comunidades

Macrolepiota, parasol o galamperna.



Parasol, macrolepiota o galamperna


En otoño, una de las actividades de las que más disfrutamos en el entorno de la huerta es la de buscar setas. Hemos hablado de las setas de cardo, de las bolas de nieve, de los níscalos y de la amanita cesárea. Hoy lo haremos de un hongo muy abundante en la zona, la macrolepiota, también conocida como parasol o galamperna.
Es una seta muy fácil de buscar porque es grande, alta, vistosa y frecuente en los bordes de los caminos, en las praderas, las lindes de las huertas, los claros de bosques de pinos o de rebollos y de los bosques mixtos. Es muy frecuente en zonas de montaña. Su nombre científico es Macrolepiota procera.

Macrolepiotas
Macrolepiotas

Sombrero

En los ejemplares jóvenes es de forma ovoide, después se va abriendo y tiene forma acampanada y en los ejemplares adultos es aplanado.
Su color es primero marrón oscuro y después, al ir creciendo la seta, se va agrietando la cutícula.
En los ejemplares adultos predomina el color blanco y presentan un gran mamelón central con escamas imbricadas y distribuidas por todo el sombrero. Tanto el mamelón como las escamas son de color marrón.

Sombreo flocoso y mamelón en ejemplar adulto
Sombreo flocoso y mamelón en ejemplar adulto

El margen del sombrero es desbordante y flocoso (con flecos).
En los ejemplares adultos el sombrero mide más de 10 cm de diámetro y puede alcanzar los 25 cm.

Laminas de galamperna
Laminas de galamperna

Láminas

Las láminas nunca llegan al pie (libres). Son abundantes, apretadas y de color blanco. También se distinguen lamélulas.

Esporada de macrolepiota procera
Esporada de macrolepiota procera

Si dejamos en reposo un ejemplar adulto podemos comprobar que la esporada es de color blanco.

Pie de macrolepiota procera
Pie de macrolepiota procera

Pie

Es alto (20 a 35 cm) y esbelto (1 a 3 cm) cilíndrico, fibroso y hueco.

Pie fibroso y hueco
Pie fibroso y hueco

Sobre un fondo claro aparecen escamas marrones dispuestas en zigzag. Y en la parte superior siempre está presente un anillo doble, suelto y movible.

parte enterrada macrolepiota


La parte enterrada del pie es bulbosa.

Sombrero de 18 cm de diámetro, ya pelado
Sombrero de 18 cm de diámetro, ya pelado

Consumo

De esta seta solo consumimos los sombreros y las láminas. Recolectamos sombreros de ejemplares adultos colocándolos con las láminas hacia abajo, en una cesta de mimbre.
La carne blanca, no cambia de color al cortarla y entrar en contacto con el aire, en boca es ligeramente elástica, nada fibrosa y jugosa. Es una seta muy aromática, con olor harinoso y sabor afrutado, ligeramente dulce.

Macrolepiota lista para cocinar
Macrolepiota lista para cocinar

Preparación

Al cortar los pies con la navaja procuramos que no se ensucien.
Eliminamos la cutícula, la cogemos con dos dedos desde la zona del borde y tirando hacia el mamelón se extrae con facilidad.
No la consumimos cruda. Algunas veces la preparamos a la plancha, pero como más nos gusta es cortando en triángulos el sombrero que después pasamos por harina de trigo y huevo batido y los freímos en aceite de oliva. Si no habéis probado estás setas cocinadas de esta forma os animamos. ¡Os sorprenderán muchísimo!

Pequeña lepiota
Pequeña lepiota

¡Cuidadito!

En otras entradas de setas hemos dicho que no se deben consumir ejemplares que no hayan sido perfectamente identificados por expertos. En el caso de los parasoles menos ya que hay ejemplares de Lepiotas muy parecidos en la forma que pueden llegar a ser mortales y algunas especies de Macrolepiota son tóxicas.

Detalle del anillo de M. procera
Detalle del anillo de M. procera

Nosotros seguimos estas claves:
Siempre recolectamos sombreros de ejemplares adultos con más de 12 cm de diámetro.
En el sombrero siempre está presente un mamelón y escamas imbricadas de color más oscuro que el fondo.
El pie es alto esbelto, con doble anillo y con escamas en zigzag.
La carne es blanca y no cambia de color al corte.
Las condiciones meteorológicas pueden cambiar el aspecto visual de esta seta, como de casi todas, sobre todo del sombrero. Nosotros ante la duda no las recolectamos.

Macrolepiotas en el campo
Macrolepiotas en el campo

Queremos agradecer a Francisco de Diego Calonge el haber impartido, a finales de los años 80 del pasado siglo, un curso práctico de setas en Ávila, que junto con su libro “Hongos de nuestros campos y bosques” (ICONA, 1975) fueron el germen de la afición a las setas de algunos miembros de nuestra familia. Aprendimos a respetarlas, conocerlas y a disfrutar del consumo de algunas de ellas que cada otoño no suelen faltar en los bosques y praderas de la cuenca alta del río Corneja.

Fuente: este post proviene de Huerta del Corneja, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cómo cultivar perejil

En un rincón de la huerta tenemos sembrada una mata de perejil que nos proporciona suficiente cosecha para nuestro autoconsumo y para regalar a otras personas. “Es el perejil de todas las salsas ...

Cómo cultivar manzanas Elstar

Hace unos quince años el abuelo compró un manzano injertado de la variedad Elstar en un vivero de Ávila. Lo plantó en una zona soleada de la huerta y todos los años disfrutamos de sus manzanas. Esta v ...

Etiquetas: HuertaNaturaleza

Recomendamos

Relacionado

Sin categoría

Guía micológica Macrolepiota procera (galamperna)

El mundo de las setas y hongos se ha convertido en un sector profesionalizado donde no se pueden cometer errores de identificación (ya que se pagan caros). En esta ficha encontrarás información sobre Macrolepiota procera, conocida vulgarmente como galamperna. Este hongo tiene fácil identificación pero también existen confusiones con otros hongos comestibles, por lo que es preciso abordar este tema ...

varios setas comestibles recetas con setas ...

Amanita caesarea, oronja placer del César

Amanita caesarea, oronja, ou de reig o huevo de rey, gorringo, yema de huevo, tana, monjola, araiña, ovoli… muchos nombres diferentes para denominar a la reina de las setas. Sin duda la seta más codiciada por los recolectores de setas comestibles. Sigue leyendo y descubre dónde crece y cuando buscar esta preciada seta. Será por su color anaranjado, por la alegría que da descubrir un huevo d ...

varios

Lengua de vaca o gamuza, la seta de aguijones

Seta lengua de vaca, hydnum repandum o gamuza, una deliciosa seta comestible poco recolectada y que es una auténtico manjar en la cocina. Te contamos todos sus secretos Las Lenguas de vaca son unas delicadas setas que podremos encontfrar en nuestros montes hasta bien entrado el frio. A pesar de no ser una especie micológica de gran prestigio ni una de las más codiciadas, tienen bastante fama. No e ...

setas tóxicas y venenosas lepiota mortal lepiota toxica ...

La lepiota mortal: una seta pequeña pero matona

La lepiota mortal (Lepiota brunneoincarnata) es una especie que pertenece a un grupo de especies del género Lepiota potencialmente mortales. Se considera la segunda especie que más intoxicaciones mortales y graves produce en nuestro país (PUIG & col., 2001; ANÓNIMO, 2011; 2012), justo por detrás de la cicuta verde (Amanita phalloides), por lo que son especies que debe conocer todo setero o aficion ...

general de temporada ingredientes ...

Deliciosas y grandes, macrolepiotas

El otro día ya teníamos “mono” de encontrar algunas setas de otoño, cuya aparición en los bosques cercanos se puede adelantar o retrasar según el ciclo de lluvias. En “nuestro pinar” solemos encontramos muy diversos tipos a partir de la llegada del otoño, pero este año parece que las recientes lluvias ya han permitido la aparición de las primeros ejemplares. En cualquier ca ...

Huerta Naturaleza

Amanita caesarea, la seta de los Césares

Amanita caesarea, la seta de los Césares Al final del verano y principios del otoño es posible encontrar, en ciertas zonas de la ladera norte de la sierra de Gredos, amanita caesarea. También se las conoce como oronjas, yemas de huevo o “seta de los césares”. Hasta la segunda mitad del siglo XX no se recolectaban ni se consumían por aquí. Amanita caesarea Son setas termófilas (necesita ...

varios Setas comestibles Setas tóxicas ...

Seta de los caballeros, ¿ángel o demonio?

Dentro de la historia de las setas y la micología han habido unas especies de setas comestibles que con el tiempo han pasado de ser consideradas verdaderos manjares a estar completamente prohibidas. El caso de la Tricholoma equestre, también conocida como Seta de los caballeros es una de ellas. Te lo contamos El primer descubrimiento de que una especie de seta es comestible ha venido por la tradic ...

varios Setas comestibles lepista nuda ...

Seta pie azul, clitocybe nuda, la nazarena del bosque

La seta pie azul, de color azul violeta, clitocybe o lepista nuda, es un espectáculo en el monte. En La Casa de las Setas os contamos sus secretos, dónde encontrarla y como sacarle todo su partido en la cocina. Si quieres aprender más acerca de esta especie y de muchas otras, te recomendamos esta guía de setas Una buena navaja tranchete te ayudará a cortar los pies de la seta con facilidad ¿Quiere ...

archivos de cocina catálogo de setas setas ...

Boletus edulis

Nombre: Boletus edulis Nombre científico: Boletus edulis Otros nombres conocidos: Boleto, boleto calabaza, seta calabaza, seta porcino, hongo blanco, boleto pardillo, hongo pambazo, andoa, cep, porro, sureny, hongo, onto zuri, onddo zuri, corvall blanc,  king bolete, penny bun, porcini, cèpe, gros pied, potiron, steinpilz Similares: Boletus aereus, boletus pinophilus, boletus reticulatus, boletus ...

varios Setas comestibles Cultivo de setas y trufas ...

Champiñón de París, A. bisporus., características y propiedades

El champiñón tiene el honor de ser junto a la seta Shiitake la seta de cultivo más consumida en el mundo. Os contamos las características y propiedades del champiñón. Existen muchos tipos de champiñón, incluso alguno tóxico como el champión amarilleante, A. xantoderma, y otros que tienen propiedades medicinales como el champiñón del sol, A. Blazei Murril, así que en La Casa de las Setas queremos e ...