comunidades

Mandacaru (Cereus jamacaru)

El Cereus jamacaru es un cactus grande
Imagen – Wikimedia/Josenildo Bezerra da Silva

El Cereus jamacaru es un cactus muy especial, ya que no es el típico que encontraríamos en una región que está casi siempre seca. Aunque no le gusta tener las raíces encharcadas, tampoco es de los que soporten los largos períodos de sequía como otros. Pero esto, cuando hablamos de este tipo de plantas, lleva como acompañante un pequeño inconveniente: necesita protección contra las heladas.

Y es que los cactus que viven en las mismas condiciones que nuestro protagonista no han evolucionado para soportar las bajas temperaturas puesto que en sus hábitats naturales no las hay. Por este motivo, cuidar de un Cereus jamacaru puede no ser todo lo fácil que se podría pensar.

Origen y características del Cereus jamacaru

El Cereus jamacaru es un cactus arbóreo
Imagen – Wikimedia/Siam 07

Se trata de un cactus columnar endémico de Brasil, en concreto lo encontramos, entre otros estados brasileños, en Río Grande do Norte, Bahia, Minas Gerais y Pernambuco. Recibe el nombre común de mandacaru, y es una planta que con el paso del tiempo llega a medir hasta 9 metros de altura. Los tallos son más bien delgados, de no más de 15 centímetros, aunque el tronco principal sí supera los 40 centímetros.

Es una planta espinosa. Tiene de 5 a 7 espinas radiales de 1,5 centímetros de longitud, y de 2 a 4 centrales que miden de 8 a 20 centímetros de largo. Las flores solo aparecen en los ejemplares maduros, y tienen una longitud de hasta 25 centímetros. Son de color blanco, y cuando son polinizadas producen un fruto rojizo de unos 10 centímetros de largo que contiene numerosas semillas pequeñas.

Cuidados del Cereus jamacaru

El mandacaru es una planta interesante para tener en un jardín. Tiene un ritmo de crecimiento rápido cuando el clima es cálido, y durante la época de floración se llena de flores. Si bien es cierto que tendremos que resguardarlo si hay heladas, el resto del año crecerá muy bien en el exterior.

Además, no suele tener problemas de plagas ni enfermedades importantes. Pero ojo: esto no significa que no pueda tenerlas. Y es que si regamos más de la cuenta, o si la tierra es muy compacta y no deja pasar el agua, entonces los hongos patógenos podrían causarle serios problemas. Por eso, vamos a ver cómo se cuida:

Clima

¿Te gustaría tenerlo fuera todo el año? De ser así, ten en cuenta que lo ideal es que no baje de los 0 grados. Es posible que los ejemplares adultos y aclimatados puedan aguantar heladas débiles y esporádicas de hasta los -2ºC, pero no recomendamos exponerlo a esas temperaturas sin protección.

Ubicación

El Cereus jamacaru es tropical
Imagen – Wikimedia/Siam 07

Exterior: estará bien en una rocalla por ejemplo, o en maceta, pero siempre en una zona soleada, o como mínimo en una donde haya mucha claridad.

Interior: en caso de tenerlo en casa, se le buscará una habitación en la que haya mucha luminosidad; es decir, en la que se vea bien durante el día sin necesidad de encender ninguna lámpara.

Tierra o sustrato


Jardín: es importante que el suelo sea de tipo arenoso, y ligero. De este modo, el drenaje será correcto para el Cereus jamacaru.

Maceta: rellénala con una mezcla a partes iguales de turba negra y perlita. Una alternativa podría ser sustrato para cactus, pero ha de ser de alta calidad (como este).

Riego

El riego será escaso, pero algo más frecuente que el que le daríamos a otro cactus. Es decir, durante la primavera, y especialmente en verano, lo regaremos una vez a la semana. Si se da el caso de que hay previsión de lluvias o de que llueve cuando tenemos que regarlo, no lo regaremos porque con el agua de lluvia tendrá más que suficiente.

Si lo vas a cultivar en maceta, no es buena idea ponerle un plato debajo. Piensa que cuando riegues, el agua se irá para abajo y se quedará en el plato. Si no se quita, las raíces con el paso de los días se pudrirán y morirán.

Abonado

El abonado del Cereus jamacaru se hará durante toda la primavera y el verano. Utiliza un abono para cactus, preferentemente líquido (como este), después de leer las indicaciones del envase, ya que es importante no superar la dosis recomendada puesto que se pondría en riesgo a la planta.

Multiplicación

Se multiplica por semillas y esquejes. La época adecuada es la primavera, una vez que ya se ha establecido y el frío ha quedado atrás.

Semillas: las semillas del mandacaru son muy pequeñas, por lo que se deben sembrar en macetas con tierra para cactus procurando no enterrarlas mucho. De hecho, lo mejor es ponerlas sobre la superficie del sustrato, y echarles un poco de sustrato por encima. Pon el semillero en el exterior, en una zona luminosa, y mantén la tierra húmeda.

Esquejes: se cortarán trozos de unos 30 centímetros como mínimo. Después, se dejarán secar en semisombra una semana, y por último se plantarán en macetas cuyo diámetro sea de unos 20 centímetros, con turba mezclada con perlita a partes iguales.

Trasplante

El Cereus jamacaru es una planta espinosa
Imagen – Wikimedia/Marcelo Silva de Carvalho Delfino

Si quieres plantarlo en el jardín, hazlo cuando haya terminado de enraizar en la maceta, es decir, cuando se le salgan las raíces por los agujeros de drenaje, y cuando sea primavera.

En caso de tenerlo en maceta, el Cereus jamacaru necesitará otra más grande cada 2 o 3 años.

Plagas y enfermedades

Es resistente, pero puede tener cochinillas en los tallos, pulgones en los capullos florales, o incluso hongos como el fitóftora o la roya. Por este motivo, es necesario que se mantenga bien regado y abonado, ya que así se minimizará el riesgo de que acabe con alguna.

Rusticidad

No soporta las heladas.

¿Qué te ha parecido el Cereus jamacaru?

Fuente: este post proviene de Ciber Cactus, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Imagen – Flickr/Booman Floral Hay muchos cactus que pueden usarse como plantas colgantes, pero el Epiphyllum anguliger es muy especial. Sus tallos son muy vistosos, y como se mantienen verdes du ...

Imagen – Wikimedia/Josenildo Bezerra da Silva El Cereus jamacaru es un cactus muy especial, ya que no es el típico que encontraríamos en una región que está casi siempre seca. Aunque no le gusta ...

Imagen – Wikimedia/Petar43 El Pilosocereus azureus es un cactus con tallos columnares y espinosos con un gran valor ornamental. Aunque crece a un ritmo que podríamos describir como lento, no es ...

Los cactus del género Hylocereus se caracterizan por ser plantas de buen tamaño, además de por producir flores de una extraordinaria belleza. Aunque por desgracia estas son nocturnas, merece la pena d ...

Etiquetas: Cactus

Recomendamos

Relacionado

Cactus

Cereus peruvianus f monstruoso El Cereus peruvianus es un cactus columnar que se tiene mucho e interior, pero que en realidad es mejor tener en una zona donde haya más luz. Tiene un ritmo de crecimiento lento pero no demasiado, hasta el punto de que en un año puede llegar a medir de 30 a 50 centímetros más si se dan las condiciones adecuadas, de modo que es interesante cultivarlo en una maceta gra ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik El Gymnocalycium saglionis es un cactus globular con espinas afiladas que le otorgan un valor ornamental maravilloso. Además, soporta bien los períodos de sequía cortos, por lo que puede pasar varios días sin recibir una sola gota de agua. Por si fuera poco, produce flores de buen tamaño. Así pues, ¿por qué no hacerse con uno? A continuación vas a poder ave ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Gonzalodutto El Echinopsis chamaecereus es el típico cactus que queda genial en macetas que son más anchas que altas puestas en el exterior. No crece mucho en altura, pero sus tallos pueden medir varios centímetros. Aunque sin duda son sus flores lo que más gusta de esta especie, ya que son grandes y de un color rojo precioso. Además, es un cactus que no te exigirá demasia ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Cristóbal Alvarado Minic Los cactus del género Epiphyllum se caracterizan por muchas cosas, pero sobre todo por sus magníficas flores. Estas son grandes, generalmente blancas, y con una esperanza de vida muy limitada. Son plantas de rápido crecimiento, las cuales son ideales para cultivar en una maceta grande, o en el tronco de un árbol. Eso sí, tienen un inconveniente y e ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Petar43 Los Gymnocalycium son unos cactus que siempre quedan bien en una terraza. Son plantas pequeñas que rara vez superan los diez centímetros de diámetro y los veinte de altura, así que es muy fácil tenerlos vigilados y bien cuidados. Hay alrededor de 70 variedades, siendo muchas de ellas fáciles de conseguir algo que sin duda te alegrará, ya que las flores que producen ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Wer?Du?! Los cactus del género Eriosyce son unos de los más especiales. Su ritmo de crecimiento es lento, pero eso no impide que sean unos de los más apreciados por los aficionados a este tipo de plantas. Claro que lo pone bastante fácil: son muchas las especies que se quedan pequeñas, y la mayoría por no decir todas producen flores preciosas. El género se compone de unas ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Petar43 La Matucana madisoniorum es un cactus de pequeño tamaño ideal para principiantes. Es muy resistente a la sequía, pero no tanto a los encharcamientos, de modo que no hay que regarlo con mucha frecuencia. Si hablamos de su ritmo de crecimiento, es bastante lento. Podemos comprar una planta en maceta de 5,5 centímetros de diámetro, plantarla en otra de 8,5cm y olvidar ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Anja Disseldorp Los Melocactus son un género de cactáceas muy peculiares, especialmente cuando florecen. Su ritmo de crecimiento es considerablemente lento, por lo que se pueden cultivar en macetas durante un largo tiempo. Pero hay que decir que son también unos de los que viven en climas un poco más cálidos que los que estamos acostumbrados a ver en los viveros. Así que l ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/FoeNyx La Hatiora gaertneri (o como se la conoce ahora Schlumbergera gaertneri) es un cactus epífito caracterizado por producir flores muy bonitas, tanto es así que ha recibido el Premio de Mérito de Jardín de la Royal Horticultural Society (RHS). Es una especie con un valor ornamental asombroso, ya que además su mantenimiento es relativamente sencillo. De hecho, aunque ha ...

Cuidados

Imagen – Wikimedia/Chmee2 // Ferocactus townsendianus Las plantas del género Ferocactus son de las más interesantes cuando quieres tener una bonita rocalla, un jardín con plantas de regiones áridas, o una colección de suculentas curiosa. Son muy conocidos por el nombre de biznagas, y sin duda destacan por sus espinas: fuertes, afiladas y a menudo de colores realmente bonitos. Por el tamaño q ...