Cesta y Setas Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Las colmenillas pirófilas: grandes amantes de los incendios forestales

Los incendios forestales normalmente destruyen la mayoría de micelios superficiales, tanto de hongos saprófitos como de micorrizógenos por las altas temperaturas generadas por el fuego (FERNANDEZ, 2010) y por los cambios químicos que se producen en el suelo, como el aumento del pH, la pérdida de materia orgánica y el aumento de cationes de calcio, magnesio y potasio (DE LAS HERAS & col., 1991).

Pero la falta de competencia provoca la colonización de las zonas quemadas por “hongos adaptados al fuego”, denominados hongos pirófilos o antracófilos que restablecen las condiciones del suelo originales, para que en el transcurso de uno o dos años vuelvan a ser colonizados por otros hongos característicos de la zona. Debido a su valor económico y comestible, destacan por encima de todos, las colmenillas pirófilas, que fructifican en grandes cantidades después de los incendios, tanto que algunos nativos americanos usaban el fuego para gestionar su producción (ANDERSON & col., 2013), práctica por desgracia que sigue siendo habitual en algunos países sudamericanos (ANÓNIMO, 2015).

¿Por qué fructifican las colmenillas pirófilas de forma masiva después de los incendios?

La fructificación masiva de las colmenillas pirófilas en primavera tras los incendios forestales veraniegos continúa siendo un misterio sin resolver. La principal hipótesis es su supervivencia en forma de esclerocios durante el incendio a una profundidad del suelo que el calor generado no sea letal. Posteriormente durante los meses fríos de invierno los esclerocios generan micelios que se expanden rápidamente hacia la superficie sin tener prácticamente competencia de otros hongos. Finalmente, en primavera cuando se dan las condiciones de humedad y de temperatura fructifican sus cuerpos fructíferos (PILZ & col., 2007; LARSON & col., 2016). Este ciclo de fructificación es más fuerte durante la primera primavera tras el incendio, luego se produce una pequeña fructificación residual en la segunda primavera, hasta que finalmente se restablecen las condiciones del suelo para que sean colonizados por micelios de otros hongos que acaban desplazando a los propios micelios de las colmenillas.

Morchella importuna. Crédito: Javier Marcos
Otros hongos presentan otros mecanismos de supervivencia frente al fuego, como micelios muy profundos en el caso del ascomiceto Rhizina undulata, que necesita temperaturas entre 35 y 40 ºC para que se activen sus esporas (FERNANDEZ, 2000). Otras especies tienen una gran velocidad de colonización de las zonas quemadas, como es el caso de las especies de ascomicetos del género Anthracobia (DÄHNCKE, 2012).

¿Cuáles son las principales especies de colmenillas pirófilas?

Las colmenillas pirófilas son hongos ascomicetos pertenecientes al género Morchella, que fructifican  sobre zonas quemadas. Pueden ser de dos tipos:

Estrictas

Son especies saprófitas exclusivas de zonas quemadas que aparecen de uno o dos años posteriores al incendio.

eximia

exuberans
En América además de las dos especies anteriores citadas, también existen otras dos    especies pirófilas estrictas como M. sextelata y M. tomentosa (RICHARD &   col., 2015).

Morchella exuberans. Crédito: Javier Marcos

Facultativas

Especies que no son exclusivas de zonas quemadas. Aparecen en zonas quemadas, pero también pueden aparecer en otros hábitats diferentes.

dunensis
importuna

esculenta

rufobrunnea
En antiguas hogueras, carboneras o incendios de baja intensidad, en los que se mantienen los árboles vivos se pueden encontrar algunas especies saprosimbióticas como M. dunalii, M. palazonii, M. purpurascens y M. tridentina.

Morchella dunensis. Crédito: Javier Marcos

¿Cómo se pueden consumir las colmenillas pirófilas sin riesgo?

Como todas las colmenillas sean o no pirófilas deben consumirse con moderación en pequeñas cantidades inferiores a (100 – 300 gramos en fresco, dependiendo de la bibliografía consultada) para evitar intoxicaciones. Se debe realizar un tratamiento previo, que consiste en una deshidratación previa para eliminar las neurotoxinas responsables del síndrome cerebeloso (SAUVIC & col., 2010, PIQUERAS, 2013) y una posterior cocción (de 10 – 30 minutos dependiendo de los autores consultados) con la tapa abierta para que se evaporen las toxinas termolábiles responsables del síndrome gastrointestinal (SAUVIC & col., 2010, PIQUERAS, 2013, GRY & col., 2014) y el posible síndrome hemolítico leve (PIQUERAS, 1996). Se recomienda no consumir junto bebidas alcohólicas porque pueden generar intoxicaciones similares al síndrome antabus o coprínico (BEUG & col., 2006; PIQUERAS, 2013). Además estas especies pirófilas pueden ocasionar intoxicaciones químicas porque absorben los metales pesados y las toxinas procedentes de las suspensiones químicas ignífugas que liberan los aviones cisternas para controlar algunos incendios (PILZ & col., 2007).

A manera de curiosidad, indicar que hay que extremar precauciones de no confundir las colmenillas con los bonetes, que son especies de ascomicetos muy tóxicos pertenecientes al género Gyromitra, que generalmente presentan la mitra en forma de nuez o de cerebro característico. Recientemente, en el año 2018 se ha publicado una especie de bonete pirófilo, Gyromitra anthracobia, especie tóxica que puede compartir hábitat en zonas quemadas con las colmenillas (CROUS & col., 2018).

Bibliografía

Artículos:

ANDERSON, M. K. & F. K. LAKE (2013). California Indian ethnomycology and associated forest management. J. Ethnobiol., 33: 33–85.

BEUG, M. W., SHOW, M. & K. W. COCHRAN (2006): Thirty-Plus Years of Mushroom Poisoning: Summary of the Approximately 2,000 Reports in the NAMA Case Registry. McIlvainea 16: 47-68.

CROUS P. W.; WINGFIELD M. J. & col. (2018). Fungal Planet description sheets: 716–784. Gyromitra anthracobia. Persoonia, 40: 240-393.

FERNANDEZ, F. J. (2000). El fuego y los hongos del suelo. Cuadernos de la S.E.C.F., 9: 101-107.

DE LAS HERAS, J.; MARTÍNEZ, J. J. & J. M. HERRANZ (1991). El impacto ecológico de los incendios forestales. Al-Basit: Revista de estudios albacetenses, 29: 105-117.

LARSON, A.; CANSLER, C.; COWDERY, S.; HIEBERT, S.; FURNISS, T.; &  SWANSON, M. & J. LUTZ (2016). Post-fire morel (Morchella) mushroom abundance, spatial structure, and harvest sustainability. Forest Ecology and Management, 377: 16-25.

PIQUERAS, J. (2013). La toxicidad de las colmenillas: Hechos, mitos e hipótesis. A.M. Font i Quer, 7: 32-47.

RICHARD, F.; BELLANGER, J.- M.; CLOWEZ, P.; COURTECUISSE, R.; HANSEN, K.; O’DONNELL, K.; SAUVE, M.; URBAN, A. & P.-A. MOREAU (2014). True morels (Morchella, Pezizales) of Europe and North America: Evolutionary relationships inferred from multilocus data and a unified taxonomy. Mycologia 107.

SAVIUC, P. H.; HARRY, P.; PULCE, C.; GARNIER, R. & A. COCHET (2010). Can morels (Morchella sp.) induce a toxic neurological syndrome?. Clinical Toxicology, 48: 365–372.

Blog:

DÄHNCKE, R. M. (2012). Las setas después de los incendios. Disponible en: http://medionaturaldecanarias.blogspot.com/2012/10/las-setas-despues-de-los-incendios.html

Libros:

PIQUERAS, J. (1996): Intoxicaciones por plantas y Hongos. Masson Ed. Barcelona.

PILZ, D.; MCLAIN, R.; ALEXANDER, S.; VILLARREAL-RUIZ, L.; BERCH, S.; WURTZ, T. L.; PARKS, C. G.; MCFARLANE, E.; BAKER, B.; MOLINA, R. & J. E. SMITH (2007). Ecology and Management of Morels Harvested from the Forests of western North America. USDA Forest Service General Technical Report PNW-GTR-710. 161 pp.

GRY, J.; ANDERSSON, C.; Lyran, B,; Jensvoll, L.; Matilainen, N.; Nurttila, A.; Olaffson, G. & B. FABECH (2014). Mushroom traded as food. Nordic Risk assessment. 57 pp.

Prensa:

ANÓNIMO (2015). Queman bosque nativo en Palena para cosechar hongos morchella. Soy chile. Edición digital de 9/02/2015. Disponible en: https://www.soychile.cl/Puerto-Montt/Sociedad/2015/02/09/304161/Queman-bosque-nativo-en-Palena-para-cosechar-hongos-morchella.aspx

Fuente: este post proviene de Cesta y Setas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los olores de las setas

Las setas emanan diversos olores debido a su metabolismo intrínseco, estrategias reproductivas para la dispersión de las esporas (zoocoria), por la descomposición, la fermentación y la oxidación. La p ...

Recomendamos

Relacionado

Meteorología cambio climatico

¿Cómo afectará el cambio climático a los hongos en España?

Los hongos son organismos muy sensibles al cambio climático y al estrés hídrico, ya que dependen mucho de las condiciones climáticas, de las alteraciones o pérdida de sus hábitats e incluso de las invasiones biológicas. Se desconocen los efectos del cambio climático ya que prácticamente no se han realizado estudios científicos que simulen sus posibles efectos a largo plazo. Pero parece demostrado ...

Curiosidades hongos bioluminiscentes Hongos llorones ...

Hongos bioluminiscentes, llorones y sangrantes

Los hongos forman parte de un reino seres vivos que no dejan de sorprender a propios y extraños con multitud de propiedades y curiosidades. Si ya era conocido la capacidad sorprendente de algunos hongos para digerir el poliuretano como Pestalotiopsis microspora (RUSSEL & col., 2011). Recientemente se ha descubierto un ascomiceto, Fusarium oxysporum con capacidad de extraer el oro del subsuelo que ...

Microscopio hongos entomopatógenos

Los hongos entomopatógenos. Buenos agentes de control biológico y alimentos funcionales

En el mundo se conocen más de 750 especies de hongos entomopatógenos, que son hongos parásitos de artrópodos, desde todos los órdenes de insectos como coleópteros (escarabajos), dípteros (moscas), lepidópteros (mariposas) hasta los arácnidos (arañas). Debido a su capacidad natural como entomopatógenos, muchos de estos hongos se usan como agentes de control biológico como alternativa ecológica al u ...

Curiosidades Setas Tóxicas y Venenosas setas en parques ...

Setas urbanas: una buena alternativa de estudio micológico en épocas desfavorables

Las zonas urbanas tanto las zonas verdes, los parques y los jardines de nuestras ciudades como algunas macetas de nuestras casas se convierten en auténticos “paraísos micológicos” durante las épocas más desfavorables para la fructificación de hongos, debido a las condiciones de humedad constante por riego continuo en verano y las temperaturas templadas en invierno por el efecto isla. Dada la prese ...

Zonas de Setas coto micologico setas ...

De setas por la Sierra de Albarracín: Un buen destino de fin de semana para los amantes de las setas

La Sierra de Albarracín es uno de los conjuntos montañosos y paisajísticos más singulares y significativos de la Península Ibérica, que se encuentra en el sur de la provincia de Teruel, con altitudes comprendidas entre 1935 (Monte Caimadorro) y 990 metros (Valle del Guadalaviar). El suelo es predominantemente básico, con grandes afloramientos ácidos de areniscas rojas triásicas (ródenas) en altitu ...

Micoturismo Zonas de Setas micologia sierra francia ...

De setas por la sierra de Francia: un buen destino para los aficionados a las setas

La Sierra de Francia es uno de los conjuntos montañosos y paisajísticos más significativos del Sistema Central, situado en el sur de la provincia de Salamanca, declarada Reserva de la Biosfera de la Sierra de Béjar y Francia por la UNESCO en 2006, que engloba el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia y el Espacio Natural de las Quilamas. El suelo predominante es de naturaleza ácida, comp ...

Curiosidades Amanita bweyeyensis

El misterio de la Amanita bweyeyensis, una especie próxima a Amanita phalloides consumida en Bweyeye (Ruanda)

En el mundo existen más de 500 especies del género Amanita, algunas de ellas comestibles, otras sin valor culinario y otras tóxicas o incluso potencialmente mortales. Dentro de este grupo de especies potencialmente mortales destacan las Amanitas de la sección Phalloideae, constituido por unas 67 especies en el mundo, 4 de ellas presentes en España (A. phalloides, A. porrinensis, A. verna, A. viros ...

Setas Comestibles leccinum

Leccinum: Los boletales más agradecidos después de las primeras lluvias

Los Leccinum son un grupo de especies comestibles de poco conocidas por los aficionados, pertenecientes al orden Boletales, que fructifican desde finales de verano a principios de otoño con las primeras precipitaciones posteriores al estío e incluso a veces en condiciones de sequía o estrés hídrico, debido a que generalmente se encuentran asociados a especies arbóreas características de zonas cerc ...

Zonas de Setas asmicas setas castellon ...

De setas por la Sierra de Espadán. Un buen lugar para disfrutar de las especies fúngicas termófilas

La Sierra de Espadán se encuentra situado en las últimas estribaciones del Sistema Ibérico, concretamente en el sur de la provincia de Castellón, constituyendo el Parque Natural de la Sierra de Espadán (DECRETO 161/1998), con una extensión de 31180 Ha, que constituye el segundo espacio protegido más extenso de la Comunidad Valenciana. El suelo predominante es una alternancia de materiales de natur ...

Setas Comestibles Cantharellus chantarella ...

Los rebozuelos: los grandes animadores del verano en la zona norte peninsular

Con las precipitaciones estivales en forma de tormenta o de granizo, se anima la fructificación de los rebozuelos, un grupo de especies del género Cantharellus muy apreciados gastronómicamente en toda Europa, que fructifican durante el verano en zonas húmedas de clima atlántico y zonas montañosas de ambiente eurosiberiano de abetales, abedulares, hayedos, pinares albares y algunos robledales del t ...