Riego y abono de los cactus

Imagen 0


(Imagen/ Flickr: CGP Grey)

Los cactus o cactos son plantas suculentas de gran popularidad gracias a su resistencia a la escasez de agua y su característica apariencia. 

Si bien no son plantas que requieren grandes atenciones existen una serie de cuidados esenciales para el correcto desarrollo de los cactus.

En el post de hoy nos centramos en los cactus que es de nuestro interés en el riego y abonado:

Riego:
Resistentes a la sequía, sí, pero ésto no quiere decir que puedan vivir sin agua. Las cactus como todas las plantas necesitan de este líquido para sobrevivir.

Entonces, ¿cuál es la característica que las hace especiales en este sentido? Su capacidad para conservarla y evitar su evaporación, además, consiguen ralentizar las funciones vitales de tal forma que la necesidad de agua disminuye considerablemente. 

Imagen 1


(Imagen/ Flickr: Randy Son Of Robert)

De esta manera, deberemos regar nuestros cactus pero sólo cuando sea necesario. Generalmente cuando la tierra esté totalmente seca, para comprobar que esto sea así podemos introducir un palillo y si éste sale seco será que la planta necesita ser regada. 

Aplicaremos agua moderadamente, evitando encharcamientos que podrán dañar al cactus y fomentar la aparición de hongos. Resulta aconsejable contar con un buen drenaje que eluda la acumulación de agua y, en consecuencia, la muerte de la planta. 

El riego dependerá de una serie de circunstancias tales como la época del año o dónde los plantemos: exterior o interior, maceta o suelo, el material de la maceta... No obstante, existen una serie de recomendaciones generales a todas las plantas de la familia de las Cactaceae.

En invierno, si se encuentra en exterior, el riego será prácticamente innecesario. En verano recomendamos realizar esta tarea cada 10 días, aumentando el número según estemos en primavera u otoño.
Si el cactus se coloca en interior, y más cerca de calefactores, se regará con mayor frecuencia independientemente de la estación en la que nos encontremos. 

Imagen 2


(Imagen/ Flickr: quinn.anya)

Abono:
El aporte de nutrientes necesarios también es de suma importancia sobre todo si el cactus se planta en una maceta. 

Abonaremos mesuradamente en la etapa activa de la planta, durante la primavera, verano y principios de otoño, una vez al mes. El exceso de abono, más específicamente nitrogenado, debilitará al cactus desprotegiéndolo ante enfermedades e inclemencias climáticas.

Aconsejamos emplear fertilizantes específicos diluidos cuando aparezcan los primeros brotes o flores, por otro lado, si se realiza los primeros días de otoño conseguiremos una floración mucho más espectacular la primavera siguiente.  

Imagen 3


(Imagen/ Flickr: quinn.anya)

- Aprende a cultivar cactus con este reportaje.   
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:

Relacionado

Los cactus y las suculentas son tus fieles amigos: mientras el resto de plantas te abandona, muere o sufre plagas, ellos siguen ahí, al pie del cañón. Como queremos que siga siendo así, te damos todo lo que necesitas saber para que continúen a tu vera. Riego En climas fríos no lo requerirá apenas; si te excedes o la riegas asiduamente cuando el entorno no supera los 10-15 grados, se pudrirá. Sin ...

En el cuidado de las plantas, uno de los detalles más importantes es mantener un buen riego, sin embargo, en ocasiones puede ser difícil saber qué plantas necesitan más agua que otras. El exceso de humedad puede perjudicar la vida de la planta, al igual que un estado seco. En esta entrada te dejamos algunos tips y recomendaciones para lograr un riego adecuado de plantas. La maceta puede hacer la ...

(Imagen: Gardena) El elemento del que no se puede prescindir en cuanto al cuidado de plantas se refiere, en mayor o menor medida, ese es el agua. Si contamos con tiempo suficiente para regar nuestras plantas conforme a sus necesidades éstas lucirán mucho más bellas y espléndidas. Sin embargo, la falta de tiempo libre no tiene por qué tirar por tierra todos nuestros esfuerzos. El sistemas de riego ...

La Melisa es una planta vivaz que crece de forma silvestre en terrenos ricos en nutrientes y con mucha sombra, pudiendo llegar a alcanzar los 80 cm de altura.

Quitarte de la cabeza que los cactus no necesitan agua. Como cualquier planta los cactus también necesitan agua para poder vivir, pero no en excesos. Recuerda que a pesar de que los cactus resisten grandes sequías en el desierto, no quiere decir que sea beneficioso para ellos. Las formas de riego varían del lugar donde te encuentres, puesto que depende de las estaciones. Barquisimeto es una ciud ...

Los cactus como todos sabemos son plantas que soportan condiciones de calor extremas en la naturaleza, esto es debido a que tienen la capacidad de almacenar el agua dentro su tallo; otra característica principal de esta planta son las fuertes púas de las que se dispone para poder protegerse de los animales. Si te interesa este tema, sigue leyendo y entérate de estos interesantes datos. Es impor ...

La Rhipsalis es un género de más de treinta especies de cactus que puede encontrarse en casi todos los continentes. La Rhipsalis se trata de un cactus ramificado que crece en las ramas de los árboles y se alimenta de las hojas en descomposición de estos. (Imagen/ Flickr: aismist) La Rhipsalis se trata de cactus epifitos, la mayoría sin espinas. Existen de diferentes colores y formas dependie ...

Imagen Flickr/salchuiwt Los cactus colgantes como el de la especie Rhipsalis cereuscula son una maravilla, porque quedan igual de bien en los balcones como en macetas puestas encima de mesas altas y estrechas. Además, también se pueden tener como plantas tapizantes en la rocalla del jardín, o incluso en una jardinera grande con otras suculentas controlando eso sí su crecimiento. Por si fuera poc ...