más espectaculares de la casa.

Otro de los arces de Eloísa es este precioso arce buergeriano o tridente, nombre que recibe debido a la forma de sus hojas, que presentan tres lóbulos en vez de cinco como suele ser costumbre. Respecto a sus cuidados, su dueña aconseja "humedad ambiente, orientación Este, transplante cada tres o cuatro años y, dependiendo de si las raíces llenan la maceta, tierra algo ácida".

Siguiendo con los bonsáis más robustos, llegamos a la serissa phoetida o árbol de las mil estrellas, de origen tropical, que recibe este nombre por la cantidad de diminutas flores que salen cuando florece. También destaca por el mal olor que desprenden sus raíces. A pesar de su aparente delicadeza, nuestra protagonista asegura "que está mejor fuera de casa que dentro, con la calefacción y la falta de humedad".

A pesar de su aparente fragilidad, este ejemplar de ginkgo biloba es un bonsái que soporta muy bien la vida en el exterior. No en vano se le conoce con el nombre de ‘árbol de los escudos’, debido a la forma de sus hojas. Se trata de la única especie vegetal que soportó la bomba atómica de Hiroshima. Eloísa tenía un bosque con otros cuatro ejemplares, pero los acabó separando dada su lentitud de crecimiento.

Como consecuencia de ese incidente, el tronco antiguo se secó, pero permanece unido al nuevo en forma de jin, dándole al árbol un aire majestuoso. En lo que se refiere a sus cuidados, Boli asegura que "hay que situarlo mirando al Este. Aunque soporta bien el frío y el calor, mejor que no le de el sol de medio día en pleno verano. Pinzarlo durante el crecimiento para mantener la forma y transplantar cada cuatro años"

Este ejemplar de tamarix viene directamente desde Valencia, y es uno de los bonsáis más exigentes en cuanto a sus cuidados. En invierno no aguanta las heladas del centro peninsular, y en verano es necesario refugiarlo a la sombra. Aún así, a esta forera le encanta "por su forma llorona y sus flores, un capricho especial". Para mantenerlo sano se debe abonar cada dos semanas en primavera y transplantarlo cada dos años.

Este precioso bosque de olmos es una pieza muy especial para Boli, ya que pertenecía a un maestro valenciano con el que tenía mucha amistad. La maceta está fabricada a partir de piedra de laja, por lo que moverla es muy complicado. Por suerte, es un árbol que se adapta muy bien a las temperaturas madrileñas. Nuestra forera confiesa que, para mantenerlo así, "basta con un riego moderado y abonarlo semanalmente en primavera".

Si tuviésemos que destacar un bonsái entre todos los que tiene esta forera, el zelkova u olmo chino sería el elegido."Es de los más antiguos, era un árbol diminuto cuando lo compré aquí en Madrid. Sufrió un grave accidente a los pocos meses de estar conmigo, lo dejé un fin de semana debajo de un olivo en pleno julio y, cuando volvimos a casa, el árbol estaba fuera de la maceta con las raíces al aire. Me siento realmente orgullosa de él".

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

bonsáis Historia origen ...

¿Cuál es el origen de los bonsáis?

El cultivo de bonsáis se remonta a hace muchos siglos. Sin embargo, el modo en el que se conseguían las versiones en miniatura de estos árboles ha ido cambiando a lo largo del tiempo. ¿Quieres saber cómo llegaron a convertirse en un arte de la jardinería y el cuidado de las plantas tal y como lo conocemos hoy? De eso es de lo que quiero hablar en este artículo. Los primeros bonsáis Los monjes budi ...

bonsaicuidados plantas

BONSAI cuidados básicos

Los bonsai, esos arbolitos 'pequeños' son probablemente una de las plantas que más cuidados requiere para su buen crecimiento y florecimiento. Estas especies sensibles a factores externos como la luz, el aire, agua, etc., lo que debemos tener en cuenta para el éxito de estos árboles. Lista de los cuidados básicos:Un bonsai, requiere una atención diaria de riego, y periódicamente debe ser ...

arte bonsáis japonés ...

El mundo de los bonsáis

Cada día me voy interesando por el arte japonés de los bonsáis, me parece fascinante las formas que pueden adquirir y la belleza natural y armonía que transmiten. Tengo una amiga que se acaba de comprar un bonsái, concretamente un ficus y me encanta. Me preguntó que si los usuarios podíais ayudarle con respecto a darle consejillos para cuidarlo, porque es la primera vez que tiene uno. Yo, le dí un ...

Jardinería

Reglas para el cuidado de los árboles.

Reglas para el cuidado de los árboles. El cuidado de los árboles en tu jardín es importante y no tienes que descuidar aspectos importantes en esta labor aunque veas que son grandes, saludables y majestuosos. Reglas para el cuidado de los árboles. El cuidado de los árboles en tu jardín es importante y no tienes que descuidar aspectos importantes en esta labor aunque veas que son grandes, saludables ...