comunidades

Empezamos a trabajar la huerta, ¡primeros pasos!



Supongo que cuando uno quiere empezar a cultivar sus propios alimentos y decide iniciarse en el mundo de la huerta o el huerto urbano, lo primero que piensa es ¿y por dónde empiezo? Es algo que todos nos planteamos la primera vez.

Una vez que ya tenemos claro que queremos tener nuestro propio huerto y estamos decididos a dedicar una buena parte de nuestro tiempo y de nuestros esfuerzos a esta tarea, tenemos que dar el siguiente paso. Preparar la tierra para que esté lista para recibir los cultivos. Es una tarea dura, aunque depende de varios factores. Yo preparo mi huerta a mano y sin la ayuda de elementos mecánicos como el tractor. Así que vamos a salir desde ese punto de partida. Ah, me olvida!!! No es lo mismo empezar en un terreno que no ha sido cultivado en los últimos años que en un terreno que sí. Hoy vamos empezar desde un terreno que ya ha sido cultivado en años anteriores, como es el caso de mi huerta. Vamos con ello!!! Más adelante hablaré sobre terrenos que nunca llevan años sin cultivar.

La primera tarea es cavar la tierra. La función de este trabajo es eliminar todas las hierbas que nacieron durante el invierno, yo durante esta estación dejo mi huerto en reposo y las "malas hierbas" se apoderan del terreno cubriéndolo por completo lo que es una buena opción para que nuestro suelo esté protegido del frío, de las lluvias y así también vamos a favorecer la presencia de fauna beneficiosa.

Lo que hago es ir abriendo una zanja y en esa primera zanja echo la parte superficial de lo que será la siguiente zanja y la entierro con la tierra procedente de abrir la segunda zanja y así sucesivamente. Ufff creo que dicho así no se va a entender demasiado o bien. Así que aquí os dejo un vídeo en el que se va ver el proceso completo y os quedará mucho más claro.



Creo que con el vídeo queda más claro cómo es el proceso. En la zanja no sólo echo la capa vegetal de la huerta, además también aprovecho para incorporar algún tipo de abono como puede ser: compost, humus de lombriz, estiércol de oveja, caballo o de gallina, etc. Además de restos de materia orgánica como hojas o restos de cultivos de la temporada de otoño-invierno etc. Si partimos de un terreno que lleva años sin cultivar la incorporación de algún tipo de abono de origen animal herbívoro se hace imprescindible.

Con ello lo que hacemos es alimentar nuestro suelo y hacerlo más propicio para el cultivo. En la siguiente fotografía podéis ver el resultado final ya con el terreno totalmente preparado e instaladas las gomas de riego.



Una vez que ya tenemos el terreno listo y que ya no tenemos riesgo de heladas, como puede ser mi caso, ya podemos empezar a plantar y a realizar un buen acolchado de los pasillos y de las zonas que no tengan cultivo. El acolchado es muy beneficioso para nuestro suelo y para nuestras plantas y también para nuestro bolsillo porque nos vamos a ahorrar una buena cantidad de dinero en agua porque reduciremos considerablemente el consumo de ésta a la hora de regar. Si quieres saber más sobre los acolchados puedes visitar este post del blog. Pincha AQUÍ para leerlo.

Pues hasta aquí el post. Si tenéis alguna duda o queréis preguntar lo que se os ocurra relacionado con el tema de la huerta, podéis hacerlo utilizando el espacio que encontraréis al final del artículo. Estaré encantado de ayudaros!!!!

Facebook Aquí || YouTube Aquí || Instagram Aquí
 

Photo by Jonathan Kemper on Unsplash
Fuente: este post proviene de Diario dun neno labrego, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos