Blog de florencio Idea guardada 133 veces
La valoración media de 376 personas es: Muy buena

Las mejores palmeras para interiores




Hola amigos, ¿Cómo estáis? Hoy os hablamos de las palmeras para interior porque son unas de las plantas que mejor que adaptan a nuestros hogares.

Son una buena inversión para nuestra casa no solo por su valor ornamental, sino también por la gran gama que tenemos para elegir. Existen palmeras para todos los gustos de diversas formas y colores.

A la hora de elegir nuestra palmera, es muy importante tener en cuenta el tamaño que esta alcanzará. La maceta y el lugar elegido donde la coloquemos será fundamental en función de su tamaño.

Cuidados

Los cuidados de las palmeras son en general muy sencillos y fáciles.

En épocas de calor debemos regarlas en abundancia e ir moderando con la llegada del frío. Al estar en una maceta, necesitan más agua de lo normal, pero debemos tener cuidado con los encharcamientos (nunca podemos pasarnos). 

Al igual que con otros árboles, al estar en interior, necesitará más cuidados que en exterior.



Es conveniente también incorporar un sustrato fertilizante líquido o de liberación lenta.

La luz es un factor esencial para las palmeras. Acercarla a una ventana la ayudará a crecer mejor. También podéis utilizar fluorescentes como alternativa.

Es muy importante mantener las palmeras limpias para protegerlas de plagas y enfermedades.

La araña roja, la cochinilla y el pulgón son grandes enemigos de las palmeras.

Hay que limpiar el polvo de las hojas.
 

Diferentes tipos                                   

Algunos de los ejemplares más comunes que podéis adquirir son:

La Areca

La Areca (Chrysalidocarpus Lutescens), también conocida como palmera amarilla, es de la familia de las arecaceas. Se caracteriza por la coloración amarillo-verdosa de sus hojas. Es originaria de las zonas cálidas y húmedas de África y Asia, pero ha demostrado una gran adaptación a espacios cerrados.



Aunque es una planta que puede vivir totalmente expuesta al sol, la Areca prefiere la semisombra. Si la tienes dentro de una casa, lo recomendable es tenerla cerca de una ventana. En verano es importante que la luz del sol no le dé directamente ya que puede quemar las hojas más recientes. A pesar de todo esto, si no obtiene la luz suficiente, tiende a debilitarse, así que hay que tener especial cuidado en este aspecto.

Al tratarse de un ejemplar semitropical, es muy importante la temperatura del ambiente donde se encuentra. Por debajo de 15ºC no es recomendable tener la Areca.

El riego es otro aspecto fundamental a tener en cuenta. Esta planta necesita un ambiente húmedo para no marchitarse. Debemos estar atentos del estado de la tierra para que esté lo más mojada posible sin llegar a encharcarla. Durante el frío se recomienda pulverizar las hojas una vez por semana. Este gesto se debe intensificar en los meses de más calor.

En cuanto al abono, se debe realizar una vez a año, preferiblemente en primavera. Durante el verano es aconsejable utilizar un abono líquido disuelto en el agua cada 15-20 días.

Aprendiendo a cuidar nos muestra, en su tutorial, todos los secretos de esta planta.


Chamaedorea elegans

La Chamaedorea elegans, también se conoce como Camadorea. Proviene de la familia de las Arecaceae. Es originaria de países de Centroamérica como México y Guatemala. Es una de las palmeras más cultivadas como plantas de interior.



Se trata de un ejemplar pequeño, que no mide más de 2 metros de alto, mientras que cultivada en el interior puede medir solo 80 cm. Esta palmera crece en suelo suelto, fértil y levemente ácido; aunque se adapta muy bien a macetas de 15 cm de profundidad.

Se caracteriza por tener varios tallos delgados. Sus hojas son muy parecidas a la de la Kentia. En cuanto a sus flores, aparecen en el tronco en forma de brotes sin pétalos. Se suelen cortar porque son consideradas 'antiestéticas'.

En cuanto a la luminosidad, la Chamaedorea elegans prefiere sitios luminosos sin luz solar directa, aunque puede vivir en entornos poco luminosos. Se encuentra cómoda en ambientes con una temperatura cerca de los 22ºC y crece con mayor dificultad con menos de 13ºC o más de 27ºC.

Debido al ambiente seco de los hogares, es muy común que se le sequen las puntas de las hojas. Para evitarlo es aconsejable pulverizar la planta regularmente
 

Palmera Enana

Se la conoce por varios nombres como: palmera enana, palmera pigmea, palmera robeleni, datilera pigmea, palmera de Roebelen, palma fénix robelini, palma fénix enana o datilera enana. Es originaria de Laos. Es considerada como uno de los ejemplares más finos y elegantes.

Suele tener una altura máxima de 5 metros pero generalmente no se suelen ver de más de un metro.



En cuanto a la luz, la palmera enana se debe situar al sol o a media sombra en zonas cálidas. Si la colocas es semisombra o en sombra total se le apaga el color. En espacios interiores se tiene que situar en un lugar con buena luz, de lo contrario, no crecerá adecuadamente.

Puede resistir temperaturas hasta de -3ºC pero siempre que sea por poco tiempo. En interiores demasiado secos se debe pulverizar a diario para crear un ambiente húmedo a su alrededor.

Esta palmera tolera diferentes tipos de suelo pero siempre bien drenados. Prefiere tierras ligeras y ricas en materia orgánica. En verano se debe regar alrededor de 2 veces por semana y en invierno, únicamente, 2 veces al mes.


Kentia

La Kentia o Howea Fosteriana es la más típica y una de las variedades que mejor crecen en el interior de una casa.



Es una palmera muy exigente con la luz. Se desarrolla con normalidad en penumbra pero su situación ideal es con mucha luz pero sin exposición al sol. Es una planta muy sensible a los cambios, por eso si quieres cambiarla de una habitación luminosa a otra más oscura hay que hacerlo gradualmente.

Se desarrolla muy bien en los ambientes secos de los hogares; ese es el motivo por el que aguanta mucho mejor la sequía que el riego excesivo. Este suele provocarle varios problemas como manchas rojas, pérdida de color, puntas secas o hasta la muere. En cambio, la falta de agua puede afectar al color verdoso de sus hojas. En periodos estivales debe aumentarse el riego, ya que es la temporada de crecimiento.

Es una planta que requiere unas temperaturas lo más constantes posibles, preferiblemente alrededor de 24ºC. Tampoco aguanta las corrientes de aire ya que producen daños irreversibles en sus hojas.

La plaga más común en este ejemplar es la araña roja y la cochinilla. Para prevenirlas es aconsejable pulverizar con agua tibia las hojas, especialmente en los meses de verano. También es muy sensible a enfermedades como los hongos.

En el siguiente vídeo, Garden Catalunya Plants te explica las características y cuidados de este tipo de palmera.


(Fuentes: Hogarmania, Verdecora, Infojardín)
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos