Blog de Alicia Idea guardada 188 veces
La valoración media de 311 personas es: Excelente

5 remedios naturales con plantas para bajar la tensión

Resulta alarmante el porcentaje de personas que padecen de hipertensión, bien sea de forma constante o con picos puntuales (casi aún más peligrosa). La denominada 'enfermedad silenciosa', ya que no presenta síntomas claros, es cada vez más común debido al incremento de la obesidad, el consumo de alcohol, el sedentarismo... En general, aunque la genética, el sexo y la raza también son determinantes, los malos hábitos son clave a la hora de entender la tendencia.

¿Pero sabemos exactamente en qué consiste esto de la hipertensión? Básicamente, estamos ante una patología crónica cuya importancia radica en el aumento de la presión arterial. Las arterias se endurecen, multiplican su grosor y el paso de la sangre se ve dificultado, pudiendo llegar a desarrollarse de esta manera la tan temida arteriosclerosis. 

¿Cómo saber si tenemos la tensión alta? Como os decía anteriormente, no hay síntomas específicos, no obstante, parece que las cefaleas podrían estar relacionadas de alguna manera con esta anomalía. Esta manifiesta ausencia de síntomas directos hace que resulten esenciales los chequeos rutinarios y el control periódico.

Por otro lado, esta clasificación resulta bastante reveladora
Tensión normal: menos de 120/80 mmHg.
Prehipertensión: 120/80 a 139/89 mmHg. 
Estadio 1 de hipertensión: 140/90 a 159/99 mmHg. 
Estadio 2 de hipertensión: 160/109 a 179/109 mmHg.
Estadio 3 de hipertensión: mayor de 179/109 mmHg. 

Tratamiento: 
Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de mortalidad, por ello conviene acudir al médico de forma regular y aplicar sus consejos al pie de la letra. Es preocupante, sí, pero también tratable, así que no arriesgues. Por otro lado, y como complemento al tratamiento especialista, existen algunas soluciones naturales que pueden ayudarnos a mantener la tensión a raya... 

Remedios naturales con plantas para bajar la tensión


 
Ajo
Numerosas investigaciones han probado que el consumo de ajo incide de manera muy beneficiosa sobre la tensión. Parece que su alto contenido en aliina, alicina, dialil sulfuro, alil metil trisulfuro, selenio... actúa como anticoagulante y, gracias a la glutamilcisteína y la adenosina, se dilatan las paredes arteriales. Además, tiene la capacidad de inhibir la angiotensina II. 
Formas de consumo:
1. Comer, en ayunas, un diente de ajo crudo todas las mañanas. 
2. Para la segunda receta necesitaremos 6 dientes de ajo, que pelaremos y sofreiremos junto con 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen. A continuación, rallaremos los ajos ya dorados sobre los diferentes platos a modo de sal. 
3. Beber tisanas de ajo también es muy recomendable. Realizaremos una infusión con un diente de ajo, un poco de jengibre rallado, una cucharada de jugo de limón y una cucharada de miel. ¡Perfecto para el mediodía!

Apio
Las ftalidas del apio relajan los músculos situados alrededor de las arterias, dilatando los vasos y haciendo que la sangre fluya mejor. Así que incluir apio en nuestra dieta resulta clave para mejorar la presión arterial y la salud del sistema circulatorio. Además, tendría otras propiedades realmente interesantes en este sentido, pues es diurético y controla las hormonas del estrés. 
Formas de consumo:
1. Añadir apio a nuestras recetas, sin exceder la cantidad recomendada por la OMS de 4 tallos, ya que algunos componentes podrían ser moderadamente tóxicos (solo en dosis más altas). 
2. Jugo de apio, seguiremos los pasos que podemos ver en este vídeo para su elaboración. ¡Es sencillísimo!


Avena
Según varios estudios, parece que la fibra soluble, los minerales y antioxidantes contenidos en la avena serían muy favorables para bajar la presión arterial. Desayunar avena además es muy saciante y saludable, así que apunta esta receta: 


Perejil
Son los flavonoides, las cumarinas, los furanocumarinas, los carotenoides, el tocoferol, el ácido ascórbico, los compuestos volátiles y los sesquiterpenos los encargados de actuar sobre la tensión. El perejil es diurético, favorece la excreción de sodio y agua e incrementa la reabsorción de potasio. Es hipolgicemiante, hepatoprotector, cardioprotector, antioxidante... ¡Todo beneficios!
Formas de consumo:
1. Incluye perejil en tu dieta diaria. 
2. Haremos un licuado con un limón entero y perejil y beberemos el preparado en ayunas, a primera hora de la mañana.  

Tisanas
Pero no cualquiera, específicamente el té verde, el blanco y el té rooibos. Las tisanas, además, ayudan a purificar el organismo y sus beneficios son tantos que siempre debemos apostar por ellas. 

- Si quieres preguntar cualquier duda tienes a tu disposición nuestro muro de Facebook
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos