comunidades

Rhipsalis baccifera

El Rhipsalis baccifera es un cactus colgante
Imagen – Wikimedia/Salicyna

Los cactus colgantes no parecen ser tan conocidos como las crasas que se pueden utilizar como tales. Pero hay una especie que es muy, muy popular, por lo curiosa que es y lo fácil que resulta de mantener con salud: su nombre científico es Rhipsalis baccifera.

Se asemeja un poco al muérdago, especialmente cuando está en flor, pero a diferencia de este, tiene sus propias raíces y los cuidados que requiere son radicalmente distintos, mucho más sencillos para cualquiera de nosotros 🙂 .

Origen y características del Rhipsalis baccifera

El Rhipsalis baccifera es un tipo de cactus colgante


Se trata de una planta perteneciente a la familia Cactaceae conocida como la disciplinaria de Cuba, y botánicamente como Rhipsalis baccifera. Es originario de América Central y del Sur, así como de África. Desarrolla tallos colgantes con una longitud de hasta 1 metro, y un grosor inferior a 1 centímetro. Sus flores son como bolitas de alrededor de 1 centímetro, de color blanco.

El ritmo de crecimiento es rápido, de modo que podrás disfrutar de la belleza de una planta adulta en menos tiempo del que crees. Además, se multiplica con suma facilidad mediante esquejes, pero de eso te hablamos más en detalle a continuación.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

A veces cuando vamos a un vivero nos asalta la duda siguiente: ¿por qué tener un cactus colgante? Y es que, por mucho que nos encanten este tipo de plantas, se puede dar el caso de que no sepamos dónde ponerlos, y con razón. Cualquier otro, como por ejemplo una Rebutia, se cultiva sin problemas en una maceta convencional colocada sobre una mesa u otra superficie plana; pero ¿y los que tienen tallos rastreros y/o colgantes?

Pues bien. Una de las respuestas posibles es la de tenerlos en el balcón, dejando que sus tallos crezcan entre los huecos del mismo. O en un macetero de barro colocado sobre un poste alto. O junto al tronco de un árbol (guiado por un tutor si es necesario).

De todos los cactus colgantes que hay, el Rhipsalis baccifera es uno de los que mejor se adapta a vivir en cualquiera de esos ambientes. Es por ello por lo que es tan interesante.

Ubicación

Si bien más arriba te hemos dado unas cuantas ideas, es importante que lo coloques en una zona donde no le dé la luz del sol de manera directa.

También tienes posibilidad de cultivarlo en interior, pero en este caso la habitación ha de tener mucha claridad.

Tierra


Maceta: puedes rellenarla con sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales, pero te recomendamos más el pómice (en venta aquí) porque facilitará el enraizamiento. La maceta ha de tener agujeros en su base por los que el agua que sobre pueda salir.

Jardín: crece en suelos con excelente drenaje. Si el que tienes es muy pesado y tiende a compactarse, haz un agujero de unos 50 x 50cm y rellénalo con pómice.

Riego

El riego del Rhipsalis baccifera será más bien escaso, pero no demasiado. Para que no haya problemas, se recomienda regar solo cuando el sustrato o la tierra estén completamente secos; es decir, si el clima es templado-cálido y con escasez de lluvias, eso supondría regar una media de 2 veces por semana en verano y una vez por semana el resto del año.

Si lo tienes en maceta, es preferible que no le pongas un plato debajo, pues el agua que queda en él puede llegar a pudrir las raíces, a menos que se deseche nada más regar.

Abonado

El Rhipsalis baccifera es un cactus colgante que da flores blancas
Imagen – Wikimedia/Salicyna

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano es interesante abonarlo con un abono específico para cactus, ya sea líquido (en venta aquí) o granulado (en venta aquí). En cualquier caso, debes seguir las indicaciones especificadas en el envase, pues de lo contrario el riesgo de sobredosis (y por lo tanto, de perder la planta) sería alto.

Multiplicación

El Rhipsalis baccifera se multiplica muy bien por esquejes de tallo a lo largo de la primavera. Para ello, se debe de seguir este paso a paso:

Lo primero que has de hacer es cortar un tallo que mida al menos diez centímetros de largo con unas tijeras previamente desinfectadas con, por ejemplo, alcohol de farmacia u otro desinfectante.

Después, se deja secar la herida del esqueje unos 6-8 días.

Luego, se rellena una maceta de unos 6,5cm de diámetro -con agujeros en su base- con pómice, y se planta el esqueje en el centro.

Por último, se riega y se coloca la maceta en una zona luminosa (pero sin sol directo).
Al cabo de unos 15-20 días empezará a enraizar. Ahora bien, debes de dejarlo en esa maceta hasta que veas que se le salen las raíces por los agujeros de drenaje.

Plagas y enfermedades

Es resistente en general. Sin embargo, los caracoles y las babosas pueden hacerle bastante daño, a menos que se controlen por ejemplo con tierra de diatomeas (en venta aquí).

Rusticidad

Soporta el frío, pero no las heladas. La temperatura mínima que aguanta es de 0 grados, aunque es mejor que no baje de los 5ºC.

Rhipsalis baccifera es un cactus colgante
Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

¿Qué te ha parecido este cactus?

Fuente: este post proviene de Ciber Cactus, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Imagen – Wikimedia/Rémih El Sempervivum montanum es una planta crasa pequeña que crece bien en terrenos pedregosos, tal y como puedes ver en la imagen. Su altura es reducida, pero tiende a produ ...

Imagen – Wikimedia/Diego Delso Hay muchos tipos de áloes, y aunque hay algunos que crecen como árboles de varios metros de altura, hay otros que se quedan más pequeños. Uno de ellos es el Aloe j ...

Imagen – Flickr/Drew Avery ¿Te gustan los áloes? Si además eres de los que disfrutan viendo aquellos que alcanzan el metro de altura, o que incluso lo superan, la especie de la que te voy a habl ...

Etiquetas: Cactus

Recomendamos

Relacionado

Cactus Fichas

Imagen – Wikimedia/Assianir Vamos a ser sinceros: hay cactus… que lo que menos parecen ser es precisamente eso, cactus. Los Rhipsalis son un claro ejemplo de lo que acabamos de decir. Y es que, a diferencia de la gran mayoría de especies de cactáceas, nuestros protagonistas no tienen espinas largas; de hecho en ciertos casos no disponen de ese tipo de ‘armas’ defensivas. S ...

Plantas crasas

Imagen – Flickr/Drew Avery ¿Te gustan los áloes? Si además eres de los que disfrutan viendo aquellos que alcanzan el metro de altura, o que incluso lo superan, la especie de la que te voy a hablar a continuación es probable que te interese, y puede que mucho ya que es capaz de resistir algunas heladas. Su nombre científico es Aloe marlothii, y es una planta muy bonita. Su crecimiento es lent ...

Plantas crasas

Imagen – Flickr/Drew Avery La Graptopetalum paraguayense es una de las especies de crasas o suculentas no cactáceas que mejor se adaptan a vivir en macetas, y unas de las que se multiplican con más facilidad. El color rosado o verde-rosado de sus hojas hacen de ella una planta realmente bonita, que destaca sin problemas entre el típico color verde que suelen tener el resto. Si hablamos de su ...

Plantas crasas

Imagen – Wikimedia/Salicyna ¿Te gustan las plantas crasas colgantes? Pues ya somos …, bueno, unos cuantos 🙂 . Quedan genial en macetas colgadas del techo, o en esa mesitas altas que a veces se tienen en las terrazas, patios o incluso en los interiores luminosos. Pero, ¿cuál es la especie más adecuada para los que empiezan en el mundo suculentero? Hay muchas, pero sin duda te v ...

Plantas crasas

Imagen – Wikimedia/Jean.claude Los Pachyphytum son plantas crasas que pueden utilizarse para decorar espacios reducidos, ya que tienen un valor ornamental muy alto y, además, no crecen mucho por lo que son excelentes para cultivar en recipientes durante toda su vida. Hay diversas especies, pero todas ellas requieren los mismos cuidados y atenciones para que su salud esté garantizada. ¿Quiere ...

Plantas crasas

Imagen – Wikimedia/Kurisu rs El Aloe variegata es una de las crasas más curiosas: es bastante pequeño, lo cual hace que sea particularmente interesante para cultivarlo en maceta durante toda su vida, sus hojas tienen bandas blanquecinas muy bonitas, y además, a diferencia de la mayoría de las especies del género, prefiere estar en semisombra. No es complicado de mantener, aunque siempre vien ...

Plantas crasas

Imagen – Wikimedia/Abu Shawka La Haworthia fasciata es una de las primeras especies de suculentas de las que se suele comprar un ejemplar cuando se empieza una colección, o cuando se busca una planta pequeña para tener en una mesa o en la terraza. Es muy fácil de cuidar. Tanto que me atrevería a decir que es una de las mejores para iniciarse en el mundo suculentero. Además, no solo tendrás q ...

Cactus

Imagen – Wikimedia/Peter A. Mansfeld La Mammillaria spinosissima es una de las especies más comunes y más bonitas que podemos encontrar en cualquier vivero y jardín de cactus y de otras plantas suculentas. Como su apellido indica, tiene un cuerpo bien armado con espinas, pero son espinas preciosas, y hasta se podría decir que algo inofensivas, sobretodo si las comparamos con las de, por ejem ...

Cuidados

Seguro, o casi seguro, que has ido alguna vez a un vivero y has visto ejemplares de cactus columnares con numerosos pelos blancos y aparentemente sin espinas o con muy pocas. Pues bien, estas plantas se conocen con el nombre científico de Espostoa lanata, apellido que hace referencia a la cantidad de esos pelos o fibras que cubren su cuerpo. Aunque ese es el nombre oficial, entre ‘amigos&rsq ...

Plantas con caudex

¿Amante de los árboles y arbustos suculentos? Lo cierto es que, lamentablemente, pese a existir muchas especies solo se comercializan unas pocas; de estas, los Pachypodium son sin duda los más populares. Y motivos no faltan. Sus magníficas flores desprenden un aroma muy agradable, y su mantenimiento no es demasiado complicado si tenemos siempre presente que no hay que regarlos mucho. Origen y ca ...