Món d´Aromes - Estètica Natural Idea guardada 27 veces
La valoración media de 82 personas es: Muy buena

Aceite esencial de eucalipto

Eucalipto
Su nombre en latín es Eucalyptus globulus, que viene del griego eukalyptos, que significa bien cubierto, porque los botones de sus flores están cubiertos de una especie de tapa que se cae al abrirse la flor.
Se extrae su aceite esencial por destilación al vapor de sus hojas.

eucalipto

Eucalipus globulus
Las propiedades del aceite esencial de eucalipto son:
Analgésico.
Antiséptico.
Antiespasmódico.
Cicatrizante.
Desodorante.
Depurativo.
Diurético.
Expectorante.
Febrífugo.
Rubefaciente.
Estimulante.

Los usos del aceite esencial de eucalipto son:
Asma.
Bronquitis.
Quemaduras.
Catarro.
Cólera.
Resfriados.
Tos.
Cistitis.
Diarrea.
Fiebre.
Cálculos biliares.
Herpes.
Gripe.
Sarampión.
Migrañas.
Piojos.
Reumatismo.
Sinusitis.
Infecciones de la garganta.
Úlceras en la piel.
Heridas.

Hay más de 300 especies de eucalipto, siendo la más conocida el Eucalyptus globulus.

La gran mayoría de especies de eucalipto son originarias de Australia, donde desde hace muchos años, es un remedio casero natural muy popular.
Se utiliza contra resfriados, fiebres, reumatismo, mordeduras de serpientes, fiebre del heno, neuralgia y dolores musculares diversos.
Su aceite esencial es incoloro y tiene buena fama como elemento inhalatorio o para friccionar el pecho.
La cualidad más sobresaliente de este aceite es su excelente efecto en todo tipo de fiebres, ya que ejerce un acusado efecto refrescante en el organismo, produciendo una reducción de la temperatura corporal.
Es uno de los mejores aceites antisépticos, por la formación de ozono que se produce al oxidarse alguno de sus terpenos. Si pulverizamos una emulsión con un 2% de aceite esencial de eucalipto, mata los estafilococos del aire de la habitación.
Como rubefaciente, lo podemos aplicar por vía externa (siempre diluido) en los dolores musculares o reumáticos es además un remedio en la artritis reumatoide.

NO UTILIZAR DURANTE EL EMBARAZO, PERIODO DE LACTANCIA. Diluido y mezclado con otros aceites esenciales se puede administrar a bebés y niños en caso de resfriados, gripes, tos, mocos, bronquitis... con un suave masaje en la zona del pecho, la espalda y el cuello.
Fuente: este post proviene de Món d´Aromes - Estètica Natural, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos