Plantas

Diario dun neno labrego Idea guardada 13 veces
La valoración media de 10 personas es: Muy buena

Cómo cultivar tomates: ¡guía de cultivo!



Si una planta tiene presencia en las diferentes huertas, esta es la tomatera. Y la presencia del tomate está omnipresente en todas las cocinas del mundo. Como producto fresco, en conserva, en salsa, seco, etc. Así que vamos a ver en el siguiente post cómo cultivarlo en nuestra propia huerta.

Pero como antes de cultivar cualquier planta lo primero hacer nuestro propio semillero para conseguir ejemplares que después nos darán unos ricos y hermosos tomates con todo el sabor del campo y totalmente ecológicos. En este post te enseño cómo hacer un semillero. Pincha aquí para leerlo.
Guía de cultivo del tomate:

Clima:

El cultivo del tomate se extiende por casi todo el mundo. Hay distintas variedades y cada una de ellas puede adaptarse mejor a unas condiciones climáticas en concreto. Pero como norma general, es una especie a la que le gustan los climas cálidos, que tolera bien el calor y la sequía y que es sensible a las heladas. Las temperaturas ideales para su cultivo son por encima de los 15 grados y por debajo de los 35 aproximadamente.

Yo suelo preparar los semilleros durante el invierno, finales de enero principios de febrero, en interior para poder trasplantar a la huerta en primavera, a finales de abril principios de mayo, en el caso de las plantas plantadas en exterior. En el caso de las plantas que planto en invernadero, lo hago a finales de marzo, principios de abril. Os hablo de mi caso que tengo mi huerta en el hemisferio norte.
Suelo:

Es una planta poco exigente en este aspecto pudiendo cultivarse en distintos suelos sin ningún tipo de problema. Sí es importante que sea un suelo que drene bien el exceso de agua y no se produzcan encharcamientos. Por lo que, si tenemos un suelo demasiado pesado donde el drenaje no fuese el adecuado, tendríamos que vigilar los riegos y en el caso de que se produzcan precipitaciones abundantes en tu zona, puede ser una buena idea favorecer mediante la incorporación de arena o algún tipo de drenaje que el exceso de agua no permanezca demasiado tiempo en el terreno.

Preferiblemente, si es posible, cultivaremos nuestras tomateras en suelos sueltos y ricos en materia orgánica.
Humedad:

Lo ideal es que la humedad se mantenga por encima del 50-55% y que no supere los 75-80 % hablo de unos porcentajes de humedad relativa para un cultivo sin problemas. No quiero decir con ello que no se pueda cultivar por encima o por debajo de estos parámetros. Es verdad que fuera de estos porcentajes también se puede cultivar pero podemos encontrarnos con algunos problemas, como por ejemplo la aparición de determinadas enfermedades. Pero eso se puede corregir con una buena aireación, en el caso de climas con un alto porcentaje de humedad, o con el tratamiento preventivo contra enfermedades provocadas por hongos, por citar algún ejemplo.
Riego:

Para mí quizás una de las tareas más complicadas y delicadas a realizar en la huerta. Y es que si nos pasamos podemos tener problemas, pero si nos quedamos cortos también. En el caso que nos ocupa, y hablo desde mi experiencia particular, es preferible hacer riegos frecuentes, pero en pequeñas cantidades, que riegos más espaciados en el tiempo pero más abundantes.

Yo utilizo el riego por goteo con programador. Durante las primeras etapas de plantación y desarrollo y en función de las condiciones climáticas de: temperatura, precipitaciones etc. riego sólo por la mañana. Aumentando a dos veces por día, una por la mañana y otra al atardecer (un par de horas antes de la puesta del sol) en los meses de más calor, con períodos de descanso si es necesario. Lo importante es que la planta no sufra por un riego demasiado abundante ni por un estrés hídrico.


El exceso o la deficiencia en los riegos nos pueden acarrear problemas pero sobre todo tendremos que tener especial cuidado durante la floración de la planta. Un exceso de riego puede provocar la caída de las flores y por lo tanto una menor fructificación o nula en los casos más graves. Y durante la recogida del fruto con los períodos de sequía. Y es que si después de un período de sequía regamos en exceso podemos provocar que se agrieten nuestros tomates.

Como digo muchas veces, lo importante es la experiencia y aplicar el sentido común. Estudiar nuestras condiciones climáticas y nuestro suelo y ser constantes y meticulosos. La observación de nuestros cultivos nos ayudará en la toma de decisiones en lo que a riego, que es el apartado que nos ocupa en esta parte del post, se refiere. Pero también nos facilitará mucho las cosas en otras cuestiones como plagas y enfermedades.
Tareas de cultivo:

A la hora de plantar nuestras tomateras tendremos que tener en cuenta el marco de plantación. Y es que cuando vamos a plantar tenemos plantas de pequeño tamaño y que con el paso del tiempo multiplicarán, considerablemente su tamaño tanto a lo algo como a lo ancho. Por lo que un marco de plantación más que suficiente, como referencia, puede ser un metro, metro y medio entre líneas y unos 50 o 60 cm entre cada planta. Con ello favoreceremos tanto la aireación como la iluminación.

Plantaremos nuestras plantas enterrando parte del tallo, cuando más mejor, para favorecer la aparición de nuevas raíces. En el caso de que ese plantado no se haya hecho en profundidad tendremos que realizar posteriormente un aporcado. Tendremos mucho cuidado en no dañar las hojas ni la yema terminal.

En el siguiente vídeo podéis ver cómo hago yo el plantado de la tomatera.



Otros aspectos a tener en cuenta y muy importantes, por lo menos para mí, son el tutorado, la poda de formación y la eliminación de "hijos" o brotes axilares.

El tutorado, que consiste en la colocación de tutores para que la planta pueda sujetarse durante su desarrollo y durante su producción, lo podemos hacer de muchas formas, en espaldera, con tutores individuales etc. Y tendremos que tenerlo en cuenta y planificarlo una vez que hagamos la plantación de las tomateras. A mí me gusta hacerlo desde el inicio lo que me facilita mucho el trabajo y me ahorra problemas de que el viento, por ejemplo, pueda partir a las plantas más pequeñas.

La poda de formación consiste en eliminar los tallos laterales y las hojas viejas para realizar así con mayor facilidad el aporcado. Esta poda la realizaremos durante el primer mes, más o menos, de plantación.

Eliminación de brotes axilares o destallado. Es una tarea muy importante para favorecer el crecimiento fuerte y sano del tallo principal y una tarea que realizaremos cada vez que sea necesaria. La eliminación de estos hijos tendremos que hacerla con un corte preciso y limpio para evitar la aparición de enfermedades y para no dañar la planta con la provocación de heridas.

En el siguiente vídeo podéis ver este proceso y una forma de tutorado para que os sirva de referencia.



Otras tareas que realizaremos durante el cultivo es la eliminación de hojas enfermas, secas o en el caso de plantas con un follaje demasiado abundante la eliminación de algunas hojas para favorecer la aireación y la maduración de nuestros tomates. Es muy importante que se produzca una buena aireación para evitar enfermedades provocadas por hongos.

Con respecto al abonado, tendremos que aportar algún tipo de abono específico para este cultivo. Pero eso siempre y cuando no hubiésemos hecho un buen abonado con estiércol al comienzo de las tareas de laboreo de nuestra huerta. Esta tarea la haremos sobre todo en las fases de más requerimiento, como pueden ser el desarrollo vegetativo de la planta, la floración y el desarrollo y crecimiento del fruto. Podemos aplicar abono orgánico como por ejemplo compost, algún abono de animal como el de conejo o regar con purín de ortigas. Son algunos ejemplos porque hay muchas opciones. También podrás encontrar en el mercado abonos comerciales ecológicos adecuados para este tipo de cultivo.
Plagas y enfermedades:

Y por último vamos a citar algunas de las plagas y enfermedades más conocidas o comunes en el cultivo del tomate. Pero quiero deciros antes de nada que un buen manejo de nuestros cultivos y una vigilancia adecuada, nos puede ahorrar mucho trabajo y muchos disgustos en este tema. Y no podemos olvidarnos de una buena acción preventiva. Que podemos realizar con fungicidas o insecticidas ecológicos como por ejemplo el purín de ortiga o el proneem foliar. Este último puede ser usado como insecticida y como fungicida y además puede ser utilizado como prevención para que las plantas sean más fuertes y resistentes a plagas y enfermedades. En este artículo puede saber más. Pincha aquí para leer el post

Sólo voy a citar, como comentaba en el párrafo anterior, algunas de las plagas y enfermedades más comunes y algún comentario sobre su tratamiento y es que necesitaríamos un post dedicado exclusivamente a este tema para tratarlo en profundidad.
Plagas:

Araña Roja, se desarrolla en el envés de las hojas provocando decoloraciones o manchas amarillentas y llegando a producir la desecación de las hojas. Hay que tener cuidado con el exceso de abonado, sobre todo el exceso de nitrógeno y eliminar malas hierbas. Vigilar los primeros estadios de crecimiento de la planta

Vasates del tomate, está provocada por un ácaro de muy pequeño tamaño. Los síntomas suelen empezar por el taño y subir hacía arriba y llegando progresivamente a las hojas. Tratar toda la planta con un insecticida y tener mucho cuidado con la propagación de la plaga mediante las tareas de cultivo. En el caso de plantas muy afectadas eliminar.

Pulgones, suelen producir deformaciones en las hojas y aunque no suelen causar, si se trata a tiempo, demasiados problemas como plaga si favorecen la propagación de diferentes enfermedades. Es conveniente realizar tareas de prevención y vigilancia para evitar una propagación de la plaga. La utilización de trampas cromáticas amarillas pueden ser una buena opción para su control.

Minador de hojas, es una plaga que no es difícil de localizar e identificar ya que las hembras adultas ponen los huevos dentro de las hojas más jóvenes y cuando las crías empiezan a desarrollarse y a alimentarse provocan unas galerías muy típicas de este tipo de plaga. La opción de las trampas cromáticas es una buena elección para eliminar a los adultos.

Otras plagas que también podrás encontrarte son: trips, orugas, gusanos del alambre etc.
Enfermedades:

Las producidas por hongos son unas de las más frecuentes. Es importante hacer una buena labor de vigilancia, no hacer plantaciones demasiado densas para favorecer la aireación de la plantación. Un buen drenaje del suelo y no realizar riegos con un encharcamiento del suelo prolongado. Así como una buena labor preventiva con el tratamiento de fungicidas ecológicos.

Mildeu, un viejo conocido para los que cultivamos diferentes hortalizas en nuestra huerta. Es una enfermedad provocada por un hongo. Tenemos que vigilar nuestra plantación sobre todo cuando tengamos un alto nivel de humedad y cuando haya bajadas y subidas de temperatura en un corto periodo de tiempo y sobre todo evitar la densidad de la plantación. Cuidado con los suelos encharcados.

Botrytis, los principales síntomas de esta enfermedad es la aparición de una zona de color gris oscura. Suele aparecer cuando el tiempo es lluvioso y su propagación es bastante rápida. Hay que tener cuidado con las heridas de las plantas para no favorecer el propagación de la enfermedad.

Chancro del tomate, una enfermedad provocada por una bacteria, una de los principales síntomas es que las hojas se suelen marchitar produciéndose una curvatura de los foliolos. Se suele trasmitir por semilla por lo que es conveniente utilizar semillas procedentes de cultivos anteriores en los que no se haya desarrollado la enfermedad. También hay que tener cuidado con las podas ya que podemos trasportar la enfermedad de una planta a otra.

Mancha negra del tomate, roña o sarna bacteriana etc. son un pequeño ejemplo de las enfermedades que os podéis encontrar. Pero con ello no quiero asustaros y si os sirve de ayuda, con unas buenas condiciones de cultivo donde respetemos los marcos de plantación, donde apliquemos riegos moderados sin encharcamiento del suelo y hagamos labores de prevención con la utilización de insecticidas y fungicidas ecológicos o favorezcamos la fauna auxiliar. No tendréis demasiados problemas con vuestros cultivos.

Y creo que esto es todo por el post de hoy. Espero que os sirva de ayuda y que si tenéis alguna duda, y puedo ayudaros, no dudéis en plantearla en la sección de comentarios del post y estaré encantado de responderos. Un saludo.

Síguenos en Facebook o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Fuente: este post proviene de Diario dun neno labrego, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Qué se puede cultivar en el huerto

Cómo cultivar guisantes

El guisante es una planta leguminosa que se cultiva por el consumo de sus semillas (los guisantes) los cuales se encuentran en su vainas. En el huerto también se cultiva por qué el guisante es un abono verde, es una planta que aporta nitrógeno al suelo mejorando la estructura del suelo. Las propiedades nutricionales del guisante son muchas: aportan muchas vitaminas, fibra y minerales al organismo ...

Qué se puede cultivar en el huerto

Cómo cultivar girasoles

El girasol es una planta que pertenece a la familia de las asteraceaes también llamadas compuestas. A esta gran familia de plantas también pertenecen hortalizas tan conocidas como las escarolas o las chirivías. Es originaria del continente Americano y tiene como una de sus características principales la forma de su flor compuesta por grandes pétalos de color amarillo que siempre buscan la luz sola ...

hortalizas y verduras huertos como sembrar o plantar ...

Guía completa de cultivo de jengibre en maceta

Este articulo pretende ser un poco la guía completa sobre el cultivo del jengibre en nuestro huerto o huerto urbano, a través de una serie de vídeos, vamos a ir viendo el proceso completo que necesitamos para cultivar nuestro propio jengibre en casa de forma sencilla y adaptada a todo el mundo desde la siembra hasta la cosecha, porque al fin y al cabo, tener nuestros propios alimentos no tiene por ...

huertos de campo cultivo ecologico ...

Cultivo de Tomates con Sabor: Viento en popa tomatera

Llevamos unas semanas que no paramos, raro ¿verdad? Desde que pasó la última helada vamos a contrarreloj. Me encantaría tener tiempo para ir contando la cantidad de cosas que estamos haciendo en el huerto, pero lo cierto es que no me da tiempo a todo lo que me gustaría hacer. Pero hoy me escapé unos minutos del mis tareas tomateras para avanzaros que si, que va todo viento en popa tomatera jeje. ...

hortalizas y verduras huertos qué se puede cultivar en el huerto ...

Tomate cherry: Explosión de sabor

Los tomates cherrys están de moda y no es casualidad por qué esta variedad de tomate enano también conocido como tomate cocktail o tomate cereza nos produce un estallido de sabor nada más morderlos. Además igual que el resto de los tomates su consumo es increíblemente beneficioso para la salud. El tomate cherry se dice que es originario del Perú donde era cultivado ya en tiempos del imperio Inca ...

cultivar tomate huerto casero tomateras ...

Cultivar tomates en maceta

Cultivar tomates en maceta.

En el compost casero que fabricamos echamos los tomates descartados del huerto, entre otros frutos, por lo que muchas veces, una vez echado el compost en el huerto para alimentar la tierra, al regar, las semillas germinan y dan lugar a plántulas diversas. Las de tomate suelen germinar de manera numerosa. En las imágenes podemos ver algunas plantitas al lado de los pimientos o las berenjenas... Tom ...

general noticias cultivo habas

Cómo cultivar Haba

Dependiendo el país donde nos encontremos las Habas también son muy conocidas con el nombre de Habichuelas. Se trata de un tipo de legumbres que aportan al organismos humano muchos nutrientes habituales como vitamina A, vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6 y B9), vitaminas C, y minerales tales como hierro, calcio, fosforo, y potasio. Muy utilizadas por los pacientes que sufren de hipertensión, co ...

huertos berza

Cómo cultivar berza gallega

La berza es la col forrajera típica de la zona norte de España. Muy cultivada en Galicia se emplea para preparar platos típicos de la zona; cocidos motañeses, guisos, potes... y para alimentar al ganado. Es una col especialmente característica por sus grandes, verdes y sabrosas hojas así como por su largo y leñoso tallo. Sus flores que aparecen en ramilletes son grandes de color blanco. Mejor épo ...

Qué se puede cultivar en el huerto

Cómo cultivar habas

Las habas son un fresco y rico alimento tradicional en la cultura mediterránea. En el huerto tienen un papel fundamental como abono verde, es importante incluir el cultivo de habas en la rotación con cultivos exigentes en nutrientes como calabacines, tomates o pimientos. Pertenece a la familia de las leguminosas como los guisantes, las judías, las lentejas y los garbanzos. Si tienes pensado cultiv ...

general noticias cultivar fresas

Cómo cultivar Fresas

Las fresas son un fruto muy rico en vitaminas C, y un 85% en su composición es agua, siendo así por ende un alimento muy bajo en calorías presentando tan solo 37 calorías en 100 gramos. En esa cantidad es posible encontrar además 0,7 gramos de proteínas, 7 gramos de hidratos de carbono y sólo 0,3 gramos de grasa. También contiene vitaminas A, vitaminas E, y una gran cantidad de vitaminas del grupo ...