comunidades

Nuevos proyectos y la latencia de las semillas

Este artículo es original de Fernando PGARDENS de Personal GARDEN Shopper
 

 

 

 

 

 

28. Nuevos proyectos y la latencia de las semillas.

En este episodio del Podcast de Jardinería y Paisajismo, Claudio y yo, hablamos sobre los nuevos pequeños proyectos complementarios que lanzamos este 2022, para pasar luego a abordar el tema del episodio; La latencia de semillas.

Si te quieres sumar al nuevo proyecto de Claudio “Los correos del Jardinerista” te tienes que apuntar en su web, dejando tu e-mail en el formulario que encontrarás abajo del todo en este enlace https://claudiodoratto.com/

Si eres jardinero y te quieres apuntar a mi nuevo proyecto “Plus Gardener”, te puedes suscribir en este enlace https://cursosdejardineria.com/#gardener para que obtengas el acceso al grupo privado de Telegram, donde el 17 enero comencé ya a publicar vídeos con toda la información que no se puede publicar en abierto en You Tube, con información interesante si eres jardinero.

Te comparto píldoras de valor sobre el día a día en la gestión de uno de mis proyectos, la gestión de una empresa de jardinería en España compuesta por 14 personas. 

Aprende con vídeos privados cuánto tardamos en hacer los trabajos, como gestiono el negocio, trucos de jardinería, observaciones puntuales y mucho más desde el punto de vista de la práctica diaria, ya sabes de la teoría al hecho va un trecho! 

No dudes en dejar tus comentarios, opiniones o consultas más abajo en el apartado de comentarios

PERÍODO DE LATENCIA DE LAS SEMILLAS

Las semillas permanecen inactivas hasta que se dan las condiciones adecuadas para germinar, es decir, una buena temperatura, así como cierto grado de humedad y, en algunos casos, de luz. Si estas condiciones están presentes, una semilla que no esté en período de latencia germinará tan pronto como haya absorbido la cantidad de agua necesaria. En zonas con veranos cálidos e inviernos fríos, o en lugares donde se da una alternación de estaciones secas y húmedas, la latencia evita que las semillas germinen nada más madurar, al final de su fase de desarrollo, con lo que las plántulas se morirían a causa del frio, el calor o la sequía. La latencia también permite retrasar la germinación de las semillas con el fin de reducir la competitividad entre los vástagos. Normalmente, el periodo de la latencia de las semillas se consigue por diversos medios, entre ellos el recubrimiento de la semilla con una cascara dura llamada pericarpo, o bien la inmadurez o la inhibición química del embrión. Dependiendo del grado de persistencia del período de inactividad, se habla de latencia ligera, intermedia o intensa. Los jardineros pueden superar el período de latencia de diferentes maneras. En todo caso, es importante que las semillas, una vez preparadas para la germinación, se mantengan estables, pues cualquier cambio en las condiciones, como un incremento del calor, sequedad o pérdida de oxígeno, comportará un nuevo período de latencia extremadamente difícil de romper.

LATENCIA DE LAS CUBIERTAS DE LAS SEMILLAS

Algunas cubiertas de semilla presentan una impermeabilidad que se ve disminuida gradualmente por las bajas temperaturas hasta que, finalmente, acaban cayendo por la acción de las bacterias y los hongos del suelo. Puesto que una semilla no germina hasta haber absorbido cierto grado de humedad, la sequedad de la cubierta de la semilla cuando está madura también produce inactividad. La escarificación o degradación física de la cubierta de la semilla permite que la humedad alcance al embrión. Esto puede lograrse frotando las semillas contra una superficie abrasiva como papel de lija, o, en el caso de las semillas grandes, rompiéndolas con una navaja. Manipule sólo una zona pequeña y procure no dañar las semillas. A nivel industrial, las semillas se tratan con ácido, pero este método resulta demasiado peligroso para un jardinero. Recoger las semillas tan pronto como alcanzan su máximo desarrollo (pero al principio del desarrollo de la cubierta de la semilla) reduce el tiempo de descomposición de la cubierta, de forma que la germinación es más segura. Las semillas de las prímulas germinan casi de inmediato si se siembran nada más alcanzan su grado máximo de madurez, pero antes de que se sequen, pues una vez secas tardan mucho más en germinar y liberarse de la vaina de forma natural. Si dejamos las semillas del carpe (Carpinus betulus) en el árbol hasta mediados de invierno, la cubierta de la semilla se endurecerá y la germinación y se retrasará de dos a tres años. Las semillas que presentan una película impermeable en la cubierta, como las de Gleditsia y Fremontodendron, pueden sumergirse en agua caliente. Ésta extraerá la capa impermeable, permitiendo que la semilla absorba agua. Someter las semillas a un cambio de temperatura-proceso denominado estratificación-bien sea antes o después de la siembra, es la opción más sencilla y con frecuencia la más efectiva, ya que intenta emular el proceso natural. Las semillas de las plantas alpinas, los árboles resistentes y algunos arbustos responden bien a este tratamiento. El período de enfriamiento depende de la persistencia de la latencia. Las semillas con una inactividad ligera podrían necesitar entre tres y cuatro semanas, las de intermedia necesitan de cuatro a ocho semanas y las de inactividad profunda entre ocho y veinte. Cuando el 30 % de las semillas hayan desarrollado raíces embrionarias, significa que ya pueden sembrarse.

LATENCIA DEL EMBRIÓN

En algunas plantas, como las orquídeas, el acebo (Ilex) y algunos arbustos del género Viburnum, cuando la semilla madura el embrión aún no ha alcanzado el pleno desarrollo, lo cual da lugar a una latencia compleja. Tras la dispersión, las semillas con embriones rudimentarios o inmaduros no germinarán hasta el posterior desarrollo del embrión. Normalmente, esto se puede lograr sometiendo durante 60 días las semillas a una temperatura de 20 °C, como ocurre durante el primer verano, tras la dispersión de semillas maduras, en su medio natural. Una vez el embrión ha madurado totalmente, la germinación puede continuar, aunque algunas semillas también pueden presentar una latencia química o de cubierta, como las de Fraxinus excelsior o las peonías. Estas condiciones se alcanzan manteniendo, por medios naturales o artificiales, las semillas a 1-2 ‘C de ocho a veinte semanas para que germinen durante la segunda primavera.

LATENCIA QUÍMICA

Las semillas contenidas en frutos carnosos, como los de magnolia, rosa o Sorbus, con frecuencia ven inhibida la germinación por un agente químico situado en la cubierta de la semilla, que, por lo general, se degrada cuando pasa por el tramo digestivo del animal. Para superar esta latencia, debe separarse la pulpa de las semillas antes de que maduren. Algunas semillas son incitadas a germinar mediate sustancias químicas causadas por el humo, fenómeno que tiene lugar en regiones en donde abundan los incendios forestales, como Australia y Sudáfrica. Las sustancias contenidas en el humo provocan la germinación de las semillas una vez quemadas las plantas existentes, con lo que se reduce la competitividad entre las plántulas. En el pasado, algunas semillas se trataban por calor directo, e incluso en la actualidad es posible someter a la acción del humo semillas difíciles de germinar sin calor o sin someterlas a soluciones químicas. El fuego también actúa rompiendo o dañando las duras cubiertas de algunas semillas, como las de mimosa (Acacia), con lo que se facilita la germinación.

CONDICIONES NECESARIAS PARA LA GERMINACIÓN

Antes de que una semilla seca pueda empezar a desarrollarse debe volver a hidratarse, pues el agua hace que la cubierta de la semilla se hinche y estalle. La mayoría de semillas doblan su tamaño antes de germinar. El desarrollo del embrión de la semilla consiste en un proceso bioquímico complejo y se requieren grandes cantidades de oxígeno para liberar las reservas energéticas de la semilla. Si el suelo o substrato es muy compacto O está congelado, anegado o calcinado, el oxígeno no llegará al embrión y éste no será capaz de respirar. Normalmente, el aumento de las temperaturas durante la primavera favorece la germinación, lo que permite que las plántulas tengan tiempo de establecerse antes del siguiente invierno. Las temperaturas adecuadas para cada planta varían de forma considerable: mientras que Fraxinus excelsior germina a 2 °C, una vez finalizado su período de latencia, las semillas de los geranios germinan mejor a 25 °C. La temperatura media suele ser de 8-18 °C en climas templados o de 15-24 °C en climas cálidos. A temperaturas altas la germinación se puede ver retrasada. Por otro lado, proporcionar calor en exceso mediante medios artificiales resulta caro y puede causar una latencia secundaria. Algunas especies necesitan luz para germinar, en especial las de semillas muy finas, que apenas cuentan con nutrientes de reserva para alimentar al embrión. Ejemplos de ello son mastuerzos (Lepidium sativum), la lechuga (Lactuca) y el abedul (Betula). Se puede utilizar luz artificial, aunque para cubrir semillas sembradas a poca profundidad en substrato o cubrirlas superficialmente con vermiculita, debería bastar la exposición a la luz natural durante la primavera y el verano. Casi todas las semillas, si se siembran a una profundidad excesiva, pueden morir o permanecer inactivas, ya que no pueden reconocer cuándo la luz de la superficie es suficiente para desarrollarse. Como regla general, es mejor cubrir las semillas a una profundidad que sobrepase su propio tamaño. Algunas semillas pueden detectar los niveles de rojo de la luz para evitar germinar a la sombra, como bajo los árboles, donde las hojas verdes absorben las ondas de color rojo.

CÓMO GERMINA UNA SEMILLA

Existen dos formas básicas de germinación de las semillas. Las plantas como el tomate (Lycopersicon) y el haya (Fagus) emergen elevando los cotiledones por encima de la superficie (germinación epigea) al mismo tiempo que se desarrolla la radícula. Si el tejido apical se congela o muere, el crecimiento se detiene. La germinación hipogea tiene lugar en plantas como el guisante (Pisum), la encina (Quercus) y algunos bulbos, en los que los cotiledones y la reserva alimenticia permanecen en el suelo con la raíz. El vástago en crecimiento emerge únicamente cuando se forman las primeras hojas verdaderas. Si la semilla se encuentra a la profundidad suficiente, tendrá una buena oportunidad de sobrevivir en el caso de que el vástago apical resulte dañado ya que podrá producir un segundo brote o brotes. La germinación hipogea supone una dificultad para los jardineros, porque pueden transcurrir varios meses después de la germinación antes de que sea visible cualquier señal de crecimiento. Una vez iniciada la germinación, si los niveles de humedad, luz, aire o calor disminuyen, la semilla puede morir rápidamente.

HIBRIDACIÓN

El intercambio de material genético materno paterno en las plantas mediante la producción sexual de semillas resulta fundamental para que la planta se adapte al medio, y puede y explotarse para cultivar nuevas plantas (híbridos) con un mejor color, forma, hábito, resistencia a enfermedades o aroma según la necesidad del jardinero. Un híbrido es un cruce entre dos plantas diferentes. Las diferencias pueden ser mínimas si se trata de dos variedades de la misma planta, o mayores si el cruce tiene lugar entre dos especies distintas. Ocasionalmente, el hibrido puede darse incluso entre dos géneros distintos. (Un cultivar abreviatura de variedad cultivada suele ser un hibrido pero no siempre es así. También puede tratarse de una variedad conocida de una especie, como es el caso de las mutaciones ocurridas de forma espontánea en la naturaleza.) Si los híbridos resultan del cruce entre dos plantas no relacionadas entre sí, por lo general el vástago se desarrollará con un gran vigor, como ocurre con los cruces de perros. Por el contrario, las plantas que se han autopolinizado durante varias generaciones tienden a perder vigor, al igual que los perros de raza. En la hibridación industrial, las plantas progenitores se separan durante un tiempo para averiguar si son estables y luego se seleccionan dos ejemplares con algunas de las características deseadas, uno de ellos como progenitor femenino y el otro como masculino. A las flores del progenitor femenino se les extraen lo más pronto posible los estambres para evitar la autopolinización, tras lo cual son polinizadas manualmente con polen del progenitor masculino para garantizar la procedencia de cada semilla. Además, el progenitor femenino se protege de la acción de los insectos polinizadores cubriendo la planta o las flores con una bolsa hasta que se forman las semillas.

CÓMO HIBRIDAR UNA PLANTA DE JARDÍN

Aunque conseguir un híbrido estable por lo general resulta una tarea cara y laboriosa, el jardinero aficionado puede disfrutar experimentando con esta técnica. Algunos géneros como el de las dalias, los lirios o las rosas, tienden a hibridarse por ellos mismos sin demasiado esfuerzo, y los resultados suelen ser bastante buenos. De hecho, muchos hibridos que se pueden encontrar en la actualidad en el mercado fueron producidos originalmente por jardineros aficionados. La hibridación casera no es demasiado complicada, pero require una aproximación metódica y cierta dosis de paciencia. Resulta de utilidad concentrarse en una especie o género y dedicarse a la obtención, por ejemplo, de tritomas de grandes flores, que resisten una temperatura de hasta-20 ‘C. o de una gran variedad de amapolas dobles. Investigue las distintas especies o géneros con el fin de encontrar alguna característica que desee para su híbrido. Seleccione entonces los progenitores adecuados y empiece a hibridar, entrecruzando y volviendo a cruzar hasta dar con el ejemplar deseado. Aunque las plantas difieran en la forma de las flores, el procedimiento para realizar la hibridación es básicamente el mismo (para más detalles, véase Rosas, págs. 116-117). Las herramientas necesarias son: varios pinceles delgados y pequeños para transferir el polen; un par de fuertes pinzas y unas tijeras afiladas; etiquetas; una malla delgada 0 bolsas para cubrir las flores polinizadas, y un cuaderno de notas para registrar todos los cruces.
 

Fuente: este post proviene de Personal GARDEN Shopper, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: podcast

Recomendamos

Relacionado

semillas

Aunque depende que semillas utilicemos (no todas tienen la misma tasa de germinación) que utilicemos y su nivel de estratificación (capa sólida que impide germinación fácil) , con este proceso podemos acelerar hasta en un 20% el tiempo en el que tarda en salir la plántula. Consiste en aportar calor y humedad. Vamos a intentar darle a la semilla las mejores condiciones de germinación basadas en a ...

huertos como plantar o sembrar... humedad ...
Para que las semillas emerjan es necesario proporcionarles unas condiciones ideales de germinación, tales como temperatura, oscuridad y humedad. En esta entrada intentaré recopilar todos los tiempos de germinación de la mayoría de las semillas de hortalizas que podemos sembrar en nuestra huerta.Para que las semillas germinen con facilidad es necesario humedecer bien la tierra durante unos días, ha ...

Para que las semillas emerjan es necesario proporcionarles unas condiciones ideales de germinación, tales como temperatura, oscuridad y humedad. En esta entrada intentaré recopilar todos los tiempos de germinación de la mayoría de las semillas de hortalizas que podemos sembrar en nuestra huerta. Para que las semillas germinen con facilidad es necesario humedecer bien la tierra durante unos días, ...

cómo germinar semillas de kiwi frutales germinación de semillas ...

Una de las mejores experiencias que los aficionados a las plantas, a la jardinería o al huerto podemos tener. Es ver crecer, desde la semilla, nuestras propias cosechas, árboles o flores. Y es que, en una cosa tan pequeña, como por ejemplo la semilla de un kiwi, se guarde tanta información, es increíble. Una semilla pueda permanecer durante años aletargada esperando las condiciones idóneas para ga ...

Cuidados Huerto como cultivar cultivos ...

Aunque parezca algo poco importante la profundidad a la que se debe sembrar una semilla es fundamental para un buen comienzo del huerto. ¿A cuanto debemos enterrar las semillas para sembrar lechugas, patatas, lechugas , zanahorias y otros cultivos del huerto? Esto influye en que algunas semillas puedan germinar antes o después o incluso que no germinen. En este articulo intentare responder todas e ...

Jardinería

La germinación de semillas es un tema controvertido, ya que no siempre llegamos a tiempo ni tenemos un éxito excesivo en la operación. Realmente conseguir que una semilla germine es relativamente fácil (constantemente sucede en la naturaleza), pero lograr que llegue a buen puerto la plántula y produzca frutos puede ser harina de otro costal para muchos. En este artículo queremos hacer un resumen d ...

como sembrar o plantar ahilamiento baja germinacion ...

Al comenzar a adentrarnos en el mundo de la huerta cometemos muchos fallos debido a la inexperiencia y al desconocimiento. Uno de los errores más comunes es a la hora de sembrar, hemos depositado nuestras esperanzas e ilusiones en ellas para que finalmente no salgan. No tires la toalla, hoy te vamos a dar 10 razones de porque no germinan las semillas. Existen una serie de factores ambientales que ...

Jardinería

El origen de la vida vegetal se encuentra en la semilla. Es la forma más sencilla y práctica de almacenar y proteger la variabilidad genética, así como de alimentar al mundo. De hecho, existen multitud de bancos de germoplasma así como la  bóveda global de semillas de Svalbard para proteger el futuro de la vida en caso de catástrofe nuclear o de cualquier otro tipo. El caso es que nosotros tenemos ...

brotes y germinados huerto en casa la agricultura en la antiguedad ...

¡Cuidando la dieta! Gracias a sus nutrientes y propiedades -sin necesidad de agregar más calorías-. Los Germinados son un alimento natural para cocinar gran cantidad de platos y……. ¡lo mejor! que puedes cultivarlos de manera muy fácil en casa. Sólo necesitarás 1.- Las semillas de los brotes que elijas 2.- Una bandeja para germinados o un frasco de cristal -con agua- En 1-2 días com ...

huertos huerto semillas ...

Una semilla es un pequeño milagro de la naturaleza que contiene todos los nutrientes e información necesarias para convertirse en una planta, una vez se forma una semilla permanece en estado latente hasta que detecta las condiciones necesarias para iniciar el proceso de germinación. Podemos comprar semillas de hortalizas, plantas o flores en cualquier vivero, una vez que con la experiencia comprob ...