comunidades

¡Convierte tu balcón en un edén de aromáticas!

De un tiempo a esta parte, las plantas aromáticas han ido adquiriendo protagonismo, posiblemente como resultado del auge de dos tendencias básicas:  la vida sana y la devoción por las plantas. Y es que no hay práctica que combine mejor estas dos filosofías que el cultivo casero de albahaca, tomillo, orégano, perejil, melisa, romero, salvia, menta... Un sinfín de posibilidades en forma de pequeñas plantitas cargadas de propiedades, fragancias exquisitas y belleza que, además y gracias a Gardena, podréis plantar en vuestros balcones.  

En este post, encontraréis consejos esenciales para cultivar aromáticas en espacios reducidos, tales como balcones, terrazas, incluso en los alféizares de las ventanas. ¡No os lo perdáis!

Fuente: Pixabay CC0


1. Aseguraos de que vuestro pequeño espacio exterior cuenta con las horas de sol suficientes, a las plantas aromáticas les gusta la exposición directa y abundante (aunque a las variedades anuales habrá que protegerlas del sol de media mañana). 

2. Si en vuestra región todavía hace fresquito y se dan algunas heladas a primera hora de la mañana, mejor cultivarlas en el interior. Eso sí, asegurando muchísima luminosidad y evitando las fuentes de calor artificiales. 

3. También tendréis que facilitar elementos protectores para frenar la acción -negativa- del viento, si este es excesivo debido a la localización que habéis seleccionado. 

4. Una cuestión esencial a tener cuenta hace referencia al tipo específico de aromáticas entre las que podéis elegir, que puede ser:
Anual: albahaca, eneldo, cilantro...
Bianual: perejil...
Perenne: romero, salvia, laurel... 

5. Por supuesto, intentad no mezclar en un mismo recipiente aromáticas anuales/bianuales con perennes, pues las primeras requieren riegos más frecuentes que las segundas (así como mayor protección ante el sol de media mañana, tal y como os decíamos anteriormente). Lo que sí hay que tener en cuenta, independientemente de la variedad que os animéis a cultivar, es que el sustrato debe contar con un muy buen drenaje. 

6. De todas las aromáticas existentes, os recomendamos la albahaca, sobre todo si sois principiantes.

7. Elegid recipientes vistosos y originales, encontraréis muchísimas ideas en Internet que van más allá de las típicas macetas de barro. 



Manos a la obra... 

Siempre con protección, claro. Los guantes Gardena os permitirán realizar cualquier trabajo de jardinería, incluso las tareas que requieran mayor precisión, pues están perfectamente adaptados tanto para plantar, como para sembrar o trabajar la tierra. ¡Sin duda, los mejores aliados!

Si optáis por cultivar aromáticas a partir de semillas, debéis iniciar el proceso de germinado en semilleros. No obstante, no os recomendamos este procedimiento dado el minúsculo tamaño de sus simientes y, como consecuencia, la dificultad que entraña su plantación. Si es la primera vez que cultiváis aromáticas, comprad las plantas ya crecidas y trasplantadlas a vuestros recipientes. 

Los recipientes seleccionados para trasplantar definitivamente vuestras nuevas adquisiciones deberán tener un tamaño ligeramente superior al de los originales. Además, se aconseja incluir en la tierra un abono universal que aporte todos los nutrientes que las aromáticas necesitan. Asimismo, desde marzo hasta octubre podéis añadir fertilizante universal líquido al agua de riego. 

Volviendo a hablar de riego, hacemos especial hincapié en este aspecto: las aromáticas anuales y bianuales necesitan riegos frecuentes, sobre todo si el calor aprieta (un par de veces a la semana, por ejemplo, sería un aporte adecuado). No obstante, las plantas perennes son menos exigentes en este sentido, con un riego será suficiente. Para asegurar el aporte de agua exacto de forma cómoda y ahorrando sobremanera, os recomendamos el set inicial para terrazas del sistema Micro Drip Gardena, perfecto para regar hasta 30 macetas.  

Fuente: Pixabay CC0


Cosecha

Antes de que las aromáticas florezcan (a primera hora de la mañana), habrá llegado el momento de cosechar sus hojas, cortando con las tijeras classic tan solo las ramas sanas situadas en la parte superior de la planta para segurar futuros brotes en plantas perennes y bianuales. 

La mejor forma de conservar las hojas de aromáticas es envolverlas por separado en papel de aluminio e introducirlas en el frigorífico, aunque también podréis colocarlas en un vasito con agua durante algunas días antes de que pierdan su frescura y propiedades características. 

Productos Gardena recomendados



¿Preparad@s para convertir vuestros balcones en edenes de aromáticas? Ya contáis con la información y el material adecuados, ¡así que no hay excusas que valgan!

¡Nos vemos en el próximo post!

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos