Jardinería racional

Jardín sostenible

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La conciencia en jardinería es algo por lo que todos deberíamos preocuparnos por tener o aprender a ejercerla. Puesto que, la escasez de recursos están cada vez más presentes en todos los ámbitos de nuestra vida. 

 

La jardinería no podía ser menos, por eso la conciencia en jardinería se está imponiendo como la máxima fundamental a la hora de planificar un terreno destinado a cultivos ornamentales. 

 

Bajo mantenimiento, especies autóctonas, xerojardinería, sostenibilidad... son conceptos que cada vez se escuchan más en los ámbitos de la jardinería y el paisajismo.

  

Crear pequeños ecosistemas es crear conciencia en jardinería donde los compuestos de plantas totalmente ajenas al entorno en el que viven es una fórmula botánica en desuso. 

 

Para muchos, ya no tiene sentido llenar un parterre de flores exóticas o especies tropicales cuando nos encontramos en lugares donde las lluvias son limitadas. 

 

Sobre todo porque nos ocasionaría la necesidad de regar demasiado o tratar con productos químicos el suelo y así conseguir adaptar artificialmente las condiciones ambientales.

 

Jardín sostenible

  

El uso de especies autóctonas puede ser la solución a este problema, racionalizando así la utilización de los recursos. 

 

Ahí es donde interviene la xerojardinería, un movimiento que surgió en Estados Unidos y que pretende armonizar el uso eficiente del agua con el valor ornamental de las plantas escogidas, entre otra serie de consejos relacionados con la ecología, la eficiencia y la sostenibilidad

 

Los climas con precipitaciones escasas son los más beneficiados por estas líneas de investigación, ya que no es obligatorio someterse al despilfarro de agua para conseguir bonitos y exuberantes jardines.

 

Planificación y análisis del suelo

A la hora de configurar nuestro jardín, es importante tener en cuenta las necesidades hídricas de cada especie vegetal. 

 

 

Así separaremos por parterres las plantas que necesiten más agua de las que requieran menos cantidad. Por ejemplo, el césped y los macizos de flores irán juntos y ocuparán poco espacio al ser los que necesitan mayor irrigación. 

 

Las especies autóctonas, por su parte, serán las más numerosas, por ser las más austeras en gasto de agua.

 

Recuerda también que el sol y el viento deshidratan a las plantas. Procura protegerlas con árboles, setos, techos vegetales de trepadoras o elementos ornamentales de madera como pérgolas o celosías; eso sí, siempre teniendo en cuenta las necesidades de exposición solar de cada especie.

 

Jardín sostenible

  

Asimismo, es adecuado que analices la fertilidad, permeabilidad, salinidad y acidez del suelo, ya que en virtud de estas variables, vendrán mejor unas plantas u otras. 

 

Por ejemplo, los suelos arenosos retienen menos agua que los de arcilla, así que estos últimos son peores para tener un jardín racional. 

 

Por otra parte, si necesitas fertilizar tu terreno, no descartes el uso de métodos más naturales de abonado, como es el compostaje.

 

Plantas adecuadas

Los ejemplares autóctonos, olvidados durante mucho tiempo por los jardineros, enriquecen la diversidad de especies disponibles en cada situación concreta. 

 

 

Para climas mediterráneos, semiáridos o con escasas precipitaciones, existen multitud de variedades que nos pueden ayudar a llenar nuestro jardín de luz y viveza. 

 

He aquí un pequeño índice que puede servir de referencia, pero hay muchísimas más:

 

Trepadoras: buganvillas, clematis, glicina, hiedra, tunbergia, lonicera, guisante de olor...

 

Plantas y flores: cortaderia, clavel, salvia, cineraria, verdolaga, pimiento, verbenas, vincas, celosia cristata, azulejo, peonia, margarita, geranio, capuchina, hypericum, violeta, clavelina...

 

Árboles y arbustos: palmera, acacia, ajedrea, arce, higuera, fresno, durillo, olivo, almendro, ciruelo, roble, encina, alcornoque, sauco, madroño, boj, brezo, pino, allanto, taray, rosales, aliso, carpe, almez, espino, plátanos, cedros, cipreses, limpiatubos, eucalipto, enebro, fotinia, laurel, cotoneaster, mirto, lavanda, lantana, yucca, granado...

 

Jardín sostenible

 

Césped y sistemas de riego eficientes

¿Es realmente el césped necesario? Ésa es una pregunta reiterada para muchos paisajistas y jardineros, ya sean profesionales o novatos, que ven en este elemento vegetal un verdadero quebradero de cabeza, no sólo respecto a su mantenimiento, sino a los recursos hídricos disponibles y al gasto económico.

 

Antes de decidirse por esta bonita opción, cabe plantearse la posibilidad de otras alternativas, como es el caso de las plantas tapizantes, funcionales, decorativas y muy asequibles en cuanto a inversión de recursos y esfuerzo. Si en la zona donde vives no llueve mucho, desecha el césped.

 

Respecto a la administración del agua, siempre que sea posible recurriremos a sistemas de riego automatizados, que nos permitirán mantener el control del agua y temporizar las irrigaciones.

 

Cómo regar

Si no quieres o no puedes instalar estos sistemas y prefieres hacerlo a mano, debes saber que la resistencia a la sequía no sólo es una cuestión genética, también tiene parte de aprendizaje. 

 

 

Si acostumbramos a la planta a un exceso de riego, estaremos favoreciendo que se acostumbre a excesos de agua. 

 

Además, se produce un inadecuado desequilibro entre la parte aérea y la parte subterránea de la planta.

 

Para fomentar plantas bien adaptadas al clima, lo mejor es regar de un modo abundante y espaciado, más que en pequeñas dosis cada día. 

 

No olvides tampoco proceder a esta tarea en las primeras horas de la mañana, ya que éste es el mejor momento.

 

Jardín sostenible

 

¿Quién ha dicho que la escasez de agua sea equivalente a un jardín pobre? 

 

Como ves, en la austeridad, el consumo eficiente y el uso de plantas autóctonas está la clave para tener un hermoso jardín sin derrochar agua, lleno variadas especies, con mucho colorido y, sobre todo, respetuoso con el medio ambiente sin la necesidad de derrochar agua.

 

Imágenes/ Flickr: DominusVobiscum, Stonescape, Stonescape, Wildroof, Jeremy Levine Design

 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:

Relacionado

Un jardín sostenible se caracteriza por el uso responsable y eficiente de los recursos naturales. Este tipo de jardinería se adapta al entorno, es decir, tiene en cuenta las condicionales ambientales del territorio. Para reducir el impacto ambiental se evita el uso de pesticidas tóxicos. Además de proteger el medio ambiente, los jardines sostenibles tienen la ventaja de ser de bajo mantenimiento. ...

Con la llegada de la primavera el jardín comienza a exigirnos ciertos esfuerzos y gastos, muchas veces excesivos y motivados por distintos factores como no haber elegido las plantas adecuadas para la zona geográfica donde nos encontramos. Tener un jardín sostenible y de bajo mantenimiento nos obliga a seleccionar plantas autóctonas y a tomar otras medidas de carácter ecológico. Pero nos nos adelan ...

Las plantas usadas en jardines se conocen comúnmente como plantas ornamentales y tienen un importante uso decorativo de jardines y diseños paisajísticos de interiores. El cultivo de estas plantas representa una parte fundamental de la horticultura. Descubre más sobre los tipos de plantas que pueden usarse en los jardines con nuestro artículo. ¿Cuántos tipos de plantas existen? En el reino de las p ...

Las piscinas son el centro de cualquier jardín y por ello es importante saber qué plantas son las adecuadas para decorar estos espacio. En este reportaje te lo contamos todo

Mantener un jardín atractivo conlleva tiempo y planificación. Desde la elección de diferentes plantas y arbustos, la siembra de nuevas especies y bulbos, la siega del césped hasta el mantenimiento del mobiliario de jardín.Con la llegada del otoño y las bajas temperaturas, es normal que muchos descuiden un poco el aspecto del jardín, esperando a la brotación primaveral para volver a poner a punto e ...

Una delicada selección de plantas, no todas necesariamente autóctonas, y sobre todo la aplicación de unas técnicas de jardinería para el ahorro de recursos, hacen de este espacio probablemente el primer xerojardín educativo de España.