Blog de florencio Idea guardada 13 veces
La valoración media de 26 personas es: Muy buena

Mulching o acolchado

Protegiendo los cultivos

Utilizado durante décadas en la agricultura tradicional y últimamente reivindicado como parte de la xerojardinería o jardinería de bajo mantenimiento. 

 

El mulching es una técnica muy conocida que consiste básicamente en cubrir el suelo con distintos materiales, evitando así que el terreno quede expuesto al contacto con el aire

 

Aparte de las ventajas que ofrece desde el punto de vista del cuidado del cultivo (un suelo sin cubrir requiere más atenciones), también ofrece enormes posibilidades ornamentales en el diseño de jardines.

 

Mulching


 

El mulching se traduce habitualmente como acolchado. Esto es, se trata de abrigar el suelo, protegiéndolo tanto de las heladas en invierno como de la evaporación de agua en verano, pero también del ataque de las malas hierbas, entre otras ventajas. 

 

 Para ello, se recurre a distintos materiales, orgánicos o inorgánicos, generalmente con un espesor variable que oscila entre los 5 y 10 cm, que es lo que denominamos mulch.

 

"Las ventajas más importantes de esta técnica son que aumenta la retención de agua en el suelo, disminuye el efecto de las heladas en la planta, evita la proliferación de malas hierbas y la competencia radicular, enriquece el terreno y disminuye las labores de mantenimiento", nos explican desde Arte y Paisajes Urbanos S.L.

 

Mulching


(Imagen/ Flickr: charel.irrthum)

 

Plásticos y gravas

Entre los acolchados inorgánicos podemos nombrar los plásticos, un sistema muy común en la agricultura.

Gracias a ellos el terreno de cultivo queda a salvo de las inclemencias del tiempo, mantiene la humedad y se fomenta el desarrollo y conservación de la planta y sus frutos

Eso sí, no todos los plásticos valen para lo mismo: por ejemplo, los que son transparentes dejan pasar la luz, lo que aumenta la temperatura de la plantación y favorece su desarrollo. Por su parte, los de color oscuro suelen ser efectivos para impedir que prospere la maleza.

  Más adecuados para el diseño de jardines y el paisajismo son las piedras y rocas: los distintos tipos de gravas, marmolinas y gravillas ofrecen protección y, además, muchas posibilidades decorativas, gracias a las distintas formas y colores que podemos encontrar en el mercado. 

 

El negro de la puzolana (roca volcánica desmenuzada), por ejemplo, puede ejercer bonitos contrastes con las plantas, o en combinación con gravas blancas o rojas.

 

Grava


 

Cortezas, maderas y paja

La ventaja de los inorgánicos frente a los orgánicos es que los primeros se mantienen en perfectas condiciones durante largos periodos de tiempo. 

Sin embargo, los segundos tienen a su favor que enriquecen el terreno a medida que se descomponen, lo que supone una inyección de nutrientes para el suelo.

Cortezas y virutas de madera constituyen el mulch orgánico que ofrece una descomposición más lenta, lo que aumenta su durabilidad. 

 

Además, pueden plantear interesantes combinaciones en cuanto a decoración, imprimiendo un aire rústico a los parterres. 

 

Mulching


(Imagen/ Flickr: rfduck)

 

Otra alternativa es la paja, una opción muy recurrente en los huertos.

 

Aunque también se pueden considerar acolchados, no vamos a abundar aquí en opciones como la turba, estiércol o mantillo, recursos de sobra conocidos por los amantes de la jardinería, con numerosas ventajas para el desarrollo de las plantas (especialmente en cuanto a enriquecimiento del suelo), aunque menos interesantes en cuanto a diseño y paisajismo.

 

No olvides que los distintos tipos de mulch se pueden combinar entre sí para ganar en belleza ornamental y en protección.

 

 De hecho, es muy frecuente recurrir a todo tipo de material vegetal para preparar buenos acolchados que protejan a los cultivos de los cambios bruscos de temperatura típicos del invierno. 

 

Por ejemplo, las mezclas de corteza, hojas, ramas y turbas dan como resultado excelentes abrigos para nuestras plantas.

 

Mulching


(Imagen/ Flickr: Calin Joe)

 

Qué beneficios nos aporta

Aunque ya hemos indicado algunos de ellos, te mostramos las principales ventajas que aporta este sistema a nuestros jardines y huertos:  

- Protección frente a las temperaturas extremas y cambios bruscos de tiempo.

- Reduce la erosión de la lluvia y el viento y mantiene la estructura del suelo.

- Evita la proliferación de maleza.

- Ahorra agua
: conserva la humedad del suelo en verano, evitando la evaporación, y requiere menores recursos hídricos.

- Reduce la intensidad de los trabajos de mantenimiento.

- Los materiales orgánicos, además, nutren el suelo gracias a la descomposición.

- En el caso de los huertos, favorece el desarrollo y conservación de la planta y los frutos.

Mulching


(Imagen/ Flickr: cdsessums)
 

Cuándo tenemos que aplicarlo

Finales de primavera y principios de verano es la época más adecuada para acolchar el suelo, ya que está húmedo después de las lluvias de la primavera y podemos conservar esa humedad antes de que el calor del sol de verano comience a apretar. 

Debemos asegurarnos de que el mulch cubra toda la zona radicular, es decir, toda aquella parte del suelo donde existan raíces, para evitar que ninguna parte del ejemplar quede desprotegida.

-También te puede interesar: 5 alternativas al tradicional césped: evita esfuerzo y gastos innecesarios

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

Fertilizantes y abonos para la tierra y el suelo.

Abonos y fertilizantes orgánicos y químicos

Abonos y fertilizantes Orgánicos y Químicos. A menudo los abonos y fertilizantes químicos y orgánicos nos pueden llegar a confundir por no saber cuáles son sus diferencias más importantes, en que escenarios pueden resultar ser más eficaces unos u otros y sobre todo el desconocimiento que podemos llegar a tener. Abonos y fertilizantes Orgánicos y Químicos. A menudo los abonos y fertilizantes químic ...

Jardinería

Fertilizantes y abonos para el cuidado de la tierra

Fertilizantes y abonos para el cuidado de la tierra. La tierra en tu jardín, los fertilizantes y abonos que uses y sobre todo la calidad de la misma es parte esencial en el plan que tengas para el crecimiento de tus plantas o el rendimiento optimo de tus verduras y hortalizas. Fertilizantes y abonos para el cuidado de la tierra. La tierra en tu jardín, los fertilizantes y abonos que uses y sobre t ...

Fertilizantes y abonos para la tierra y el suelo.

El exceso de nitrógeno en el suelo del jardín y cómo enmendarlo.

El exceso de nitrógeno en el suelo del jardín y cómo enmendarlo. El exceso de nitrógeno en el suelo puede dañar las plantas de tu jardín, pero mientras que la adición de nitrógeno es relativamente fácil, eliminar el exceso de nitrógeno en el suelo es un poco más complicado. El exceso de nitrógeno en el suelo del jardín y cómo enmendarlo. El exceso de nitrógeno en el suelo puede dañar las plantas ...

Jardinería

El uso de herbicidas orgánicos en la jardinería.

El uso de herbicidas orgánicos en la jardinería. El herbicida orgánico se considera mejor para el control de malezas en el jardín, ya que no causa el agotamiento del suelo o bien daño medioambiental. El uso de herbicidas orgánicos en la jardinería. El herbicida orgánico se considera mejor para el control de malezas en el jardín, ya que no causa el agotamiento del suelo o bien daño medioambiental. ...

Jardinería

La mejora de la arcilla en el suelo de jardín.

La mejora de la arcilla en el suelo de jardín. La mejora de la arcilla en el suelo de jardín trae beneficios muy contundentes en las plantaciones que puedas hacer en tu huerto o incluso en el crecimiento y rendimiento de las flores que tengas en tu jardín.La mejora de la arcilla en el suelo de jardín. La mejora de la arcilla en el suelo de jardín. La mejora de la arcilla en el suelo de jardín tra ...