Blog de florencio Idea guardada 18 veces
La valoración media de 26 personas es: Muy buena

Hierbas medicinales: importancia y usos históricos

La fuerza de las hierbas

Desde hace cientos de años las hierbas se cultivan como alimento, medicamento, aroma e incluso como protección contra el mal

Las plantas medicinales eran indispensables para curar todo tipo de dolencias, de ahí que su cultivo haya ocupado siempre un lugar especial en la historia de la jardinería.

Medicinales


(Imagen/ Flickr: gabofr)

Si bien ahora todo gira en torno a tener un jardín bonito, antes las plantas bellas eran menos importantes que las plantas útiles. En realidad la separación entre hierbas útiles y especies ornamentales sólo existe desde hace algunos siglos.

  En todas las culturas con un alto grado de civilización, como en China, la India y Egipto, las hierbas ocupaban un lugar central para los médicos naturistas. En la Edad Antigua Hipócrates fue famoso por sus excelentes conocimientos botánicos. Los griegos y los romanos llamaban a las hierbas "medicinas verdes". 

 

La extensa obra de Dioscórides les servía aquí de pauta. Este cirujano del ejército griego describió la acción medicinal de 600 plantas en la obra De Materia Médica, que durante siglos fue considerada como la doctrina en hierbas medicinales. 

 

Después de la caída del Imperio Romano la medicina apenas se desarrolló en la Europa occidental.

 

HUerto


 

(Imagen/ Flickr: vagueonthehow)

 

El papel de los monasterios

Los jardines de hierbas no volverían a aparecer hasta el siglo VI d.C. Eran sobre todo los monjes quienes se ocupaban de su cultivo, con fines alimentarios, para curaciones y celebraciones religiosas

Un parterre encerrado por una columnata formaba la base para el jardín conventual. Muy famoso era el espacio dedicado a plantas medicinales de los monjes benedictinos en St. Gallen en Suiza, donde se encontraban, entre otras cosas, ajedrea blanca, hinojo, menta, perejil, romero, salvia, ruda e incluso lirios y azucenas.  

Los monasterios alejados tenían que valerse por sí mismos. Por eso se cultivaban verduras, hortalizas, hierbas y fruta, junto a especies colorantes y oleaginosas, variedades vegetales desinfectantes y hierbas para hacer cerveza amargas (como hiedra terrestre, milenrama, apio de montaña, arrayán brabántico, santónico y romero).

 

El cuidado de enfermos también solía ser una tarea de los monjes, que les daban a los pacientes sus remedios naturales. De esta manera, los conocimientos sobre las hierbas no se limitaron a los jardines conventuales, sino que también penetraban poco a poco en los alrededores. 

 

Los aldeanos que no tenían dinero para comprar especies medicinales, las cultivaban ellos mismos. Los más adinerados las compraban y otras, las aromáticas, las usaban como ambientadores. 

 

Cuando, más tarde, las autoridades municipales se hicieron cargo de los enfermos, los farmacéuticos empezaron a crear jardines de hierbas en las ciudades.

 

Huerto


 

Grandes libros de hierbas ilustrados

Desde la baja Edad Media cada vez más plantas se consignaban por escrito. El libro The herball de los ingleses John Gerard y Nicholas Culpeper era muy famoso. Las diferentes órdenes religiosas intercambiaban especies y conocimientos sobre ellas, que se registraban en libros de hierbas propios.  

Sin embargo, algunas historias e ilustraciones fueron copiadas un tanto descuidadamente o empezaron a vivir su propia vida.

 

Así, por ejemplo, según diferentes libros de hierbas, aquél que desenterrara la raíz del manglar se moriría en el lugar mismo. A pesar de ello, estos manuales obtuvieron cada vez más estatus oficial y se usaron también como material de estudio para cirujanos.

 

Con el tiempo las guías de hierbas tuvieron mejores ilustraciones y la información se volvió cada vez más científica. Gracias a la invención de la imprenta, en el siglo XV, los conocimientos médicos se divulgaron cada vez más y alcanzaron a un grupo de lectores más amplio.

 

Libro


 

(Imagen/ Flickr: BioDivLibrary)

 

Las hierbas obtienen un lugar propio

En el siglo XVII un jardín se solía ver como una expresión artística de la élite; además de hierbas, la colección de plantas también comprendía cultivos ornamentales exóticos. 

Tenía que haber algo atractivo para ver, así que se disponía de más espacio para plantas herbáceas de colores claros como la caléndula o la manzanilla amarilla, mientras que plantas parásitas como la menta y la jabonera rocosa pasaban a segundo término.  

Finalmente las hierbas acabaron alojándose en el huerto, donde sobre todo las especies que se utilizan en la cocina siguieron siendo valoradas como condimentos. 

 

Y, mientras tanto, al entrar en este nuevo milenio, se observa una fuerte tendencia a volver a aplicar las hierbas en el arriate ornamental.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

Plantas y hierbas medicinales

Jardin de plantas y hierbas medicinales

Jardín de plantas y hierbas medicinales. Las hierbas y plantas medicinales se han cultivado por sus propiedades curativas desde hace más de 5.000 años. Emperadores chinos, doctores antiguos hindúes y prácticas médicas egipcias durante la época de los faraones buscaron los usos médicos de un millar de diferentes hierbas y plantas medicinales. Jardín de plantas y hierbas medicinales. Las hierbas y p ...

Jardinería

Cuidado y mantenimiento de las plantas.

Cuidado y mantenimiento de las plantas. El cuidado y el mantenimiento de las plantas es importante para mantener tu nuevo paisaje con un aspecto saludable y atractivo, así como para mantener el siguiente período de floración con una garantía plena, pero para ello debes tener en cuenta algunas pautas importantes para un cuidado y mantenimiento adecuados. Cuidado y mantenimiento de las plantas. El c ...

acolchado jardin jardines ...

Mulching o acolchado

Protegiendo los cultivos

Te contamos todo sobre el mulching. Utilizado durante décadas en la agricultura tradicional y últimamente reivindicado como parte de la xerojardinería o jardinería de bajo mantenimiento, el mulching es una técnica muy conocida que consiste básicamente en cubrir el suelo con distintos materiales, evitando así que el terreno quede expuesto al contacto con el aire.