Idea guardada 131 veces
La valoración media de 13 personas es: Buena

El poder de las raíces

Siguen algunas notas sobre raíces, tallos, esquejes y árboles que surgen desde la observación. Las raíces de los árboles forman grandes redes subterráneas, a partir de una raíz central que sostiene al árbol o al arbusto, y se ramifica buscando agua y nutrientes. En los campos se despliegan sin obstáculos, se enredan unas con otras formando redes invisibles a nuestros ojos. En las ciudades, en los ...

Siguen algunas notas sobre raíces, tallos, esquejes y árboles que surgen desde la observación. Las raíces de los árboles forman grandes redes subterráneas, a partir de una raíz central que sostiene al árbol o al arbusto, y se ramifica buscando agua y nutrientes. En los campos se despliegan sin obstáculos, se enredan unas con otras formando redes invisibles a nuestros ojos. En las ciudades, en los patios, en zonas suburbanas, se enfrentan a paredes, tuberías, caños, cables, cordones de veredas y calles, y esquivan, forcejean y se abren paso. En esta expansión en búsqueda dela absorción litros de agua, de alimento, expanden, tapan caños, desagües, cloacas, alcanzan napas, rompen
Raíces poderosas

Raíces poderosas
veredas, con lentitud pero con constancia y fortaleza. Son espejos subterráneos del árbol. Las raíces definen en muchos casos cuál puede o no ser una especie apta para ocupar determinado espacio, ámbito o vereda. En paisajismo se eligen los árboles o arbustos por su follaje, por la luminosidad que soportan, tamaño máximo que pueden alcanzar, colores, utilidad, composición con otras especies, y con el despliegue y agresividad de sus raíces.

En la parte área suceden otros procesos, los follajes se modifican con las estaciones, florecen, fructifican, cambian las hojas, sus colores. También las ramas en su desarrollo tienen a veces que superar obstáculos, rodear a otros árboles en búsqueda de luz. La batalla área no es por agua sino por luminosidad y por espacio. Los árboles se reproducen por semillas, separando sus hijuelos y en muchas variedades por esquejes. Los esquejes no son más que ramas terminales, extremos más nuevos del árbol que se separan. De un árbol en muchos casos de muchos años de edad, a partir de un gajo nuevo, se puede generar un nuevo árbol. Este segundo árbol será una extensión del primero pero como organismo independiente, lo sobrevivirá al original en su vida, siendo parte suya. Esta idea siempre me resultó muy interesante: se puede imaginar fuera de aspectos técnicos que en un árbol conviven distintas edades, la edad adulta en la base de su tronco, y a medida que se avanza hacia el extremo de las ramas, conviven partes nuevas, de edades menores. La parte más longeva, el tronco, abastece a través de sus capas más externas y nuevas, fluyendo por las capas externas de las ramas, al resto del árbol y a sus extremos nuevos. Algo que no sucede en los seres con motricidad, donde los seres ganan gradualmente en tamaño a partir de una forma original, al menos no lo hacen generando brotes o partes nuevas. En un tiempo busqué generar reproducciones de árboles “célebres” por estar en plazas importantes, cerca de catedrales, o por su grandeza. Logré varios: cultivo entonces en mi patio retoños y pedazos de vida de ellos, los importantes, a su imagen y semejanza.

Entre las particularidades de los esquejes se encuentran las variedades de árboles injertados, donde conviven dos árboles, uno rústico que se encarga del soporte, las raíces, la absorción de los nutrientes, y un segundo árbol que se encarga del resto del tronco, las ramas, el follaje, y por sobre todo, asegurar que los frutos alimentados por el primer árbol, sean idénticos al del árbol original, desde donde se tomó el esqueje para replicar una y otra vez su material genético, que asegurara la calidad y cantidad de los frutos.

Toda la grandeza y tamaño de los árboles, toda su genética, sus características, su adaptación a las estaciones, todo eso cabe en una semilla diminuta.

Raíces, tallos, esquejes de árboles y arbustos.

Raíces, tallos, esquejes de árboles y arbustos.
Entradas relacionadas:
Árboles caducos ornamentales: http://sobreflora.blogspot.com.ar/2014/11/arboles-caducos-gynkgo-cipres-calvo-y.html
Noticias raras sobre árboles: http://sobreflora.blogspot.com.ar/2015/01/noticias-raras-sobre-arboles-y-ecologia.html

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Pimienta rosa o Schinus areira

El aguaribay, Schinus areira, originario de América del Sur, es un árbol de follaje perenne que puede superar los 10 metros de altura. Se cultiva como árbol ornamental, es resistente a las heladas una vez que supera su tronco cierto grosor, al menos los tres centímetros de diámetro. Posee una copa globosa y las hojas, finas y alargadas, generan ramas colgantes, con un movimiento interesante en tem ...

Cola de zorro o plumero

La cortadera, Cortaderia selloana, es una gramínea de gran tamaño en forma de pastos con rizoma. Estas plantas pueden alcanzar los tres metros con sus penachos. Se la conoce también como cola de zorro o plumero. Es muy resistente, soporta heladas leves, las heladas fuertes la secan aunque vuelve a brotar al finalizar el invierno, soporta diversos climas y en general es de gran propagación y puede ...

Árbol del paraíso, ornamental y aromático

El árbol del paraíso, o paraíso simplemente, Melia azedarach, es un árbol de comportamiento caduco y porte mediano originario de Asia. Se cultiva como especie ornamental, sus flores color violetas o lilas y muy perfumadas aparecen en primavera, que hacia fines de verano dan lugar a los frutos, bayas amarillas con una superficie de aspecto plástico y semiblanda, muy características que dan color a ...

El poder de las raíces

Siguen algunas notas sobre raíces, tallos, esquejes y árboles que surgen desde la observación. Las raíces de los árboles forman grandes redes subterráneas, a partir de una raíz central que sostiene al árbol o al arbusto, y se ramifica buscando agua y nutrientes. En los campos se despliegan sin obstáculos, se enredan unas con otras formando redes invisibles a nuestros ojos. En las ciudades, en los ...

Recomendamos