Cómo plantar y mantener los setos

Setos: aprovecha el espacio

seto


(Imagen: Simon Blackley)

Los setos son una parte de gran importancia en el jardín, actuando como definidores y creadores de espacios. Por ello, permiten aprovechar de forma efectiva el espacio, pudiendo establecer, gracias a ellos, diferentes zonas en la parcela utilizándolos como elementos de separación.

Además, los setos se han utilizado durante mucho tiempo, no sólo para establecer divisiones dentro de un jardín, sino también para dividir fincas y propiedades.

 

Por último, hay que añadir que estas plantas poseen la capacidad de retener el suelo y de actuar como barrera contra el viento, por lo que es necesario hacer un pequeño análisis de la zona, antes de colocarlos, con el fin de aprovechar sus capacidades.

 

seto


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Imagen/ Flickr: deltaMike)

 

Cómo plantarlos

Este proceso no es muy complicado, pero cabe tener en cuenta algunos elementos. En el primero de ellos es la elección del lugar apropiado para su plantación. Así, no es conveniente hacerlo en zonas con gran presencia ganadera, para que éste no dañe los plantones durante el primer año de vida del seto.

Además, conviene estudiar los tipos de setos que ya existen en la zona en la que vayamos a plantar, ya que eso dará una pista sobre la especie de seto que debemos escoger, por las características del suelo o meteorológicas. Una vez realizado esto, hay que escoger las especies para plantar.  

En este proceso conviene plantar especies diferentes con el fin de aportar oportunidades de refugio y alimento a la vida silvestre de esa área.

 

Si se seleccionan especies autóctonas, es decir que se dan de forma natural en la zona, se conseguirá su supervivencia con la aplicación de los cuidados mínimos

 

seto


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Imagen/ Flickr: La Citta Vita)

 

A la hora de conseguir las plantas caben dos posibilidades: obtenerlas con raíz en un vivero o mediante la técnica del estaquillado, que consiste en recolectar las ramas más jóvenes (estaquillas) de los árboles o arbustos de hoja caduca, durante el invierno para, después, introducir dos terceras partes de la estaquilla en una jardinera que contenga un 50% de arena y un 50% de humus.

 

Es necesario apretar bien la tierra y, seguidamente, colocarlo en un lugar protegido del sol y los hielos.

 

Posteriormente, hay que regarlo con frecuencia y, cuando las estaquillas hayan enraizado, pasado unos meses, es necesario trasplantarlas a macetas.

 

Finalmente, para hacer la plantación hay que procurar que sea la estación del año más apropiada, dependiendo de la especie y de la región. 

 

esto


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Imagen/ Flickr: Bosc d'Anjou)

 

Es necesario realizar hoyos amplios para plantar los arbustos y, si se pretende estar seguro de que las plantas jóvenes estén protegidas, es posible colocar una malla metálica a su alrededor, hasta que sean lo suficientemente altas y fuertes.

 

El riego y la poda

Los setos no son especialmente delicados, por lo que en invierno son capaces de sobrevivir con el agua procedente de las lluvias.

En verano hay que cuidar que el seto cuente con el agua suficiente para su supervivencia y, en épocas de sequía, es necesario suministrar el riego regularmente. No obstante hay que extremar las precauciones en las zonas donde los veranos sean especialmente secos, sobre todo cuando las plantas aún son jóvenes.  

En cuanto a la poda, hay que señalar que es necesaria para que la parte baja del seto esté bien guarnecida. Ésta tiene el objetivo principal de que las plantas se ramifiquen al máximo, para obtener un seto espeso. 

 

seto


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Imagen/ Flickr: drs2biz)

 

Los adultos deben ser podados una vez al año, mientras que en los más jóvenes hay que realizar esta función más a menudo para conseguir que la planta adquiera la forma que se desee y la fuerza necesaria. Cuanto más se poden los setos, más tupidos serán en el futuro.

 

Cuando los setos son demasiado voluminosos, y se desea disminuir su tamaño, es conveniente esperar hasta febrero o marzo, los meses ideales para la poda. Para realizar el proceso de forma correcta hay que cortar primero las ramas más gordas con unas tijeras de podar y, después, hay que proceder a cortar el cuerpo del seto con una cizalla.

 

Es posible utilizar una cuerda tensa con el fin de seguir una línea horizontal a la hora de podar. Además, si los setos son tupidos, se pueden crear formas originales y decorativas cuando se realiza esta actividad. Así, se pueden podar los setos en forma cónica, en redondo, etc.




- En este reportaje te mostramos los setos de aromáticas más populares.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

diseño de jardines tareas noviembre jardinería tareas del jardinero noviembre ...

Tareas de noviembre para tus plantas

Prepara tu jardín para el invierno

Si bien noviembre nos ofrece a menudo una corta repetición del final del verano, es aconsejable que prepares tu jardín por completo para el invierno, aunque es verdad que la mayoría de las tareas todavía se podrían aplazar un poquito.

arbustos

Enebro común, medicinal y decorativo

Una planta resistente a todas las condiciones climáticas

Repartido por casi todo el hemisferio norte, el enebro es un arbusto perennifolio de la familia de las cupresáceas, con corteza parda y lisa, que es muy utilizado como planta ornamental en jardines y parques. En el paisajismo es una especie muy versátil, que puede formar setos o incluso árboles no demasiado altos en forma de columnas, aunque también puede utilizarse como planta cubresuelos, como ...

diseño de jardines jardin septiembre ...

Tareas de septiembre para tus plantas

Qué hacer en el jardín y dentro de casa

Te contamos cuáles son las actividades necesarias para mantener tu jardín en septiembre. El verano todavía no ha terminado y queda mucho por disfrutar. Por ejemplo, de la primera telaraña cubierta de rocío, de las coloridas bayas y mariposas y del ángulo de luz tan característico del final del estío; además el jardín probablemente se encuentre en plena floración.